Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica: Hanzo, El Camino del Asesino vol 2. Ieyasu Ascending
220px-Tokugawa_family_crest_svg

Crítica: Hanzo, El Camino del Asesino vol 2. Ieyasu Ascending

En lo que va de año he leído cosas muy interesantes, pero quien me iba a decir que el comic más redondo que he leído en lo que va de año 2015 es el volumen dos de Hanzo, El Camino del Asesino que publicó ECC Ediciones en el mes de diciembre del año pasado. Me ha parecido un comic casi perfecto, y luego explicaré lo del casi. En primer lugar, en cuanto a sus dos protagonistas, Ieyasu y Hanzo. Se consolida su amistad, dejándonos unas conversaciones donde en muchas ocasiones se invierte el orden intelectual establecido en el primer momento…

Resumen de Reseña

General
Guión
Dibujo
Historia
Personajes
Edición

Se codea con El Lobo Solitario

Resumen : Por su seriedad, rigurosidad, documentación y sobre todo por su divertimento, me parece una obra descomunal.

Valoraciónes : Sea el primero!

En lo que va de año he leído cosas muy interesantes, pero quien me iba a decir que el comic más redondo que he leído en lo que va de año 2015 es el volumen dos de Hanzo, El Camino del Asesino que publicó ECC Ediciones en el mes de diciembre del año pasado. Me ha parecido un comic casi perfecto, y luego explicaré lo del casi.

En primer lugar, en cuanto a sus dos protagonistas, Ieyasu y Hanzo. Se consolida su amistad, dejándonos unas conversaciones donde en muchas ocasiones se invierte el orden intelectual establecido en el primer momento y que se comprobó en el primer volumen, convirtiéndose en un binomio perfecto y en una pareja novelada perfecta. Si por ejemplo están Quijote y Sancho, Holmes y Watson, pues también Ieyasu y Hanzo. En este sentido, y partiendo de lo observado en el tomo 1º, es clara la intención de los autores en dejar reflejado claramente que esta es una historia de cambio y evolución personal recíproco, las experiencias de uno impactan en el otro, y viceversa. Pero en lugar de predominar uno respecto al otro, los creadores los ponen en la misma altura siendo míticas sus intervenciones, ya sean entre ellos o con terceros. Y como absolutamente todo el cómic se cuenta desde el punto de vista de los dos, ya sean juntos o por separado, cada reunión es celebrada como las de dos viejos colegas que te quieren contar sus aventurillas. A este respecto, en relación a la conexión de los protagonistas, esa evolución de Ieyasu es activa mientras que en Hanzo es pasiva. El primero sorprende por sus decisiones y su madurez alcanzadas, mientras que el segundo se sorprende precisamente de esa circunstancia y le obliga a cambiar, llegando incluso a preocuparse en su capacidad de consejo para con su señor. Quien lo iba a decir después del primer volumen. Ambos se han ganado tal respeto mutuo que transforman sus intervenciones en puro entretenimiento. Y el carisma que va desprendiendo Ieyasu (no que desprende, que aún no hemos llegado a eso pero se atisba) en relación al propio Hanzo, sus señores, sus rivales, su esposa, sus vasallos y soldados es tan hipnótica que ni el Rey Arturo.

300px-Tokugawa_Ieyasu2

En segundo lugar, la historia. Está claro que cada capítulo es un peldaño a la consecución del shogunato por parte de Ieyasu, al contar la obra la suerte del primer Tokugawa (imagen de arriba). Estamos en los primeros años de lo que se pondría considerar su ascenso al poder ya que la batalla que pone fin al arco es de 1.560. Y en este particular, el que suscribe está impresionado. No solo ya por la espectacularidad, que ahí es donde tiene el debe esta parte del manga, sino por lo que se dice en batalla tanto delante como detrás de las cámaras. Es una auténtica superproducción a lo Kurosawa de combates, planificación de batallas, luchas hombre a hombre y estrategia. Hasta tal punto que el tomo deja un cliffhanger atípico. No corta una escena donde hay que esperar al siguiente número para saber que ocurre. Sino que por los sucesos dimanantes de las decisiones de Ieyasu se produce un punto y seguido militar que te pide más y más. Y el maldito tomo ya ha terminado. Y eso, en una historia larga (son 450 páginas), de claro contenido histórico al que le has dedicado un buen rato para terminar, con referencias, términos y fechas que podrían hacer la lectura más densa, el que suscribe lo considera un logro.

images2B2DO8JG

Esta obra, por su seriedad, rigurosidad, documentación y sobre todo por su divertimento, me parece descomunal. Y encima se aprende. No se puede pedir más.

¿Y el casi? el dibujo. Hay capítulos que están bien finalizados, con lo contornos bien delimitados y reconocibles dentro del estilo Kojima. Quizá por el ritmo de trabajo y/o exigencias editoriales (eso ya lo desconozco) en ocasiones no hay dibujos sino bocetos. No molesta la lectura, ni mucho menos, pero si en los primeros planos funciona como siempre, cuando muestra secuencias de acción a gran escala, se pierde la espectacularidad. Esas escenas, con tiempo, bien pulidas hubieran sido impresionantes. Eso sí, no olvidemos que estamos ante un manga donde Koike quiere usar cuantas más imágenes mejor. No es como Otomo (Akira) que tiene un claro deje cinematográfico con panorámicas a doble página, pero que duda cabe que muchas viñetas no están aquí bien terminadas. Si bien narrativamente está como siempre, estupendo (sus combates cuerpo a cuerpo siguen siendo sublimes).

images4A2KQA0L

Con todo, ya la pongo a la altura de El Lobo Solitario, y sólo llevo leídos dos números.

Con muchiiisimas ganas de leer el tercer volumen y averiguar el destino tanto de las contiendas como el de sus protagonistas.

untitled

Sobre Álvaro Gekko

avatar

Comenta con Facebook

comentarios

Comentar

x

Check Also

images

COMIC CON MADRID 2016

  Como viene siendo costumbre cada diciembre en Madrid, Expocomic hizo acto de presencia como ...

spidey

Spider-man Homecoming, primer tráiler oficial en español

Por fin ha llegado el momento de ver el primer tráiler de Spider-man Homecoming… anunciado ...