Home » Cine » Reportajes de cine » Reportaje: ¡Luces, cámara…New York!
La vibrante Nueva York batió en 2011 el récord de producciones audiovisuales rodadas en la ciudad. Las cifras hablan por sí solas con un total de 188 películas, 23 series y 140 programas de televisión filmados. La urbe es una protagonista coqueta capaz de robar planos a las más brillantes estrellas del celuloide. Pensar en Nueva York es hacerlo en cine. Por ello, es inevitable recorrerla sin acordarse de las películas que la han retratado.  

Reportaje: ¡Luces, cámara…New York!

La vibrante Nueva York batió en 2011 el récord de producciones audiovisuales rodadas en la ciudad. Las cifras hablan por sí solas con un total de 188 películas, 23 series y 140 programas de televisión filmados. La urbe es una protagonista coqueta capaz de robar planos a las más brillantes estrellas del celuloide. Pensar en Nueva York es hacerlo en cine. Por ello, es inevitable recorrerla sin acordarse de las películas que la han retratado.  

Luces, movimiento, anuncios de espectáculos…todo dispuesto para captar la atención de los sentidos. La noche se siente de una forma cautivadora esperando a que Frank Sinatra aparezca, de un momento a otro, cantando "New York, New York" uniendosele después Liza Minelli, mientras bailan unas coristas ataviadas con vestidos dorados. La purpurina brilla en el ambiente. El primer contacto puede parecer excesivamente cegador si no se está adapatdo a los luminosos, pero poco a poco parece convertirse en algo extrañamente natural. Broadway es la cuna de los musicales, algo de lo que saben mucho los anteriores protagonistas. Por un lado, Sinatra que en "On the Town",junto a Gene Kelly, se dedicó a recorrer la ciudad de los rascacielos; y por el otro Liza que en "New York, New York" conocía ese mundo del estrellato junto a un jovencísimo Robert De Niro. 

Sin embargo, si los musicales resultan aburridos o excesivamente alegres lo mejor es continuar perdiéndose por las calles, esta vez sonando de fondo los taxis amarillos que pueblan el asfalto. Imaginarse dentro a Travis Bickle (Robert De Niro) con su tortuosa historia en "Taxi Driver" puede resultar un poco estresante para el viajero cinéfilo por ello tampoco se pueden olvidar otros momentos de taxi. Las historias románticas incluyen una escena en la que uno de los protagonistas se monta en uno de estos vehículos para ir detrás de su amada/o, ¿quién no recuerda "Desayuno con diamantes" y su recorrido en taxi hasta llegar al romántico momento final? Al mismo tiempo, si lo que interesa es la acción,siempre queda la opción de subir y decir :"siga a ese coche". Pero si el taxi resulta algo caro para los bolsillos del turista hay que probar con el metro. Su limpieza deja bastante que desear, los olores desagradables y las manchas de diferentes sustancias forman parte de su `encanto´, aunque como casi todo en esta ciudad también ha aparecido en largometrajes. ¿No sería gracioso poder ver al popular protagonista de "Cocodrilo Dundee" ,que se monta, también en un momento romántico,  con su vestuario australiano? La noche puede estar cargada de emociones, así que lo mejor para descansar es ir a uno de los hoteles más espectaculares de la ciudad, el Hotel Plaza de la 5ª Avenida fue el sitio escogido por Mick Dundee para pasar la noche, un lujo al alcance solo de visitantes vip o excéntricos cazadores australianos.

Recuperarse en un lugar así es casi obligatorio, y como ya no hay excusa para quedarse parado, el día tiene que ser ocioso y ajetreado siguiendo el ritmo trepidante de la ciudad. Y no hay zona con más movimiento que Wall Street, el centro financiero del mundo está custodiado por grandes rascacielos con enormes ventanales, que sin duda pueden contribuir a que los que trabajan dentro se sientan en su Olimpo particular. De los peligros de este mundo oscuro y materialista  nos habla el largometraje que lleva el mismo nombre que esta famosa zona "Walt Street".

