Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica: Camelot 3000, de Mike W. Barr y Brian Bolland
1438874920240

Crítica: Camelot 3000, de Mike W. Barr y Brian Bolland

Si a primeros de los ochenta, en el escenario internacional, la guerra fría estaba a punto de pasar a guerra caliente en perjuicio de la humanidad en general y los lectores de cómics en particular, en Marvel Comics y DC Comics debía pasar algo parecido, esta vez en beneficio de esos lectores, ya que consolidados sus cómics en sus respectivos universos de ficción compartidos, ampliaron su catálogo con obras que se alejaban de esas premisas con un sello editorial destinado a un público más adulto, con historias que no tenían cabida en las obras comprendidas en los escenarios ya mencionados. Aprovechándose…

Resumen de Reseña

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

"¿Cuanto tiempo...cuántas noches ha dormido Arturo Pendragón, Rey de Bretaña, Señor del Imperio Romano?"

Resumen : La perfecta combinación de géneros, aventura, fantasía de espada y brujería y ciencia ficción, la convierten en una obra inmortal e imprescindible.

Valoraciónes : Sea el primero!

Si a primeros de los ochenta, en el escenario internacional, la guerra fría estaba a punto de pasar a guerra caliente en perjuicio de la humanidad en general y los lectores de cómics en particular, en Marvel Comics y DC Comics debía pasar algo parecido, esta vez en beneficio de esos lectores, ya que consolidados sus cómics en sus respectivos universos de ficción compartidos, ampliaron su catálogo con obras que se alejaban de esas premisas con un sello editorial destinado a un público más adulto, con historias que no tenían cabida en las obras comprendidas en los escenarios ya mencionados. Aprovechándose de su buen nombre y los recursos a su disposición, ¿porqué no aprovechar estos  medios materiales y talentos intelectuales para publicar cómics que superen los umbrales de los mecanismos y modos de sus ancestrales colecciones? Ya en los setenta se habían intentado fórmulas con obras circunscritas al terror generalmente a modo de revistas de gran formato o magazines siempre en blanco y negro, alejadas de las garras del comic code. Pero eran bandazos, intentonas, testeos más bien, de duración breve. Me estoy refiriendo a la gestación de la línea Epic en Marvel y de la línea no-comic code de DC. Mientras que en la primera descubríamos joyas como Dreadstar, Groo o Alien Legion (dicho a vuela pluma, sin perjuicio de muchísimas más), en DC se encontraban maravillas como Atari Force, Ronin, V de Vendetta (luego vendría Watchmen). Todas con un elemento común: el mercado de venta directa o en librerías. Luego extenderían el concepto a los propios personajes de las editoriales de sus parcelas más tradicionales, como puede ser Batman en Dark Knight Returns o Elektra en Elektra Assassin. Y una de estas propuestas, la primera además en llegar a ese mercado por parte de DC Comics, es Camelot 3000.

Camelot-3000-Merlin

Año 3000, una invasión alienígena sacude la tierra en un momento político devastador, recién superada una guerra mundial y repartido entre cuatro súper potencias: USA, URSS, China y África. Todas subordinadas a una corrupta y mafiosa ONU. Las esperanzas del planeta no tienen cabida. La extinción parece asegurada. Mientras una de las oleadas invasoras ataca Londres, un joven inglés abrirá por accidente una cámara mortuoria sita en Glastombury Tor que provocará el renacimiento de Arturo Pendragón. Reincorporado y consciente de la amenaza extraterrestre, despojará del olvido para la total eliminación de esta raza a su fiel y misterioso aliado Merlín, a su amada y no tan fiel esposa Ginebra y a un puñado de sus caballeros más representativos, entre ellos, Sir Lancelot, Sir Tristán y Sir Percival.

Camelot3000yyy

A la mesa redonda se le quita el polvo y el mito resurge en una magnífica combinación de los conceptos más clásicos de la ciencia ficción de invasiones alienígenas y el miedo a la opresión ciudadana por parte de los gobiernos, pero partiendo de las raíces e historias más canónicas del mito artúrico contados desde siglos pasados en términos de continuidad literaria. Y ese es precisamente uno de los principales ganchos y curiosidades, que se puede tomar como una alocada y extrema continuación a la obra literaria de Sir Thomas Mallory, La muerte de Arturo, publicada 500 años antes, tócate las narices. Hay que tener bemoles de recuperar a uno de los mayores mitos literarios de la historia en el año 3000 y enfrentarlo a una invasión alienígena reptiliana y a una totalitaria y corrupta coalición internacional,  con la Organización de Naciones Unidas a la cabeza, que tiene comprado políticamente el mundo entero. De alucine es quedarse corto.

