Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica “GREEN LANTERN, de Geoff Johns nº 2”. Sinestro Corps War.
02

Crítica “GREEN LANTERN, de Geoff Johns nº 2”. Sinestro Corps War.

Si en el primer tomo recopilatorio de la enorme saga esmeralda del autor nacido en Detroit abarcamos la recuperación de Hal Jordan para con su familia, la JLA y los Green Lantern Corps con la sombra del evento Crisis Infinita encima casi sin darse cuenta y con la iniciativa editorial de “Un año después” que le colocaba en una posición difícil e invitaba al lector a rellenar los huecos, llegamos al segundo año de la colección buscando su total consolidación en un universo de historietas que le echaba de menos, sin menospreciar al gran Kyle Rayner. Para ello es necesario…

Resumen de Reseña

General
Guion
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

“Fuerza letal activada”

Resumen : La obra contiene uno de los mejores comics de superhéroes de la pasada década que los aficionados del género no pueden perderse.

Valoraciónes : Sea el primero!

Si en el primer tomo recopilatorio de la enorme saga esmeralda del autor nacido en Detroit abarcamos la recuperación de Hal Jordan para con su familia, la JLA y los Green Lantern Corps con la sombra del evento Crisis Infinita encima casi sin darse cuenta y con la iniciativa editorial de “Un año después” que le colocaba en una posición difícil e invitaba al lector a rellenar los huecos, llegamos al segundo año de la colección buscando su total consolidación en un universo de historietas que le echaba de menos, sin menospreciar al gran Kyle Rayner. Para ello es necesario un villano de envergadura y una historia grande, grande de verdad. Y en una época en que apenas hay respiros, donde los fill-ins se desnaturalizan y se transforman en historias de tres grapas por ejemplo, las sagas grandes llegan sin apenas descanso para el lector. En este caso, atendiendo la portada del volumen, esta es muy reconocible para el lector que haya seguido los cheklist de los últimos diez años, ya sea lector ocasional del personaje o avezado. Efectivamente, la macro saga Sinestro Corps Wars llega de nuevo a las librerías, una saga descomunal donde el universo de los guardianes y el cuerpo no serán los mismos.

La cosa arranca con “Se busca: Hal Jordan” un arco argumental donde se entremezclan las labores profesionales de Hal Jordan y su relación con los civiles fuera del marco Grren Lantern Corps, que completa los huecos post crisis infinitas y finiquita la misión llevada a cabo en Chechenia vista en el primer número, con elementos terroristas de por medio junto con encuentros con varios grupos internacionales de la editorial tipo Rockets Reds. Eso conlleva el requerimiento de la JLA y la JSA para poner orden en un malentendido típico del género con el clásico crimen que el protagonista no ha cometido. Acción pura y dura que medirá la relación de Jordan, otra vez, con sus amistades superheroicas. Sirve muy bien para ahondar en los sentimientos de este respecto a esa gran secundaria que es Vaquera y tiene una duración de cuatro capítulos que servirá para colocar preludios a lo que vendrá, por un lado con la reparación del Zafiro Estelar y con los primeros esbozos de la guerra contra la luz amarilla. Profundizando en las propias raíces de su anillo y con la familia Sur, los palos que aquí se tocan superan con creces su premisa inicial ofreciendo una historia de misterio y malinterpretaciones familiares con ese personaje roto que es Amin Sur, hijo del predecesor de Jordan, Abin Sur, donde los giros y las sorpresas abundarán hasta cerrar un arco muy disfrutable. Aprovechándose el escritor de un Ivan Reis espectacular, la sensación de maravilla y de blockbuster multimillonario se produce con las asombrosas páginas dobles y splash pages en el momento preciso que acreditan la gran relación creativa de estos dos, un equipo artístico simbiótico que funciona ya con el piloto automático. Saben perfectamente como cerrar y conectar cada capítulo con imágenes rompedoras y e impactantes, llenas de detalle y emoción.

