Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica SW 6: “Maestro de Kung Fu”, de Haden Blackman y Dalibor Talajic
mokf-feat

Crítica SW 6: “Maestro de Kung Fu”, de Haden Blackman y Dalibor Talajic

Al margen de las revisitaciones de las sagas más representativas que con la excusa de las Secret Wars se pretenden rememorar y homenajear a modo de What If…?, se encuentran las que presentan aquellos entornos donde los personajes que han sobrevivido a la extinción multiversal se deben desenvolver, así como versiones alternativas en aquellas materias que han dado un buen puñado de grandes historias con carismáticos personajes. Una de estas últimas gira en torno a todo lo relacionado con las artes marciales que consiguieron hacerse un hueco en la editorial formando un subuniverso con su propia mitología. Aquí es donde…

Resumen de Reseña

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

“No lucho porque quiera gobernar…sino porque no puedo permitir que mi padre siga gobernando”

Resumen : Serie entretenida, muy llevadera, de mucha acción y bien resuelta, con inteligentes guiños y homenajes al género y a la propia Marvel

Valoraciónes : Sea el primero!

Al margen de las revisitaciones de las sagas más representativas que con la excusa de las Secret Wars se pretenden rememorar y homenajear a modo de What If…?, se encuentran las que presentan aquellos entornos donde los personajes que han sobrevivido a la extinción multiversal se deben desenvolver, así como versiones alternativas en aquellas materias que han dado un buen puñado de grandes historias con carismáticos personajes. Una de estas últimas gira en torno a todo lo relacionado con las artes marciales que consiguieron hacerse un hueco en la editorial formando un subuniverso con su propia mitología. Aquí es donde entrarían personajes y grupos como Shang-Chi, Puño de Hierro, Luke Cage, Tigre Blanco, Héroes de Alquiler, Los hijos del Tigre, y de forma lateral al mezclarse en otras familias de editorial, Elektra, La Mano y otros tantos. Secret Wars: Maestro de Kung fu presenta precisamente eso, la visión dentro de Mundo de Batalla de este campo intelectual en el dominio denominado, como no, Kún Lun. Sentadas estas bases, la serie pretende conjugar las claves básicas de este subgénero marvelita para presentarnos una serie totalmente autónoma de la serie central del evento. Todo ocurre en Kún Lun y nada sale de Kun Lun, lo que permite conocer este lado del mundo sin necesidad de saber nada más del macro evento. El protagonista absoluto de la historia es Shang-Chi, el cual tendrá que derrotar al maestro de la escuela Los Diez Anillos que rige el reino como casa principal de artes marciales sobre el resto, bajo el yugo de la ley del más fuerte. Esto del maestro de los diez anillos que no deja de ser un trasunto bien apuntado de El Mandarín conlleva un enfrentamiento de dos personalidades que en el universo tradicional no habían tenido encaje, pero que comparadas ambas trayectorias en el mismo cobra todo el sentido del mundo. Haden Blackman se da cuenta de ello y lo explota, y si introduce en el medio a Puño de Hierro pues más si cabe. Y lo cierto es que el encargo lo resuelve muy bien. Se lee estupendamente.

Cada cómic tendrá una introducción donde el dibujo de Dalibor Talajic cambiará para que esa historia previa se lea como un micro relato a modo de leyenda o escrito antiguo explicando la forja de los grandes mitos y misterios que esconde Kun Lun (que por cierto, para mi sorpresa me recuerda muchísimo al estilo del francés David B, autor de Epiléptico, como una referencia casi imposible de imaginar) para luego cambiar a un estilo más convencional pero muy eficaz para enseñar combates cuerpo a cuerpo con el dinamismo y sentido del movimiento que ello requiere, como si de una alternancia entre el momento flash back y el tiempo presente se tratara, dando como resultado una seriedad muy profesional a su cometido. Con la clara intención de contar una historia de puro entretenimiento, con la acción que requiere este tipo de subgénero, pudiéndonos encontrarnos con un trabajo puramente alimenticio y olvidable, los autores se ponen las pilas, se responsabilizan para con los lectores, y nos obsequian con una historia bien pensada y bien planteada con muchos puntos de interés sin apretar el botón del piloto automático. Hay pasión en el trabajo de los responsables y eso es de agradecer, teniendo en cuenta el contexto editorial en el que nos encontramos. Son dos profesionales siendo profesionales con las limitaciones que esta nueva escenografía marveliana conlleva como es el corto espacio narrativo (4 cómics books) y la introducción por narices de versiones alternativas de varios personajes de la casa de las ideas. Habrá temas convencionales como la redención, la tradición, la lealtad, el poder, la lucha contra la justicia y las desigualdades, la defensa y protección de los más necesitados, pero trabajados con la debida dedicación consigue tener voz propia.

images

Entre medias veremos versiones alternativas que difícilmente podríamos ver en la línea tradicional como son los Morlocks claremontianos en el escenario de las artes marciales, haciendo mucha gracia que en el paisaje encontremos gente como Calisto, Calibán, Médula, mezclados con Loba Venenosa y Kitty Pryde (otra Rhane y ya van vas dos y otra Kitty y ya van tres…) y una vuelta de rosca del dragón Lockheed sublime, así como versiones kungfuteras de Namor, Pantera Negra, Karnak, Bullseye, María Tifoidea, Punisher y varios más. Incluso se atreven a incluir presupuestos del cine de artes marciales como son las luchas entre distintos contendientes al mejor estilo de mitos cinematográficos como son Operación Dragón, Juego con la muerte o Contacto sangriento. Hasta se permiten el lujo de incluir dentro del mito del origen de este Shang-Chi conceptos como la Espada de Ébano (Caballero Negro), Las Gemas del Infinito (Thanos), el Cubo Cósmico (Cráneo Rojo) y Fénix (X Men) así como el misterio en la identidad de uno de los personajes centrales que dibujarán una sonrisa en el lector. Con todo, teniendo en cuenta que estas series no van a revolucionar la industria del comic sino que permiten conocer puntos de vista intelectuales del universo marvel en un folio en blanco, la diferencia radica en que se lo tomen en serio o no, y en este folio en particular no hay garabatos que le consigan al responsable un bocata de panceta, sino una pintura que le llega para una paella como dios manda. Serie entretenida, muy llevadera, de mucha acción y bien resuelta, con inteligentes guiños y homenajes al género y a la propia Marvel. Esta serie sí es una suma y no una resta dentro de este inmenso catálogo de ficción que es Mundo de Batalla.

Secret Wars: Master of Kung Fu 1-4 USA. Secret Wars Crossover nº 2: Maestro de Kung Fu. Panini Comics. Rústica. Color. 112 pags. PVP.: 7,95 €.  

image_gallery

 

 

 

 

 

Sobre Álvaro Gekko

avatar

Comenta con Facebook

comentarios

Comentar

x

Check Also

GhostRacers_001

Crítica SW 20: “Corredores Fantasma”, de Felipe Smith y Juan Gedeon

Panini recopila en un solo volumen los cuatro números de Secret Wars: Ghost Racers, como ...

thorscover

Crítica SW 19: “Thors”, de Jason Aaron y Chris Sprouse

El Mundo de Batalla es caótico y desordenado por naturaleza. Al componerse de fragmentos de ...