Para desestresarse de ese ambiente lo mejor es respirar los olores de la naturaleza , para ello, Central Park es el sitio ideal. Sus lagos, zonas verdes, puentes y construcciones de cuento están encantadoramente dispuestos a lo largo de este edén en medio de la vorágine. Los momento bucólicos parecen inevitables por ello, ¿ quién no espera encontrarse con el amor de su vida en este especial rincón? Robbert Redford y Jane Fonda lo hicieron en "Descalzos por el parque". Todo quizás demasiado edulcorado pero, como todo, algo emocionante en pequeñas dosis . Y para emociones las que viven los protagonistas de "Madagascar", los niños estarán encantados de ver a los protagonistas más animales en el Zoo que se encuentra en el parque.

Una vez sacado al niño interior lo mejor es dejarse llevar. Las jugueterías son uno de los reclamos de la ciudad aunque la Disney Store o la tienda de Toysar ´ us son el paraíso infantil por excelencia, no hay nada mejor que poder tocar un piano gigante con los pies. Tom Hanks da una lección en "Big", la FAO Schwarz es el lugar donde hay que acudir, todos los trabajadores entretienen a sus clientes, mayores y pequeños con juegos y una eterna sonrisa, un sitio para soñar. Y para no despertar y viajar a mundos recónditos lo mejor es acudir al Museo de Historia Natural como hace Scarlet Johanson,  junto a su pupilo, en "Diario de una niñera" , con grandes dinosaurios, muestras de animales de todos los rincones del planeta y recreaciones de los habitantes humanos. Se puede imaginar como sería pernoctar allí con la película "Noche en Museo" llena de disparatadas aventuras.  Y si lo que se quiere es continuar viviendo aventuras uno de los mejores sitios para hacer es en la Biblioteca Nacional, es un lugar increíble de estilo neoclásico con frescos y escalinatas dignas de un lugar lleno de sabiduría. Curiosamente, un sitio tan tranquilo  y silencioso ha sido objeto ,en diferentes películas, de ataques fantasmas en "Goshtbusters" y de inundaciones catastróficas en "El día de mañana". Pero parece que tan recio edificio podría soportar muchos más contratiempos estoicamente.

Si hubiera que refugiarse de cualquiera de estos contratiempos lo mejor sería ir a la 5ª Avenida, en Manhatthan es sabido por todos que en Dolce & Gabbana  no dejan entrar a cualquiera y ningún fantasma sin una buena cuenta corriente sería bien recibido. Carrie Bradshaw se siente como en su segunda casa paseando por las tiendas de grandes marcas en "Sexo en Nueva York", y una siempre etérea  Audrey Hepburn contempla el escaparate de Tiffany´s en su "Desayuno con diamantes". Delirios de grandeza al alcance de unos pocos, aunque siempre nos quedará desayunar una muffin delante de esos templos de la opulencia, y soñar.

Para descansar de la jornada de compras lo mejor es contemplar la caída del sol junto a cualquiera de los puentes de la ciudad, el de Brooklyn es uno de los más populares en el cine,  el sol anaranjado reflejado en el agua mientras la ciudad va cambiando poco a poco de vestuario es un espectáculo inigualable. Aparece en películas como  "Fiebre del sábado noche" o  "Superman", y un largo etcétera. Es una obra arquitectónica magnífica que tiene un magnetismo especial.

Una vez escondido el sol reaparecen los focos de neón. Y no hay nada mejor que verlos desde uno de los edificios más representativos de la ciudad: el Empire State. Es una verdadera maravilla sentir la emoción de contemplar la inmensidad de la ciudad. Una noche despejada permite observar con nitidez el paisaje urbano cargado de luces brillantes, en su mayoría amarillas, que aportan una sensación especial, mágica y ,por qué no decirlo, romántica. Y es que el Empire State es el lugar de encuentro de los amantes, eso lo saben bien Meg Ryan y Tom Hanks que se reúnen allí en "Algo para recordar", el escenario invita totalmente a ello. Aunque se  corre el riego de que en lugar del hombre ideal acuda King Kong.  Pese a los monstruos peludos que en el fondo tienen su coranzoncito, Nueva York es una de esas ciudad que nunca deja de sorprender; su gente cercana, su belleza artificial y natural y su propia aura luminosa la hacen , tal y como describe Woody Allen en la genial "Manhattan", un lugar fácil de amar.

Elena E. Ráez

Sobre elenaer

Un comentario

  1. Genial reportaje! Casi nos podemos imaginar dentro de una película!! ^^

Comentar

Comenta con Facebook

comentarios