Mordred_Camelot_3000_001

La responsabilidad de tal hazaña tiene nombre: Mike W. Barr (Batman y los Outsiders). Un competente escritor conocedor de los mitos artúricos que en su momento más inspirado colocó al público en una situación imposible de imaginar, ver como una leyenda inmortal legendaria se desenvuelve en una de las mejores fantasías espaciales que el cómic ha dado. La genialidad de la idea todavía perdura y deja estupefacto, una obra sumamente significativa que deja a las claras que no estamos ante un producto menor, de consumo rápido y alimenticio, con una épica y tensión dramática muy logradas. Hay que tener en cuenta que el formato escogido es el de maxiserie, pero limitada. Esto es, que ya desde el principio la obra tendrá un principio, un desarrollo y un desenlace, lo que se traduce en que la cosa va en serio, que esta epopeya va a terminar y que para nada se va a tratar de una serie abierta hasta que las ventas se pronuncien con el descenso de calidad cuando lo presentado al principio se ha resuelto.

camelot-3000-brian-bolland-cover-5

No obstante lo anterior, la obra tiene ya más de treinta años, y el lenguaje y modos de son los propios de la época. Aún siendo un comic que rompa los límites autoimpuestos por las propias editoriales con eso del comic code y se desmarque de él, tampoco es un cómic no aconsejable para un adolescente, por ejemplo. Hay recursos narrativos muy típicos y deus ex machina propios de obras situadas en contextos de aventura espacial y fantasía. Algunas cosas pasan porque sí. Y anacronismos con gran encanto permisivo, ya sean esos estrafalarios vestuarios de la población civil, como que en el año 3000 se lean libros bien encuadernados. Además, es muy arquetípica como comic de ciencia ficción en materia de crítica social, sobre todo en política internacional, muy propios en estos formatos para adultos o casi para adultos que es donde encajaría esta obra. Aún así, desde una perspectiva contemporánea, siempre se disfruta la visión que tenían los autores treinta años atrás sobre posibles futuro, ya sea en el orden social, geográfico, económico y político. Y por supuesto eso no desmerece en absoluto esta serie.

camelot3000ff

En este sentido el tratamiento de Arturo es siempre muy favorable, de crearse ahora, seguro que veríamos un personaje mucho más frío, con un tono prepotente, cínico e implacable. El Arturo de Camelot 3000 tiene un rol a lo salvador muy heroico y permisivo. Pero es que tampoco el análisis del protagonista es lo que debe predominar. Para nada. Lo que aquí se pretende es publicar un producto de entretenimiento completo y de calidad con lo mejor del género de aventura, fantasía y ciencia ficción al amparo de una mitología históricamente rica en un escenario imposible de contemplar, como es ver a los Caballeros de la Mesa Redonda y su Rey exterminando alienígenas, visitando planetas extraños y desbaratando conspiraciones políticas. Un locurón, vamos. Aún así se permite el lujo de respetar las reglas del mito: el misterioso Merlín, la búsqueda (otra vez) del Santo Grial, la espada Excalibur, el triángulo Arturo-Ginebra-Lancelot y el enfrentamiento con Mordred y Morgana Le Fey.

imagesttt

Otro valor a considerar es que no ahorra espacio al desarrollo de los personajes. Pudiendo focalizar toda la potencia imaginativa del aquí creativo Barr a buscar excusas en pro de continuos y épicos enfrentamientos contra la raza alienígena invasora, desmontar el stablishment imperante y detener a sus enemigos domésticos en plan acción non stop sin solución de continuidad, uno de los mayores logros en el conjunto de la obra es la preocupación de naturalizar a todos y cada uno de los miembros de la mesa partiendo del contexto histórico-literario según sus raíces de nacimiento, pero sin olvidar quienes son antes de recordar que proceden de una época fechada hace 2.500 años. Por ejemplo, la Comandante Acton, líder del aparato militar norteamericano y reencarnación de Ginebra, sabrá que antaño fue la esposa de Pendragón pero de igual modo no perderá su identidad como militar. Y así con todos. Desde un filántropo francés conocido como Monsieur Futrelle que recordará que es Sir Lancelot, pasando por un convicto que resultará ser Sir Percival o una bella mujer llamada Amber March que vendrá a ser Sir Tristán para su desgracia, entre otros.

