Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica: “Animal Man. El Origen de las Especies”, conciencia ecológica.
Animal_Man_2

Crítica: “Animal Man. El Origen de las Especies”, conciencia ecológica.

El libro 2 (de 3) que recopila los episodios clásicos de Animal Man escritos por Grant Morrison reúne los números 10 al 17 originales además del Secret Origins 39. Una vez explicado el origen y mostradas las intenciones del guionista y, ya de paso, solventados los cruces con los macro-eventos de turno, lo que se nos ofrece en este volumen es un claro y rotundo alegato ecológico disfrazado de cómic superheróico. Las primeras historias son más sutiles en este aspecto, decantándose por cerrar ciertas tramas transversales y haciendo vivir a Buddy aventuras en lugares remotos, como Kenia, en las mismas…

Resumen de Reseña

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Clásico

Resumen : Alegato ecológico revestido de cómic de superhéroes, duro y concienciador.

Valoraciónes : Sea el primero!

El libro 2 (de 3) que recopila los episodios clásicos de Animal Man escritos por Grant Morrison reúne los números 10 al 17 originales además del Secret Origins 39. Una vez explicado el origen y mostradas las intenciones del guionista y, ya de paso, solventados los cruces con los macro-eventos de turno, lo que se nos ofrece en este volumen es un claro y rotundo alegato ecológico disfrazado de cómic superheróico. Las primeras historias son más sutiles en este aspecto, decantándose por cerrar ciertas tramas transversales y haciendo vivir a Buddy aventuras en lugares remotos, como Kenia, en las mismas raíces de la civilización y rodeado de la naturaleza más salvaje… y ya de paso se pone todo en orden, pues teníamos a nuestro héroe con los poderes descontrolados.

Todo vuelve a la normalidad… si esa palabra se puede usar en esta serie, claro. Nos encontramos en ese momento con los episodios más potentes en cuanto a conciencia ecológica, con Animal Man completamente comprometido a la salvación del Planeta y al respeto por las especies. Morrison pone el dedo en la herida y lo retuerce con distintas denuncias extraídas de la realidad, como por ejemplo el problema de la talidomida, ese medicamento que se probó con animales, con pleno éxito… pero al trasladarlo a humanos fue una tragedia. Se diagnosticaba para mitigar las molestias en el embarazo, pero los nacidos padecían deformidades en sus extremidades o, directamente, carecían de ellas. Cientos de afectados en Europa, que se apresuró a retirar el medicamento (bueno, hubo un país donde no se retiró al momento, costó hacerlo tras las denuncias y, a día de hoy, no se ha compensado a las víctimas… adivináis que país es? Bingo!) Pero el tema de la Talidomida es una excusa de concienciación y se utiliza solo como ejemplo en un debate televisivo entre Animal Man y un pedante acusador trajeado, simbolizando este personaje la machacona maquinaria industrial que asesina al Planeta.

Especialmente remarcable es el capítulo dedicado por entero a la matanza de delfines en las islas feroe. Un episodio sórdido y cruel, contado con contundencia y de la manera más simple y nítida, para llegar directo su mensaje. Es un horror lo que se cuenta aquí, un horror que cobra dimensiones reales cuando investigas un poco y descubres que TODO lo que aquí cuenta Morrison es absolutamente real. Hay vídeos en youtube donde se pueden contemplar estas terribles prácticas que se esconden en la absurda excusa de la tradición.

Aparte de esto, las aventuras de Animal Man avanzan entre situaciones surrealistas que anticipan lo que va a llegar en el tercer tomo, el genial final de la etapa, y entre la sensación de impotencia por parte del protagonista que, pese a sus poderes, se ve superado ante la imposible misión de concienciar a una Humanidad anestesiada e indolente con el destino de su planeta y de los seres vivos que la pueblan.

Morrison mezcla aventuras superheróicas, divertidas y aderezadas con la aparición de otros personajes como Vixen, Metamorpho… con elementos de contenido más serio y maduro, además de ir soltando reflejos de misterios impensables que están por llegar. Uno de sus primeros trabajos que tiene marcado el estilo habitual del autor, repleto de frases lapidarias y mensajes en segundo plano. Quienes leyeran en su momento estas historias, proto-Vértigo, ya editadas por la genial Karen Berguer, debieron alucinar con frases tales como “Voy a retirarme como Animal Man. Los auténticos supervillanos no quieren dominar el Mundo: ya lo hacen… bancos, grandes corporaciones…” Conceptos que hoy tenemos muy sobados pero que no eran de lectura habitual, en este tipo de publicaciones, allá en los 80-90.

Una lástima que en el aspecto gráfico no se pueda decir lo mismo. Chaz Thruog y Tom Grummet realizan un dibujo muy mejorable, con retratos asimétricos y descompensados, de expresiones exageradas. el tono feísta del dibujo tampoco saca ventaja de los parajes que visitan los protagonistas: las laderas del Kirimanjaro, París, el fondo marino… quedan como elementos de fondo irreconocibles y desaprovechados. Una pena, pues aun teniendo esta tara en su composición, estamos ante uno de los mejores cómics de su época ¿Qué tendríamos si se hubiera confiado el dibujo a algún artista más competente?

Sea como sea, la etapa de Grant Morrison en Animal Man es un clásico en el cómic de superhéroes, un referente como inicio de una época más madura en el medio y un ejemplo de como utilizar el cómic como plataforma y pancarta para reivindicar problemas reales. Eso sí, con el tercer tomo la cosa cambiará y nuestra capacidad de sorprendernos será puesta a mil por hora.

  • Animal Man. Libro 2. El Origen de las Especies. ECC Ediciones. (2016)
  • Edición original: Secret Origins 39. Animal Man 10-17 USA. DC Comics (1989)
  • cartoné. 240 pp. color. 23 €

Animal_Man_2

Sobre Giacco

avatar

Comenta con Facebook

comentarios

Comentar

x

Check Also

udcrenacimiento

Crítica: “Universo DC. Renacimiento”, nueva etapa con sorpresas.

Tendemos a pensar que Renacimiento es un nuevo Universo DC y no es así en ...

promethea_vol1

Crítica: “Promethea 1(de 3)”, la imaginación hecha carne.

American Best Comics era el subsello donde Alan Moore escribía a sus anchas las series ...