Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica: “Zero º 3, La Ternura de los Lobos”. Ales Kot y varios autores
ZeroChatper13-Header

Crítica: “Zero º 3, La Ternura de los Lobos”. Ales Kot y varios autores

Tras los sucesos del anterior volumen, la casa Zero se convirtió en un sálvese quien pueda que me desconcertó por los planteamientos sembrados en el primer número de la edición española de esta serie, máxime cuando se atisbaban por donde se iban a mover los personajes principales de la misma, aún siendo un cómic en su conjunto bastante disfrutable por los factores a destacar y que me referí en la anterior crítica. De ahí la sorpresa que la primera temporada de la serie acabase ni tan siquiera llegar a la docena de números. Por tanto, las posibilidades a partir de…

Resumen de Reseña

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

“Te saltaste la programación. Quiero que ayudes a los niños a hacer lo mismo”

Resumen : El volumen reúne buenas historias de acción, con imágenes que con toda seguridad van a figurar en los grandes momentos de esta serie y un capítulo claustrofóbico con la mejor combinación de ciencia ficción y terror.

Valoraciónes : Sea el primero!

Tras los sucesos del anterior volumen, la casa Zero se convirtió en un sálvese quien pueda que me desconcertó por los planteamientos sembrados en el primer número de la edición española de esta serie, máxime cuando se atisbaban por donde se iban a mover los personajes principales de la misma, aún siendo un cómic en su conjunto bastante disfrutable por los factores a destacar y que me referí en la anterior crítica. De ahí la sorpresa que la primera temporada de la serie acabase ni tan siquiera llegar a la docena de números. Por tanto, las posibilidades a partir de ahora van, desde empezar de “zero” y que lo anterior sirva para mostrar sin propósito narrativo alguno el funcionamiento real de las cosas que afectan globalmente y lo que este esconde a favor de la acción y el suspende alrededor del thriller moderno de espías; o recoger esas claves y seguir construyendo algo rico e intenso poniéndose los anteriores factores a su servicio. En principio, a la vista de estos cuatro episodios y su desenlace, se atisba lo segundo gracias al regreso al hogar del héroe tras un retiro polar de cuatro años. Ese es el motivo por el que esto debe concebirse como el punto de arranque de la Segunda Temporada de Zero. El salto temporal de media duración es lo que marca precisamente la premisa de un volumen dos, en la típica historia de felicidad con fecha de caducidad de quien está atrapado por su pasado. El hecho de su vuelta y como queda formada la agencia tras los acontecimientos del arco es lo que repesca la idea lanzada al principio, que a pesar del final de la segunda saga, ahora sí hay medios para confirmar que el paso del agente es hacia delante y no hacia atrás. Ya hay mimbres de historia de evergadura en ciernes. Y ello se justifica no por los espectaculares momentos de acción que inundan las páginas, sino porque las chinitas que recibimos en el episodio cinco (tomo primero) se van transformando en piedras de punta que dibujan por el impacto un cuadro con la ciencia ficción más dura y terrorífica, esa que transforma a seres humanos en entes deformes cuyas muertes implican un sufrimiento inimaginable formado un paisaje atmosféricamente asfixiante y estremecedor. Para que nos hagamos una idea, pongamos los paisajes retorcidos y siniestros de H.G. Giger de Alien convertidos en vegetación pegajosa y enfermiza con un aroma tan hiriente que revienta el sentido del olfato, un infierno verde que retuerce lo más sagrado en lo material para una unidad familia: el hogar, en una historia que solventa a la perfección lo que se le supone a un acto que se sucede entre dos de acción absoluta y desatada, una pausa de extenso diálogo donde el interés va más allá de la conversación ya que lo que subyace es lo reflejado en todos los ángulos de esa casa. Porque si se analiza el comic en su conjunto, estamos sin duda ante el arco con más acción de la serie.

zero-12-featured

Sí es verdad que salvo excepciones, en todas y cada una de los episodios se veía a la peña repartir estopa y liarse a tiros, pero siempre esta acción estaba subordinada a la presentación de estos y para que las tramas avanzaran. En cambio aquí, con el primero, que sirve para obligar a Zero a que vuelva a la agencia, y el tercero y cuarto para edificar el nuevo status quo de este, presentan las escenas más potentes, violentas e impactantes que haya visto en mucho tiempo en un cómic de este tipo, con escenas de lucha sucia en espacios pequeños de un dibujo tan talentoso que la resolución es tan solvente que la fuerza que trasmiten esas viñetas es pavorosa y brutal. La pelea del ascensor del episodio tres se ha convertido por meritos propios en una de las mejores escenas de acción desatada que haya visto nunca en un cómic de este género. Sólo por presenciar el aguante y los recursos de Zero para salir a flote merece la pena conocer esta obra. En relación a propuestas de este calibre, nunca he visto a un protagonista aguantar psíquica y físicamente tanto castigo en tan pocos episodios como este. Lo dicho, una buena historia puente levantada para mediar entre el pasado y futuro de su protagonista con grandes escenas de acción adrenalítica que con toda seguridad va a figurar en los grandes momentos de esta serie cuando llegue a su fin y que el amante de este tipo de historias va a disfrutar considerablemente, sin olvidar esa pildorita de cienciaterror que provocará al lector un ligero picor en la nariz.

Zero nums. 11-14 USA, Image Comics. Zero nº 3: La ternura de los lobos, ECC Ediciones. Rústica. Color. 135 pags. PVP.: 12,95 €. Fecha de edición: Octubre 2015.

$_57

Sobre Álvaro Gekko

avatar

Comenta con Facebook

comentarios

Comentar

x

Check Also

img-20161124-wa0000

Crítica: “SON GOKU, El Héroe de la Ruta de la Seda vol. 2”. De Dioses y Monstruos, pero totalmente desatados

Ya quedó claro en el volumen anterior que esta obra está destinada a veteranos de ...

images6

Crítica: “SCALPED Libro Dos” Homicidio en primer grado

Scalped es la última obra que recuerda algo que el tiempo había enterrado hasta convertirlo ...