Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica: “Crisis de Identidad”, de Brad Meltzer y Rags Morales.
2724569-d1

Crítica: “Crisis de Identidad”, de Brad Meltzer y Rags Morales.

Lo bueno de los aniversarios en las publicaciones de las sagas míticas en lo artístico o en lo monetario es la oportunidad de recuperar estas lecturas en buenas ediciones y con contenidos complementarios abundantes. La edición especial de una publicación especial. Y repito, con independencia de la clase de éxito, porque hay eventos que ni con un palo pero con consecuencias económicas muy positivas. Llegado el turno a Crisis de Identidad (2005-2005) que gran ocasión recuperarla con todos los honores, en una edición digna de su gran calidad. Porque esta obra se mide por su poderío artístico y no por…

Resumen de Reseña

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

“Hazme un favor: abrázame y calla.”

Resumen : Crisis de Identidad es un comic conciliador de los malos y buenos sentimientos, una obra que saca lo peor y lo mejor de uno. Una obra necesaria.

Valoraciónes : Sea el primero!

Lo bueno de los aniversarios en las publicaciones de las sagas míticas en lo artístico o en lo monetario es la oportunidad de recuperar estas lecturas en buenas ediciones y con contenidos complementarios abundantes. La edición especial de una publicación especial. Y repito, con independencia de la clase de éxito, porque hay eventos que ni con un palo pero con consecuencias económicas muy positivas. Llegado el turno a Crisis de Identidad (2005-2005) que gran ocasión recuperarla con todos los honores, en una edición digna de su gran calidad. Porque esta obra se mide por su poderío artístico y no por el mercantil. La obra que nos ocupa fue la precursora del mejor momento editorial de DC en años, la que encadenó Crisis Infinita, 52, Crisis Final, Blackest Night y Flashpoint que culminó con el final a la época post crisis que duró casi 30 años. Pero eso es una anécdota para la estadística y palmarés deceíta, aquí lo que prima es si estamos ante una obra grande o una de paso e intrascendente aprovechando el evento de rigor para justificar la reunión anual de los supers como un All Star Game más. Desde ya aprovecho estas líneas para expresar mi total admiración por la obra de Brad Meltzer y Rags Morales. No sólo como mi evento favorito jamás publicado por las dos editoriales súperheroicas por excelencia, sino como una de las mejores historias que he leído del género en mi vida. Se concentran tantas áreas de interés que sobrepasan con creces lo exigido en una historia de estas características. Más allá de lo que su título indica, esta obra trata sobre la vida. Esa es su verdadera sinopsis, la explicación de esta propiedad abstracta en el universo meta humano: el impacto de la decisión vital tomada en su persona y en los que les rodea, en lo bueno y en lo malo.

untitled

El asesinato de la esposa de El Hombre Elástico no sólo obliga a una lectura de crimen y misterio, sino un estudio absoluto de la intimidad de los vigilantes y ya sean humanos o meta humanos. Una resonancia magnética completa de la mentalidad de estos seres, lo que esconden y lo que enseñan, sus temores y sus ímpetus. Y lo más importante: sus imperfecciones, su humanidad muchas veces oculta por los códigos narrativos del lenguaje de este género. Por mucho que los veamos con una sonrisa fija cuando se enfrentan a las distintas amenazas en defensa del interés general o vendan la moto que en defensa de esta idea hay que respetar ciertos límites, cuando afecta a los suyos, los que realmente importan, todo vale. Y ese todo vale enseñará el cisma latente entre los supers que eclosionará en Crisis Infinita.

Pero no sólo el estudio explorará la naturaleza íntima de Superman y cía, sino también la de los villanos. ¿Qué hacen estos cuando no combaten en la espiral de violencia típica y tópica?, ¿cómo se ven entre ellos, como se relacionan con los suyos? Hasta el punto en que en virtud de los hechos acaecidos en el pasado con el Dr. Luz, este se convertirá en víctima y los héroes en jurado, juez y verdugo en un momento dramático de peso que confunde al lector por un momento en aras de obtener esa impresión. Cuando héroes y villanos coinciden en el punto preciso en que se desdibujan sus objetivos. Dura un momento, pero lo suficiente para que auténticos mitos se derrumben, consiguiendo la empatía del lector para justificar sus actos y que la pasividad de determinados principios estorban cuando se atenta contra un hijo, un padre o una esposa. El hecho de que el crimen de Sue Dibny aflore los temores de la JLA provoca que por fin, de una manera sincera, transparente y emotiva, veamos a estas personalidades como quien se mira a un espejo, como iguales. El derrumbamiento ante lo más obvio, la pérdida del ser más querido, los hace más humanos que nunca. Pero no con el dramatismo de salvar al ser querido de la amenaza de turno, sino del miedo a la pérdida por lo fácil del suceso, el temor ante lo incierto, la incertidumbre que justifica el cruzar esa línea roja hipócrita autoimpuesta cuando afecta a terceros. Meltzer y Morales consiguen penetrar en los sentimientos más puros de sus personajes para conectarlos con los del lector transformando esa emoción en narración gráfica. Los sentimientos en el comic se denominan desde 2004 Crisis de Identidad. Hay para todos: relaciones maritales (Hombre Elástico, Superman, Atomo), relaciones paterno filiales y viveversa (Robin, Green Arrow y Capitán Boomerang), sin obviar dramas familiares como las del Detective Marciano, Batman y Hawkman.

