Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica: Superman, Legado. De Mark Waid y Leinil Francis Yu
imagesNJTU1WRV

Crítica: Superman, Legado. De Mark Waid y Leinil Francis Yu

Actualización del origen del personaje, reinterpretación del mito, revisión de su alzamiento. En los últimos años, autores de prestigio en el ámbito superheroico han tenido su oportunidad para dar su punto de vista al respecto. Geoff Jones, Grant Morrison, John Michael Straczinsky , Jeph Loeb y Mark Waid, pueden dar cuenta de ello. Eso sí, con el hándicap que conlleva el punto de inflexión que supuso El hombre de Acero de John Byrne. Como decía el presidente ficticio Jed Bartlet en la maravillosa serie El Ala Oeste de la Casa Blanca, el “no te preguntes que puede hacer tu país…

Resumen de Reseña

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Verosimilud en la propuesta

Resumen : Nueva mirada del origen de Superman, que suma mas que resta

Valoraciónes : Sea el primero!

Actualización del origen del personaje, reinterpretación del mito, revisión de su alzamiento. En los últimos años, autores de prestigio en el ámbito superheroico han tenido su oportunidad para dar su punto de vista al respecto. Geoff Jones, Grant Morrison, John Michael Straczinsky , Jeph Loeb y Mark Waid, pueden dar cuenta de ello. Eso sí, con el hándicap que conlleva el punto de inflexión que supuso El hombre de Acero de John Byrne. Como decía el presidente ficticio Jed Bartlet en la maravillosa serie El Ala Oeste de la Casa Blanca, el “no te preguntes que puede hacer tu país por ti, sino que puedes hacer tú por tu país, nos lo puso jodido” (refiriéndose al discurso de investidura del nuevo presidente electo Matt Santos en la séptima temporada de la serie). Pues aquí un poco por el estilo en la vida comiquera de Superman. La responsabilidad (o no tanta) en este caso recae en Mark Waid, quien el lector habitual de superhéroes conoce como el futbolero lo hace con, por ejemplo, tíos como Paul Scholes o Danny Blind, auténticos números uno eclipsados por las estrellas guapas de sus equipos pero que sin estos ni tan guapos ni tan estrellas serían. Profesionales de verdad, con apenas fisuras en su trayectoria, talentosos no, lo siguiente. Cracks en definitiva. Pero reconocidos y nunca encumbrados. Mark Waid es un autor de este corte (pero no para el que aquí escribe). En este caso se encarga de revisar el origen del personaje que también conoce, del que se ha leído todas sus historias: Superman. Resultado: satisfactorio e interesante.

imagesee

Sin imposiciones de ninguna clase, más allá de respetar las claves básicas del personaje, el autor hace a su antojo lo que quiere partiendo de cero. Pero son precisamente esas claves las que conducen al resultado idéntico en todos ellos: Destrucción de Krypton, despedida en Smallville, entrada en el Daily Planet, conflicto con Luthor y hallar su lugar en el mundo. No obstante, será el recorrido y sus experiencias a lo que habrá que estar atentos. Ahí es donde encontraremos la marca Waid, en el camino que le sirva al personaje para que averigüe cual es el objetivo, el sitio donde asentarse para dejar de sentir ese desasosiego que le corroe y que sea aceptado por los demás, pero sobre todo por él mismo. ¿Un gran poder conlleva una gran responsabilidad?… ¿otra vez?, pues algo así pero saliendo del armario con la convicción ya presente desde el minuto uno, a diferencia del adolescente empollón de la competencia.

untitledggg

Y en efecto, el punto de partida de la obra no será su educación y su madurez en Smallville con los Kent, sino en plena huida personal de su pequeño mundo hacia el resto , es decir todo lo demás que no es su pueblo de adopción, para que a tenor de sus encuentros con hombres de gran personalidad, con gran sentido del deber y responsabilidad que no salen en los periódicos pero con experiencias extremas, en pleno estudio práctico con la naturaleza humana llegue a la conclusión de que no puede esperar más, que debe dar rienda suelta a lo que contiene y marcar la diferencia cuando los demás no pueden, con los cimientos introducidos por Martha y Jonathan, apelando a principios de buena fe, solidaridad, igualdad y justicia más allá de la defensa del estilo de vida norteamericano de tarta de manzana y bla bla bla bla. La extensión al mundo entero. De forma inteligente partimos con un joven Clark/kal-El en pleno conflicto social en África intentado proteger y mediar en un debate tribal con penoso desenlace, provocando la clarificación global de lo que le carcome, el dejar de esconderse para ayudar donde quiera que éste no por casualidad o por las eventuales circunstancias, sino desde un prisma preventivo que pueda abarcar lo máximo posible. Esa experiencia africana será el detonante para la toma de decisiones, no el hecho de que “es ahora que salgo del pueblo y me encuentro con el whatsApp kryptoniano de mi padre biológico cuando me pongo el traje y a lucho contra los malos”. No. Es un “no puedo esperar más y me tengo que poner ya a defender lo que considero que es justo defender”, y como las educación recibida no puede ser más limpia y pura, esos valores como mínimo siempre serán bien intencionados.

untitledfcf

Eso considero que es un acierto por parte del autor, que sea una bofetada en la cara la que espabile a Supes. Y a partir de ahí, con la seguridad y convencimiento de su decisión llega todo lo demás: Conversación con Ma y Pa, diseño del traje, contrato en el Planet, miraditas a Lois y encontronazo con Luthor.

