Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica Osamu Tezuka 03: Ayako vol.1

Crítica Osamu Tezuka 03: Ayako vol.1

El maestro Tezuka utilizó el cómic como medio de expresión artística para contar todo tipo de historias, en su mayoría grandes relatos de complejas tramas y de ricos personajes, con su característico estilo que, para el ojo profano, puede parecer infantil... pero que leído y examinado con detenimiento demuestra la maestría y dominio que el maestro tenía sobre el medio. He querido irrumpir en esta serie de críticas sobre la obra del autor atraído por la gran belleza y fuerza que posee esta obra: Ayako. Espero que mi compañero Alvaro Gekko, gran admirador de Tezuka y habitual de esta serie…

Resumen de Reseña

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Imprescindible

Resumen : La oscura y decadente estirpe de los Tenge en un relato tan triste como maravilloso.

Valoraciónes : 4.3 ( 1 votos)

El maestro Tezuka utilizó el cómic como medio de expresión artística para contar todo tipo de historias, en su mayoría grandes relatos de complejas tramas y de ricos personajes, con su característico estilo que, para el ojo profano, puede parecer infantil… pero que leído y examinado con detenimiento demuestra la maestría y dominio que el maestro tenía sobre el medio. He querido irrumpir en esta serie de críticas sobre la obra del autor atraído por la gran belleza y fuerza que posee esta obra: Ayako. Espero que mi compañero Alvaro Gekko, gran admirador de Tezuka y habitual de esta serie de reseñas, perdone mi intromisión.

En Ayako encontramos la saga familiar de los Tenge, a partir del final de la Segunda Guerra Mundial, cuando el joven Jiro regresa a Japón y se encuentra con un panorama familiar heredado por siglos de tradiciones inamovibles que choca frontalmente con el nuevo status impuesto por el gobierno de ocupación. Un padre anciano, tirano, de impulsos sexuales irrefrenables, que no entienayakoode como su hijo vuelve vivo de una guerra que han perdido. Un hermano mayor, ansioso por heredar las tierras que aun pertenecen a la familia y convertirse en el nuevo terrateniente… antes de que las expropiaciones acaben con lo poco que les queda y, en ese ansia de heredar, cede al deseo de su padre por acostarse con su esposa. De esta relación interfamiliar nace la que da título al manga: Ayako. En el momento que la conocemos, Ayako es una niña feliz que vive ajena al pútrido núcleo familiar en el que se ha convertido la saga de los Tenge. Pronto descubriremos que Jiro ha regresado convertido en espía al servicio de los vencedores, lo que llevará a una serie de circunstancias que emponzoñarán todavía más la crítica situación familiar, poniendo a los Tenge en el punto de mira de la policía, el Gobierno…

En Ayako avanzamos por décadas de historia del Japón, siendo testigos no solo de esta enferma familia, sino también del momento social y político que se vivía en aquel país. Problemas laborales que resuelven con mano dura, el despertar de partidos políticos de izquierdas mal vistos por los poderes establecidos y por los japoneses que añoran su tradición, antigua, en desuso y obsoleta. Aunque la cantidad de personajes que se mueven en Ayako es considerable, debemos poner el foco en la joven Ayako, víctima de estas dos historias, la familiar y la del país. Ella representa la inocencia y la pureza, ajena a las tretas y los intereses particulares y públicos. Lo opuesto a lo corrupto y a lo interesado… y por ello paga las consecuencias. Víctima de un encierro cruel e injusto.

ayako-manga-volume-1-reedition-25-ans-delcourt-44995

Ayako cuenta más, mucho más. En este primer volumen encontramos la mitad de esta gran historia donde la realidad más dura que representa el ser humano golpea al lector con las imágenes infantiles del dibujo de Tezuka. Con su trazo sencillo pero detallado nos traslada con efectividad al Japón que se resiste a avanzar, reflejado en grandes plantaciones y en jerarcas que miran iracundos como su poder incuestionable se diluye con la llegada de los nuevos tiempos... También mostrados, estos nuevos tiempos, por la mano maestra de Tezuka en forma de ciudades, ferrocarriles, grandes edificios y señores trajeados al modo occidental. Nada está dibujado al azar en Ayako y la manera de hacerlo tampoco lo es: con su composición de página, sencilla pero completa, deteniéndose en dibujos realistas cuando la situación lo requiere, para enfatizar tensión o culpa o miedo… artimañas que solo un maestro es capaz de colarnos para hacernos sentir lo que estamos leyendo. Así es como se crean las grandes historias, y Ayako lo es.

ayako-int

Es habitual que en este tipo de historias, los autores japoneses dejen sobrevolar una sensación como de rencor, de cierto victimismo y de resentimiento por un final tan abrupto y cruel como tuvo esa guerra. Pero nada de esto encontramos en Ayako, más bien se centra la epopeya en contarnos un cambio de ciclo, de costumbres y de mundo, a través de personajes realistas, pero evitando posicionarse o influir en el lector hacia una u otra dirección. En una historia tan dilatada y con tanto por contar llegamos casi a la conclusión de que no hay, al final, buenos o malos, sino víctimas de unas costumbres y de una situación mayor. Se deja al Tiempo como responsable final de todo.

Nos queda un segundo volumen de Ayako por devorar, aunque seguro que los incondicionales de Tezuka conocerán la obra de alguna edición anterior. La que ahora publica Planeta Cómic, la que traemos hoy, está editada con amor hacia el producto. Excepcional edición en tapa dura con nuevas traducciones y lujoso acabado. Sin duda, la que merece tamaña obra.

  • Ayako vol.1. Planeta Cómic.
  • cartoné. 459 pp. b/n. 28 €

ayako

Sobre Giacco

avatar

Redactor jefe de las secciones de Cómics y Videojuegos, así como presentador de muchos de los programas de Hello Friki Podcast.

Comentar

x

Check Also

Planeta Cómic. Novedades de Marzo 2018

Otro mes cargado de novedades interesantes en Planeta Cómic. El segundo tomo de Your Name ...

Planeta Cómic. Novedades Febrero 2018

Planeta Cómic lanza una amplia oferta de publicaciones en Febrero, donde encontramos gran variedad de ...