Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica: “GoGo Monster”, seres de aquí y de allí.
GoGo_Monster

Crítica: “GoGo Monster”, seres de aquí y de allí.

El delicado paso de la infancia a la adolescencia, con la consecuente pérdida de inocencia y el esfumarse de la imaginación más "pura" e ingenua, es un tema tratado hasta la saciedad en todos los géneros artísticos, el cómic incluido. Sin embargo en este caso nos encontramos con un manga que se lanza de lleno a ese crucial crecimiento y lo hace sin recato ni piedad hacia el lector. Taiyô Matsumoto tiene una forma de narrar, literaria y gráficamente, que recuerda mucho a Buñuel en lo surrealista y que no se detiene en explicaciones de ningún tipo... simplemente se limita…

Resumen de Reseña

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Experimento

Resumen : Onírico, psicodélico, mágico, extraordinario... todos los adjetivos que se le pueden dedicar a este manga que, por otro lado, es duro de leer.

Valoraciónes : Sea el primero!

El delicado paso de la infancia a la adolescencia, con la consecuente pérdida de inocencia y el esfumarse de la imaginación más “pura” e ingenua, es un tema tratado hasta la saciedad en todos los géneros artísticos, el cómic incluido. Sin embargo en este caso nos encontramos con un manga que se lanza de lleno a ese crucial crecimiento y lo hace sin recato ni piedad hacia el lector.

Taiyô Matsumoto tiene una forma de narrar, literaria y gráficamente, que recuerda mucho a Buñuel en lo surrealista y que no se detiene en explicaciones de ningún tipo... simplemente se limita a seguir hacia delante con su grupo de personajes y lo que en sus cabezas sucede. Es fácil que el lector se sienta muchas veces tan perdido como el protagonista y le cueste seguir una consecución lógica en las escenas. Pero esto contribuye a dotarle a la obra de ese aroma extraño, onírico y fantástico que tan bien le sienta.

blogfoureyedstrangergogomonsterins02

Yuki Tachibana asiste a la escuela y le acompañaremos en todo su tercer año y en su paso a cuarto curso (el 4, como número insistente en la obra, lo encontramos a cada momento… recordemos que en Japón el número 4 es como para nosotros el 13: símbolo de mala suerte). Yuki tiene una riquísima imaginación e incluso asegura ver y comunicarse con los seres del “otro lado”, a los que ve de muchas formas: reflejados en las gotas de agua, entre las hojas de un árbol, etc. Pero algo está pasando. El líder de los seres positivos de ese lado, al que el llama Super Star, está perdiendo el contacto con Yuki y, lo que es peor, los seres malvados están ganando terreno y a nuestro protagonista le cuesta cada vez más ver y contactar con ellos. Una hermosa analogía de esa pérdida de la infancia por la que todos pasamos. Yuki es el niño raro del colegio y todos escuchan entre risas las extrañas historias que cuenta sobre Super Star y otros seres. Ganz, el bedel del colegio, anciano y sereno, es una figura adulta que actúa como apoyo y amigo, siempre dispuesto a escuchar y a confirmar que esos otros mundos también existen y, si Yuki es capaz de sentirlos no es por ser raro, sino por ser especial. Makoto Suzuki es un nuevo alumno que se hará amigo de Yuki y servirá para tener “los pies en el suelo” y asumir cual es la realidad de la situación. Por último, tenemos en el lado contrario a IQ: un niño que va a todos lados con una caja de cartón en la cabeza y entiende más la parte imaginativa de Yuki que la racional.

A lo largo de sus más de 450 páginas, Matsumoto nos traslada al mundo cotidiano de Yuki y nos deja atisbar parte de ese mundo ilusorio que a veces es maravilloso pero otras es terrirífico e inquietante. Como testigos privilegiados asistimos a la extraña cotidianeidad que vive Yuki y sus amigos, entrando en conflicto una realidad llena de responsabilidades y rutinas con una irrealidad de magia y fantasía… creando un conflicto absoluto dentro y fuera de las viñetas. Porque no es un cómic fácil de digerir y su narrativa es caprichosa y, a veces, experimental, alejándose del entretenimiento más habitual y dedicándose a narrar con un estilo propio, caprichoso y zigzageante. Así es el señor Matsumoto: genio para unos y excéntrico para otros.

tumblr_m8sxxxCaxd1qzlozwo1_1280

Bajo un prisma neutral, podemos decir que es un manga con dibujo poco agraciado, donde a veces cuesta diferenciar a los personajes y la mayoría se muestran dibujados de forma incompleta. Suma a esto la angulosidad de los planos y la serpenteante línea del horizonte, además de los rostros que se sugieren en la naturaleza dibujada (raro pero genial a la vez). La narración es anárquica e insólita, pues igual te muestra un sobrio diálogo entre personajes y te mezcla la escena con el vuelo rasante de un avión de pasajeros que sobrevuela a muy baja altura y en cuya trayectoria se entretiene el autor durante varias viñetas (por poner un ejemplo de lo que podéis encontrar). Con los diálogos pasa lo mismo, pues los personajes son parcos en palabras y no se molestan en contar nada al lector, eso queda para que cada uno deduzca… algo que de no ser así caería en contradicción con el estilo general de la obra.

Es en definitiva una obra difícil de leer y solo recomendable para un lector muy avezado o que busque nuevas maneras narrativas o, sobre todo, para los incondicionales de Matsumoto, que los tiene. Lo que no se le puede reprochar a GoGo Monster es su increíble sensibilidad y su fantástica manera de acercarse y explorar el final de la época más maravillosa y feliz que cualquier ser humano disfruta y que, sin darnos cuenta, se nos escurre de entre los dedos.

  • GoGo Monster. Taiyô Matsumoto. ECC Ediciones
  • Rústica con solapas. 464 pp. 27 €

GoGo_Monster

Sobre Giacco

avatar

Comenta con Facebook

comentarios

Comentar

x

Check Also

udcrenacimiento

Crítica: “Universo DC. Renacimiento”, nueva etapa con sorpresas.

Tendemos a pensar que Renacimiento es un nuevo Universo DC y no es así en ...

promethea_vol1

Crítica: “Promethea 1(de 3)”, la imaginación hecha carne.

American Best Comics era el subsello donde Alan Moore escribía a sus anchas las series ...