imagesACEV9T7E

No obstante, no podemos dejar pasar el propio título de la obra ya que el concepto de “identidad secreta” como clave del comic de súper héroes de ahora y siempre es puesto a prueba, en concurso con la idea que lanzaba al principio sobre el punto límite en el código moral de estos sujetos a la hora de proteger a los que aman, cuando está en riesgo la seguridad del secreto y como en comandita en plan “vigilantes anónimos”, aúnan esfuerzos para hallar fórmulas en mecanismos de seguridad globales por este problema, aún a costa de sus principios más firmes.

Por último, nos tenemos que detener de nuevo en el análisis llevado a cabo a los supervillanos como reflejo oscuro de la comunidad heroica en el que al mismo tiempo pero en distinto lugar coexisten e interactúan al unísono que los segundos, incidiendo en que en lo mundano y cotidiano son exactamente lo mismo, con voluntad de sentirse en comunidad y en compañía de los que son de su condición, así como evasión de su soledad adquirida en unos, en busca de un lugar en su mundo en otros y en el ansia de hallar la aprobación de los demás en otros tantos, encontrando su culmen en los vilipendiados y humillados tanto por sus compañeros como por sus adversarios, véase el ejemplo del Dr. Luz y el Capitán Boomerang. Personaje este Dr. Luz del que Meltzer se servirá para poner el dedo en la llaga y así justificar los actos torpes de los villanos de toda la vida cuando les es trastocado su yo interior, con independencia de que abracen el mal. Como representante de la estupidez villanesca cuando han sido cognoscitivamente manipulados por los autoproclamados héroes.

imagesEXTXWC6M

Y todo esto respecto al fondo, que si ya de por si es completo y milimétrico, la forma esta al mismo nivel. En una manifiesta alternancia entre drama y suspense los autores nos envuelven en una espiral emocional de llanto y asombro. El ritmo frenético en los momentos más dramáticos a la par del más pausado (suceso Sue/exposición Ralph), los flashbacks que marcan el peso de la historia trasladados en imágenes inéditas desde la esfera íntima de los encartados con tal rabia que ni la mostrada a su peor enemigo (JLA/Batman), el lenguaje hichcockiano amalgamado en el lenguaje nolaniano (Robin/Bumerang), mezclados con memorables secuencias barnizadas con brillantes y emotivos diálogos, los que tocan el corazón, remueven conciencias y evocan momentos familiares íntimos que todos guardamos, son sólo ejemplos de una carrusel de virtudes pocas veces visto.

Si la escritura es precisa y encaja a la perfección con una economía de ritmo y tiempos inconmensurables, el dibujo está a tal nivel de calidad que se siente el dolor, la incertidumbre, el ansia, el alivio, la satisfacción. Es decir, todo lo que le puede afectar a un ser humano. Los personajes tienen vida, alma. Morales refleja los distintos estados de ánimo de los personajes con tal realismo que uno se ve retratado en las páginas, y unas secuencias de acción tan bien resueltas, con clara alternancia entre el estatismo y dinamismo, que conforman el punch definitivo para alzar esta obra a los altares del cómic de superhéroes.

Crisis de Identidad es un comic conciliador de los malos y buenos sentimientos, una obra que saca lo peor y lo mejor de uno. Una obra necesaria.

Identity Crisis 1-7, Identity Crisis: 10 th Anniversary Edition, DC Comics. Crisis de Identidad, ECC Ediciones. Cartoné. Color. 288 pags. PVP: 28,50 €. Fecha de edición: Diciembre 2015.

untitledff

 

Sobre Álvaro Gekko

avatar

Comenta con Facebook

comentarios

Comentar

x

Check Also

06_alex_ross_jla_the_original_seven_2000

La vida de Alex Ross… De la fantasía a la realidad

Muchos niños sueñan con ser astronautas, policías, futbolistas, luchadores, pero que pasaría si el sueño ...

img-20161124-wa0000

Crítica: “SON GOKU, El Héroe de la Ruta de la Seda vol. 2”. De Dioses y Monstruos, pero totalmente desatados

Ya quedó claro en el volumen anterior que esta obra está destinada a veteranos de ...