03

Para la segunda historia, contamos con unos de los autores más innovadores y personales que dominan el panorama comiquero actual, además español. Don Daniel Acuña, quien con su peculiar estilo pictórico nos ofrece su interpretación de este universo y el reencuentro con Zafiro Estelar y sus portadoras en busca del amor perpetuo, ambiguo concepto el de esta rama del espectro emocional que será acogido por Johns para su plan creador a largo plazo y que culminará con la guerra de la luz que ya tratamos en La Noche Más Oscura, colocando a cada artículo luminoso en trasunto de El Señor de los Anillos. Además que mejor excusa para recuperar esta vieja idea que sirva para continuar profundizando en ese quiero y no puedo que es la relación de Hal Jordan con Carol Fenris junto con el otro vértice de este triángulo amoroso, Vaquera. Poniendo de relieve igual que en el anterior arco argumental, respetando eso sí ciertos límites editoriales, que Johns no se va a cortar un pelo al mostrar una considerable cantidad de crímenes y truculentos sucesos acumulados en estos dos primeras historias, que deja claro sin lugar a dudas que estas grandes amenazas provocan dolorosos daños colaterales, impregnando de realismo estas contundentes adversidades sin abusar de una violencia desproporcionada que le impidan circular dentro de los códigos morales de este tipo de tebeos. Lo contrario impediría tomarse esto en serio.

Picoteado el aperitivo, por fin de nos metemos de lleno con La Guerra de los Sinestro Corps, una ambiciosa saga de doce capítulos haciendo crossover con su serie hermana, Green Lantern Corps. Estamos en presencia de una historia de superhéroes total, absoluta, enorme. Con sus virtudes y sus carencias, pero con lo que lo define. Respetando sus reglas con los estiramientos que el género requiere, pero sin trampa ni cartón: acción y drama a gran escala, épica multimillonaria, combates míticos, choque de personalidades, personajes maniqueos por un lado, ambiguos por otro, pero en ambos casos respetando sus esencias de toda la vida. Una historia a la que sólo le falta música. Y lo más importante: en un escenario donde la imaginación puede romper los límites autoimpuestos en un entorno terrenal, el universo cósmico deceíta. Guardianes, Oa, El cuerpo de los Green Lantern Corps, el Antimonitor, Hank Henshaw (Superman Ciborg), Superboy Prime, Qward, El universo de antimateria, La Legión Perdida, Parallax, Ion y un Sinestro desatado por fuera y frío por dentro cuyas decisiones lo van a cambiar todo por completo.

04

Es cierto que una conflagración como esta, en términos lógicos, requeriría más duración en una colección propia. Estamos hablando de un ataque a escala universal que afecta a miles de sectores con la infinidad de batallas que ello supondría. Pero esto editorialmente no es posible a no ser que se pretenda asesinar una colección. No pasa ahora ni pasará nunca. Estas sagas sólo sobrevivirían un año máximo. La saga no cae en ese error y todo sucede en cuatro escenarios a toda pastilla. Pierde en realismo pero no en lo que importa: entretenimiento absoluto, épica atronadora y escenas memorables. Cuatro son los escenarios donde el plan de Sinestro pretende cobrar forma, instaurar el orden en el universo infundiendo el máximo miedo posible y devorando la fuerza de voluntad que representa la luz esmeralda. Estos son Oa, Qward, Mogo y la Tierra. Cada contienda se tomará su tiempo demostrando una gran planificación artística con una cantidad de conceptos brillantes, todos ellos personificados en los diseños gráficos de los contendientes, con una variedad de razas alienígenas que demuestra lo bien que se lo han pasado sus dibujantes, unos inspirados Ethan van Sciver, Ivan Reis, Patrick Gleason y nuestro compatriota Ángel Unzueta, dominando estos dos últimos la interacción personal entre secundarios en contraste con un mayor empaque visual de los primeros en lo que a espectacularidad se refiere, dotando a los Lanterns secundarios de una serie de personalidades que les hacen distinguibles unos de otros, en un revoltijo de voces propias que consiguen dar sin duda uno de los mejores momentos de la saga. Sólo la idea de crear una pareja de sector formada por un planeta consciente y una mosca cósmica inteligente y contestona es una locurón tan brillante que solo por eso merece la pena pillar este descomunal tomo. Y qué decir de los diseños de los Sinestro Corps, desde un Alien Scottiano hasta un Predator MacTiernano enfundados en el ya clásico uniforme amarillo, pasando por una bacteria consciente y genocida y una criatura con tres mandíbulas y tres ojos a lo El Orbe de Marvel. Examinar detenidamente cada diseño es una gozada sin parangón. Y por supuesto toda la galería superheroica DC a pleno rendimiento. Esto es, Batman, Superman, Wonder Woman a saco, si bien con menor predominancia por supuesto ya que este no es su comic, pero dejando claro que las consecuencias que aquí se producen afectan a todo el universo compartido, como no puede ser de otra forma. La bajas se sucederán en cascada, y en ambos bandos gracias a esa decisión que supone que los anillos de poder de los Green Lantern Corps tengan fuerza letal, antes prohibida, para alegría de muchos y cautela de otros, que redefine totalmente este microcosmos de ficción para mayor alegría del instigador Sinestro como consecuencia deseada para justificar su misión.

