Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica Osamu Tezuka 05: BÁRBARA

Crítica Osamu Tezuka 05: BÁRBARA

La obsesión, la locura y el amor al arte en su más pura expresión. Así podría definirse esta inclasificable obra del maestro japonés. Bárbara explora las pasiones del artista hasta las últimas consecuencias, las que arrasan con todo para alcanzar la perfección absoluta en fondo y forma. La pieza única, la obra maestra. Es un estudio decadente del hombre en sociedad, de la preocupación de uno mismo en exclusiva por encima de los demás. El libro saca a relucir las peculiaridades y extravagancias de los jóvenes artistas como excusa para volver a presenciar una radiografía comunitaria de materialismo y superficialidad.…

Resumen de Reseña

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

“Un artista se debe solo a su arte. La política o el dinero no son más que estorbos en su camino”

Resumen : Bárbara es un viaje a la oscuridad del alma, una visión cruda del ansia artística y una radiografía de las obsesiones más enfermizas. Una obra explosiva que engancha de principio a fin.

Valoraciónes : 3.65 ( 1 votos)

La obsesión, la locura y el amor al arte en su más pura expresión. Así podría definirse esta inclasificable obra del maestro japonés. Bárbara explora las pasiones del artista hasta las últimas consecuencias, las que arrasan con todo para alcanzar la perfección absoluta en fondo y forma. La pieza única, la obra maestra. Es un estudio decadente del hombre en sociedad, de la preocupación de uno mismo en exclusiva por encima de los demás. El libro saca a relucir las peculiaridades y extravagancias de los jóvenes artistas como excusa para volver a presenciar una radiografía comunitaria de materialismo y superficialidad. Una obra muy oscura y turbia publicada como no en los setenta, donde se vuelve a subrayar la crítica social de esta época por parte del autor. Utilizando la escritura como modo de expresión de su protagonista, Yosuke Mikura, lo sobrenatural entra en juego para justificar los desequilibrios psicológicos que conducen a la ejecución de su arte. Aunque en muchas de sus obras utiliza el enfoque fantástico para probar las reacciones de sus personajes en situaciones límite o imposibles, en Bárbara el elemento fantástico no está del todo explicitado. El autor de forma intencionada provoca  al lector a que deslinde los límites de la realidad, que es fantasía y que no. Pero en varias direcciones, ¿todo es fantasía del escritor por su desbordante imaginación absorbida por los delirios y la oscuridad?, ¿o es fantasía como elemento narrativo a la hora de presentar los hechos? Si además nos referimos a un relato de ficción que a su vez es la historia de un escritor que cuenta en su obra experiencias similares a las vividas, el resultado de la unión de ambas ficciones da como fruto un delicioso ejercicio de metalenguaje y metafísica. El análisis del ser en una obra de ficción (la de Tezuka) que a su vez se autoanaliza en otra (la de Mikura) a partir de vivencias que le forman como persona y que refleja explícitamente en su legado artístico. Estudio de la existencia y del arte a través del pensamiento y de la comunicación escrita.

20170202_003409 20170202_003922

La estructura de la obra es bastante peculiar. Da la sensación que se ha ejecutado mediante arreones durante varios años. Cuando al contrario, se gestó en dos. Los episodios iniciales funcionan como momentos alucinógenos autoconclusivos que invitan a pensar que la obra trata sobre un ensayo sobre las neuras y paranoias de aquellos intelectuales que sólo viven por y para su obra. Siempre con un claro componente sexual, sus frustraciones al respecto reflejan un desorden mental psicótico que conmueve. La repetición de desenlaces ridículos invitan a pensar que el libro va a resultar un compendio de delirios en situaciones cotidianas pero queda interrumpido por la revelación. La obsesión en busca de la inspiración necesaria para lograr su único objetivo en la vida, la obra maestra que dinamite los cimientos establecidos en la literatura de este marco de ficción, queda colmada gracias al personaje capital de esta obra: Bárbara. Y a partir de ahí nos mete de lleno en una historia río adictiva de sucesivos continuarás que rompe el molde anterior

20170202_003748

Recogida de la calle, la coprotagonista encierra la clave para encontrar los elementos inspiradores necesarios en Mikura en busca de su meta. Adoptando a esta vagabunda, los secretos que la joven esconde van dando al lector esas circunstancias que permiten adentrarnos en la parte fantástica de la obra y la exploración de Tezuka en el mundo de la hechicería. Si en Dororo analizaba la mitología yokai, en Alabaster la ciencia prohibida con fines espurios y en Devorar la Tierra la venganza divina, en Bárbara saca a relucir su conocimiento sobre la mística del ocultismo, la brujería y la magia negra como algo real, con sus rituales clandestinos incluidos. No obstante, la mitología creada en torno al personaje que da nombre a la obra es ambigua y confusa. Provoca al lector. Mientras en ocasiones es difusa la certeza de su trasfondo fantástico y sobrenatural, en otras lleva a pensar que su presencia inspiradora es la excusa para que los artistas se vean como mejores artistas fruto de sus propias fantasías. De un modo u otro, nada es real. Aquí es donde daría inicio la segunda parte de esta absorbente obra, cuando ella juega con los demás aprovechándose de la superstición de sus “víctimas”. Juego al que participa mediante una acertada apariencia física otro secundario de la serie, Mnemósine, madre de Bárbara y representada igual que la Venus de Willendorf. Como Lucien en su biblioteca onírica, guarda las obras desconocidas de los grandes maestros en un lugar imaginaria o real según le dé y funciona como recurso explicativo del ámbito sobrenatural del relato.

20170202_003703

La espiral vertiginosa de acontecimientos pasa de historias sueltas y autocontenidas a un thriller misterioso que no concede respiro. Mediante giros locos totalmente inesperados, los convencionalismos anteriores presuntamente aceptados se destruyen por la exploración del esoterismo, los cultos secretos, los ritos vudús y las maldiciones. Esta montaña rusa narrativa alcanza explicación en el convencimiento del protagonista de que con Bárbara ha cruzado la línea de lo moralmente aceptable. Todo para adentrarse en un túnel personal obsesivo que no ve la luz, donde cierra su calvario existencial en la más absoluta consumición y deshumanización.

Bárbara es un viaje a la oscuridad del alma de dudosa moral, un acercamiento al ocultismo y sus fanatismos, una visión cruda del ansia artística y una radiografía de las obsesiones más enfermizas. Una obra explosiva que engancha de principio a fin.

 Barubora, Tezuka Productions. Bárbara, ECC Ediciones. Rústica. Blanco y Negro. 432 pags. PVP: 20 euros. Fecha de Edición: Noviembre 2016.

portada

 

Sobre Álvaro Gekko

avatar

Comentar

x

Check Also

Crítica: “Wonder Woman: Huesos”. Drama y épica al servicio de un gran desenlace.

A medida que la calidad de la etapa no caía sino que como poco se ...

Crítica: “Grandes Autores de BATMAN: Neal Adams, ¿Hombre o Murciélago? Artículo de lujo.

Man-Bat duró poco tiempo en la nevera. Con su potente look y con las aproximaciones ...