En este punto, ¿qué destaco de un recorrido ya no tan novedoso?, pues muchas cositas. Por ejemplo, la dedicación peligrosa pero bien encauzada como es esa coña que rodea al personaje desde el origen de sus tiempos: “oye, que si vas a cara descubierta te van a descubrir el primer día”. Creo que el autor lo resuelve bien. No digo más por razones obvias, Waid lo explica mejor. Leed el cómic para comprobarlo.

Que más…Luthor. Aquí nos encontramos de nuevo con el vínculo Kent/Smallville/Luhtor con un relato a modo de flashback que nos muestran las intenciones iniciales de Lex en un lugar donde no es comprendido, alcanzando la misma dimensión de su amigo, que no encaja. Las conversaciones, discusiones y situaciones de unos adolescentes Clark y Lex es lo que más encumbro de la historia. Llegando a una conclusión: si el entorno académico, social y familiar de Lex hubiera sido el de Clark, y viceversa, los lados del conflicto se habrían intercambiado (claro que esto ya lo contó Morrison en su JLA: tierra 2).

imagesff

Otro aspecto a significar es que precisamente para pasar desapercibido, el disfraz de Kal-El, Clark Kent en este punto de su vida, debe reducirse hasta el ridículo (que no que el tratamiento del personaje sea ridículo, sino al contrario) dándonos escenas de auténtica lástima a ajena, pero que le dan gran verosimilitud de conformidad con el discurso inicial de Waid a este respecto. La versión de El Hombre Invisible en el cómic de Superman. Está muy bien este apartado la verdad.

Por todo lo demás, buena administración de escenas intimistas, diálogos inteligentes, reflexiones profundas y escenas de acción que provocan una lectura fluida, ágil que alcanza lo que este obra pretende, entretener. Ni es pretenciosa dentro del ciclo editorial de Supes ni pretende convertirla en un punto de inflexión de la misma. Otra mirada más del origen del mito y punto.

images4UYQ16RW

En la parte gráfica nos encontramos con Leinil Francis Yu. Al que le guste este autor disfrutará de lo lindo. A mí no es que me guste especialmente, pero reconozco que su trazo no es tan sucio como le he visto en otras veces, si bien es posible que ayude su compatriota Gerry Alanguilan en el entintado a este respecto, partiendo de que el personaje obliga a una apariencia mas clara y  limpia. Eso sí, veo mejorías como el hecho que sus personajes no están tan estáticos y le noto mas pulido en sus acabados. Incluso en las partes donde dibuja mucha gente no hace incomoda su lectura encontrando unas proporciones adecuadas. Otras veces…en fin, todo lo contrario. Pero aquí está inspirado. Me imagino que estaría más desahogado de encargos o que aquí echó el resto (pero tampoco lo sé).

En conclusión, una mirada más del origen de Superman, pero con una serie de aspectos novedosos e interesantes que suman más que restan. Nunca me defrauda señor Waid.

Antes de cerrar, mencionar que la edición española es muy buena. En cartoné (tapa dura), la calidad en el encuadernado y de página es ideal y contiene como extra unos comentarios del escritor muy interesantes, rodeado con bocetos, diseños conceptuales e ilustraciones del dibujante. Y no son precisamente dos apuntes, estamos hablando de 11 páginas. Como no podría ser de otra forma leído lo anterior, también contiene las doce cubiertas de la edición original de la obra. Es de justicia mencionarlo.

Superman: Legado recopila la obra de DC Comics, Superman: Birthrigt 1-12 (2003-2004).

Superman: Legado. ECC Ediciones. Cartoné, 304 págs. Color. 29,50 €. Salida: Febrero de 2015.

untitled33

Sobre Álvaro Gekko

avatar

Comenta con Facebook

comentarios

Comentar

x

Check Also

06_alex_ross_jla_the_original_seven_2000

La vida de Alex Ross… De la fantasía a la realidad

Muchos niños sueñan con ser astronautas, policías, futbolistas, luchadores, pero que pasaría si el sueño ...

img-20161124-wa0000

Crítica: “SON GOKU, El Héroe de la Ruta de la Seda vol. 2”. De Dioses y Monstruos, pero totalmente desatados

Ya quedó claro en el volumen anterior que esta obra está destinada a veteranos de ...