No podemos dejar de lado un patrón narrativo en este tipo de eventos muy utilizado en los últimos años, los complementos de estilo gráfico distinto al mostrado en la historia principal que diferencia claramente pasado y presente y que sirve para conocer algunos sujetos de los Sinestro Corps como oferta lúdica para encontrar a un Wally amarillo en la trama principal. Pequeñas píldoras en pocas páginas de plena creación imaginaria que venderían una serie regular de historias cortas maravillosa. El histórico Dave Gibbons (Watchmen, Give Me Liberty) será quien nos cuente estas historias, así como los episodios correspondiente a Green Lantern Corps.

Pero aún hay más. De conformidad con el contexto de la obra no podía faltar esa joya inventada por el gran Alan Moore y Kevin O´Neill en uno de los capítulos del Annual 2 de la serie Tales of The Green Lantern Corps publicada en 1986 que funde de manera magistral el terror más profundo e inteligible con la space opera del universo Lantern. Una historia de 14 páginas cuyo homenaje lo encontramos en las pequeñas joyas mencionadas en el anterior exponendo que leída después de tantos años se saborea como un Johnny Walker Gold Lantern (digo Label) demostrando de nuevo que Moore es inmortal. Un no-prólogo perdido en el tiempo que sólo un autor enciclopédico como Johns puede recuperar para engrandecer más si cabe la terrorífica historia escrita por el barbudo y como catalizador de toda su mitología Green Lantern.

En mi opinión, esta obra contiene uno de los mejores comics de superhéroes de la pasada década que los aficionados del género no pueden perderse.

Green Lantern 14-25, Green Lantern Corps 14-19, Green Lantern: Sinestro Corps Special 1, Green Lantern/Sinestro Corps Secret Files 1, Tales of the Green lantern Corps Annual 2, DC Comics. Green Lantern de Geoff Johns nº 2, ECC Ediciones. Cartoné. Color. 592 pags. Pvp: 47,50 €. Fecha de edición: Julio de 2016.

01

Sobre Álvaro Gekko

avatar

Comenta con Facebook

comentarios

Comentar

x

Check Also

06_alex_ross_jla_the_original_seven_2000

La vida de Alex Ross… De la fantasía a la realidad

Muchos niños sueñan con ser astronautas, policías, futbolistas, luchadores, pero que pasaría si el sueño ...

img-20161124-wa0000

Crítica: “SON GOKU, El Héroe de la Ruta de la Seda vol. 2”. De Dioses y Monstruos, pero totalmente desatados

Ya quedó claro en el volumen anterior que esta obra está destinada a veteranos de ...