nyneve-succubus-camelot-3000

Esto último arrojará algunos de los momentos más destacables de la obra. La idea de que en este sistema legal donde a los convictos se les convierten en horrorosos esclavos mega fuertes sin cerebro como son los Neo Hombres, tendrá como consecuencia que Sir Percival presente una apariencia monstruosa y desgraciada. Y qué decir del vigoroso Sir Tristán en el cuerpo de una mujer, con los recuerdos de su vida pasada absorbida por el épico romance con su amada Isolda (quien por cierto también se pasará por aquí) combinado con su experiencia vital femenina. Esto no es poca cosa. Con la tontería vamos a presenciar, en un comic book USA de una editorial políticamente correcta, publicado a primeros de los ochenta, una relación homosexual (en apariencia) casi explícita tratada con buen tacto, siendo uno de los hilos argumentales más interesantes y recordados de la trama, como es este conflicto interno de Tristán/Amber. Que aprovecho esto para significar otro asunto. Se habla mucho de las escenas lésbicas e inéditas hasta la fecha en la casa DC, siempre como curiosidad arqueológica, etc., etc., pero más impactante aún a los ojos de hoy es presenciar explícitamente los cadáveres de varios recién nacidos. Nada de muertes fuera de plano. No, en primeros. Qué también me parece relevante a la hora de enseñar que este mesiánico Rey Arturo, en tiempos, era un pájaro de cuidado, y ello para recordar lo que tuvo lugar con su hijo Mordred según esta continuidad presentada. Cosa interesante para que al menos, en ese punto, el lector tome conciencia que el protagonista por fin tiene claroscuros.

camelot3000b

El dibujo. Brian Bolland (Juez Dredd, Batman: La broma asesina). En fin, para los veteranos seguramente ya he dicho suficiente. Bolland y calidad son sinónimos. Este es uno de los más grandes del cómic británico, con un sentido de la narrativa de quitarse el sombrero, consigue un entretenimiento que supera el medio gráfico secuencial. Sólo falta que haya sonido en las páginas. Y esos rostros y miradas tan realistas y características en su estilo que han conformado el sello Bolland como marca propia. Y que diseños, madre mía. Un ejemplo, esa Morgana Le Fey con la imagen formada en la consciencia colectiva pero con pistolas de rayos láser sobre un tanga, Nuff said!!. Por no decir de los alienígenas y su mundo natal en contraste con la humanidad y su paisaje natural y urbano, ya sea a través de elementos propios de los 80 como futuristas, dando lugar a curiosas comparaciones entre lo reconocible y lo  posible a largo plazo, aderezado con otros ingredientes como son los vestuarios propios de la fantasía de espada y brujería o los aspectos de las razas alienígenas y su propia cosmogonía. La única pega es que aquí es entintado por otros profesionales, que son habilidosos, pero alteran el trazo del inglés. Si DC no hubiera tenido prisas y hubiera dado el tiempo que merecía esta obra, con las tintas del autor, el acabado habría sido espectacular. No hay más que ver las cubiertas, de enmarcar todas y cada una de ellas (por cierto, la del número 6 vino antes de la del nº 7 de Crisis en Tierras Infinitas pero después de la del nº 136 de Uncanny X Men, pero que divertido es comparar las portadas de las tres).

Camelot_3000_Vol_1_6

jbxmen136                gpcrisis7

Terminando, y en mi opinión. En lo que respecta al género de aventuras, ya sea convencional como espacial, al de fantasía de espada y brujería así como el de ciencia ficción con amenazas internas como externas para las civilizaciones, esta obra es imprescindible. Es un alarde de imaginería y creación sin parangón, una casualidad intelectual que mezcla los elementos capitales de estos géneros con el mito del Rey Arturo. Sí, vamos a ver a su majestad matando aliens!! Con pistolas láser en una mano y con la espada Excalibur en la otra!! Un divertimento absoluto, la mejor oferta de entretenimiento que uno puede encontrar. Una de los grandes del comic USA de esa gran década que fue para el cómic como fue la de los ochenta.

69a503fc2bbc3482ded2389f781bd50d

PD: la actual edición es muy completa, arranca con una introducción del propio Barr fechado en 2008, con numerosos bocetos, diseños, y anotaciones de Bolland unidas a fotografías de archivo que la convierten en una inversión segura.

Camelot 3000. ECC Ediciones. 320 páginas. Color. Cartoné. Edición: Agosto de 2015.

Camelot-3000

Sobre Álvaro Gekko

avatar

Comenta con Facebook

comentarios

Comentar

x

Check Also

06_alex_ross_jla_the_original_seven_2000

La vida de Alex Ross… De la fantasía a la realidad

Muchos niños sueñan con ser astronautas, policías, futbolistas, luchadores, pero que pasaría si el sueño ...

img-20161124-wa0000

Crítica: “SON GOKU, El Héroe de la Ruta de la Seda vol. 2”. De Dioses y Monstruos, pero totalmente desatados

Ya quedó claro en el volumen anterior que esta obra está destinada a veteranos de ...