Home » Cine » Críticas de cine » Crítica: “American Pie: El reencuentro” Tiempo de madurar
american-pie-el-reencuentro-3-10008596_0

Crítica: “American Pie: El reencuentro” Tiempo de madurar

La última entrega de la saga American Pie, presenta una reunión de reencuentro, muy made in América, con todos los protagonistas de las anteriores películas. Y es que Jim(Jason Biggs), Kevin (Thomas Ian Nicholas), Oz (Chris Klein) y Finch (Eddie Kaye Thomas) se vuelven a ver las caras en el lugar donde más juergas de instituto se dieron, pero no lo harán solos ,ellos y sus problemas para asumir el paso del tiempo, así como el inconformismo con sus vidas les acompañarán. Que esto no engañe a nadie, las situaciones de comedia absurda, con altas dosis de mujeres desnudas, siguen estando ahí, pero…

Resumen de Reseña

Valoración

Valoraciónes : Sea el primero!
10

La última entrega de la saga American Pie, presenta una reunión de reencuentro, muy made in América, con todos los protagonistas de las anteriores películas. Y es que Jim(Jason Biggs), Kevin (Thomas Ian Nicholas), Oz (Chris Kleiny Finch (Eddie Kaye Thomas) se vuelven a ver las caras en el lugar donde más juergas de instituto se dieron, pero no lo harán solos ,ellos y sus problemas para asumir el paso del tiempo, así como el inconformismo con sus vidas les acompañarán.

Que esto no engañe a nadie, las situaciones de comedia absurda, con altas dosis de mujeres desnudas, siguen estando ahí, pero ellos se tienen que enfrentar al presente sin dejar de ponerse algo nostálgicos. Y es que en esta entrega el pasado les hace cambiar su rumbo actual entre juerga y juerga. Así, habrá muchos recuerdos de la vida en el insituto que les harán reflexionar sobre qué es lo que ahora son y lo que quieren o anhelan.

Cada personaje recopila una enseñanza en medio de las locuras y las resacas, que ya no se aguantan como antes. Para Jim, ahora marido y padre con ansias de recuperar la frescura y espontaneidad que vivía  con sus amigos y Michelle (Alyson Hannigan, que hace el papel de Lilly en Cómo conocí a vuestra madre) , no parará en insistir en ello manteniendo esos diálogos embarazosos con su padre, un hombre peculiarmente sabio (Eugene Levy) , que mostrará que a veces la solución es más sencilla de lo que parece. Por su parte Oz se presenta como un triunfador con todo lo que deseaban cuando eran jóvenes, pero con una existencia tan vacía y superficial con la que no es realmente feliz, su reencuentro con Heather(Mena Suvari) su ex, que continúa siendo una rubia perfecta, le hará plantearse lo que es importante en la vida. Kevin también se vuelve a reencontrar con Vicky (Tara Reid), su primera novia, con ella surgirá algún malentendido muy al estilo del chico que usa un poco más la cabeza del grupo. Finalmente Finch tampoco se encuentra convencido con lo que ha logrado, con algún lío con la justicia de por medio, y con la cabeza puesta en su diosa sexual particular: la madre de Stifler(Jennifer Coolidge). Este amigo pesado que es Stifler, el que siempre les acaba metiendo en líos, interpretado por Seann William Scott, no acepta los cambios por los que ha pasado todo su mundo. Como era de esperar, el chico con más alteración de hormonas en la saga vuelve con las pilas cargadas para poner patas a arriba la existencia `madura´de los protagonistas, con la típica vecinita de al lado sexy incluida.

Pero, a pesar de que todo sea presentado como en las anteriores películas ,para el espectador común de este tipo de género, el largometraje parece  haber cambiado, y en parte, tal vez esta nueva entrega no hubiera sido muy necesaria, ya que realmente la chispa de los comienzos se ha perdido. Sigue hilando la locura ese personaje hilarente, por un lado, y repulsivo, por otro, que es Stifler, y continua manteniendo el peso de los momentos cómicos, pero sin embargo, algo parece no encajar. Y eso que hasta cuenta con la aparición estelar de Neil Patrick Harris (Barney en Cómo conocí a vuestra madre), pero hasta él aparenta estar pensando: ¿qué pintamos aquí? Sin embargo, hay algún momento curioso con el padre de Jim como protagonista, al que ahora su hijo también le da consejos, y la revancha de Stifler (no se puede desvelar mucho por no descubrir al espectador uno de los únicos momentos sorprendentes). 

Desde luego no se trata de una película con falsas pretensiones, se presenta exagerada, exultante de feromonas y con la crisis de los treinta galopando en todo momento, algo que se hace en ciertos momentos repetitivo.

La fórmula, al analizar esta última entrega, está desgastada, y hubiera sido conveniente no abusar más de ella. La industria cinematográfica posiblemente se olvidó de que un reencuentro puede ser bueno para recuperar los mejores momentos, pero a veces hace que los peores salgan a la luz. La fiesta se acabó y tal vez sea hora de madurar y empezar algo nuevo.

Sobre elenaer

Un comentario

  1. Víctor M. Yeste

    Sí, desde luego fue una película vacía, carente de guión y de momentos épicos pero, eso sí, alguno algo divertido. Se relamen demasiado en que los mejores tiempo ya pasaron… y no se dan cuenta de que tienen 20 y muchos o 30 y pocos. ¡Están en la flor de la vida!

    En fin, una película hecha para los nostálgicos de la primera entrega y para llenar las salas de gente que sólo va a ver ese tipo de películas. No había más que ver la cantidad de mascachapas por metro cuadrado que había en mi sala. ¡Estoy demasiado acostumbrado a ver películas frikis!

Comentar

Comenta con Facebook

comentarios