Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica: “Lucifer. Integral 1”. El ángel caído se levanta.

Crítica: “Lucifer. Integral 1”. El ángel caído se levanta.

Morfeo, el Señor del Sueño, bajó al Infierno dispuesto a enfrentarse con su regente en busca de sus artilugios. Se preveía una batalla épica, cósmica, extraordinaria, entre él y el Ángel Caído, pero nada sucedió como se esperaba, llegando a coger por sorpresa incluso al Eterno Rey Sueño. Lucifer abandonaba su puesto como regente infernal, dimitía, se retiraba... hastiado, harto y cansado de una responsabilidad con la que jamás se había sentido a gusto. Para superar esa especie de crisis existencial no se le ocurrió mejor manera que venir a la Tierra y, tras unas vacaciones relajadas (mítica la escena…

Resumen de Reseña

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Imprescindible

Resumen : Uno de los puntales del sello Vertigo, que nació como spinoff y acabó con un personaje referente.

Valoraciónes : 4.9 ( 1 votos)

Morfeo, el Señor del Sueño, bajó al Infierno dispuesto a enfrentarse con su regente en busca de sus artilugios. Se preveía una batalla épica, cósmica, extraordinaria, entre él y el Ángel Caído, pero nada sucedió como se esperaba, llegando a coger por sorpresa incluso al Eterno Rey Sueño. Lucifer abandonaba su puesto como regente infernal, dimitía, se retiraba… hastiado, harto y cansado de una responsabilidad con la que jamás se había sentido a gusto. Para superar esa especie de crisis existencial no se le ocurrió mejor manera que venir a la Tierra y, tras unas vacaciones relajadas (mítica la escena en la que Lucifer contempla desde la playa, en bañador y cóctel en mano, pero visiblemente emocionado, contempla una hermosa puesta de sol) decide establecerse en Los Ángeles como dueño de un garito de moda llamado Lux, donde sirven copas y hay actuaciones en directo.

Hasta aquí lo que sabíamos de lo visto en la serie de Sandman, donde este personaje apareció por primera vez y con su personalidad y carisma optó por protagonizar una miniserie propia y, pronto, una serie regular también bajo el sello Vertigo.

El encargado de contar las nuevas historias  de Lucifer, en su recién estrenada y singular situación, fue el guionista británico Mike Carey, ya vinculado al mundo de los cómics por sus trabajos en editoriales independientes y en la revista de cómics inglesa 2000 AD. La calidad de sus guiones en Lucifer (la serie que estamos comentando) y su extensa etapa en otro título Vertigo de referencia, Hellblaizer, le valdrían para obtener un prestigioso premio Eisner y para convertirse en uno de los escritores de moda, recalando con su trabajo en Marvel donde se encargó de varios títulos, X-Men incluidos.

Carey no se limita en Lucifer a contar las  aventuras del Angel Caído en nuestro mundo (olvidaros de la serie de TV!), sino que busca en la profundidad del personaje y hurga dentro de la madeja de posibilidades que ofrece este gran arquetipo. La falta de empatía y la ausencia de humanidad en él no impide que su fuerte personalidad resulte poderosa y magnética, que se apodere de la serie de manera arrolladora y esté siempre presente… aun cuando no lo está. Para sentimientos y comportamientos humanos ya están los secundarios que por las páginas pululan. El Lucero del Alba es un personaje de tal entidad que su presencia en la serie puede disminuir, pero su impronta siempre permanece. En este aspecto recuerda mucho a la mítica The Sandman: hay números en los que no aparece Lucifer más que en una escena, al final, o solo se le menciona… pero esa ausencia intencionada no hace más que otorgarle al personaje más misterio, más fuerza y más leyenda.

Aunque fue creado por el gran Neil Gaiman, la evolución a la que Carey le somete es tan interesante y poderosa que cuesta creer en otro escritor capaz de conseguir tales resultados. La materia prima estaba ahí, aprovecharla era otra cosa… pero el guionista no solamente la aprovecha, sino que la aumenta exponencialmente. No voy a contaros aquí qué es lo que sucede en el fondo de la serie, ese plan que está tejiendo Lucifer, con paciencia y temple y al que nosotros asistimos atónitos, admirados, sorprendidos por la genialidad del autor filtrada a través del personaje. Y es que Carey logra elevar a Lucifer al nivel de aquellos protagonistas que como Sandman, Jesse Custer, Rorscharch, mantienen en quien los lee un recuerdo imborrable. Lástima que su condición inicial de spin-off le haya relegado a ser, a priori, una serie derivada de otra mayor.

Antes mencionaba los personajes secundarios, el otro gran activo de la serie. Mike Carey despliega ante nosotros un crisol de estos, tan variado como interesante. Sacados de las calles, de los suburbios, de las ciudades… o sacados de mitologías orientales o reinventados regentes infernales. De todo encontramos en esta serie… El rencoroso demonio Hugo. La bailarina Jill Peterson cuyo cuerpo hará de anfitrión a un grupo de arcanos mayores. Elaine, la niña que habla con los muertos. Mazikeen, consorte y sirvienta de Lucifer, cuyos secretos descubriremos y asistiremos a su evolución. Musubi, la demonio enviada por el panteón de dioses de Japón para asesinar a Lucifer. Amenadiel, el ángel beligerante empeñado en acabar con el protagonista. La demonio Lady Lys, lasciva ninfómana que esclaviza sexualmente a Christopher Rudd, un condenado que irá ganando puestos en el escalafón infernal y cuya historia es de mis favoritas…

Podría llenar líneas y líneas de texto con todos ellos y las decenas más de secundarios que enriquecen la serie. Perlada de referencias culturales, mitológicas o modernas, y que todo junto acaba siendo un complejo mecanismo, lleno de engranajes y piezas, que re ordenados inteligentemente por el guionista componen una historia sólida, sorprendente, original y contundente.

Este volumen 1 de su edición integral (serán 3 en total) contiene la primera miniserie protagonizada por Lucifer y los 20 primeros números de su serie regular. En todos ellos un amplio abanico de dibujantes se encargan de ilustrar, con sus diferentes estilos, la variada cantidad de personajes y los mundos que estos recorren. Callejones, locales y ciudades de lo más mundano… las profundidades infernales de nuestra cultura y de otras más lejanas… la variedad es tanta como los estilos de los aristas que en el tomo intervienen: Scott Hampton con su estilo pictórico realista en los retratos y sórdido en los escenarios. Chris Weston más convencional, dotando a los suburbios berlineses de la sordidez necesaria. Warren Plece, dibujo perfecto de líneas rudas e incómodas para una historia cruel de fantásmas. O mi favorito, Peter Gross, el encargado de ilustrar la parte más interesante, con ese infierno imitando una de las épocas más sórdidas de nuestra humanidad. Y todos ellos, con sus diferentes estilos, puestos al servicio de un guionista que sabe aprovechar sus diferencias para potenciar cada parte de la historia.

Lucifer es una serie destacable dentro de la inmejorable Vértigo de finales de los ’90 y principios de los 2000. Una colección que nació como spin-off y se llegó a convertir en título de culto, con personalidad y carisma propio, gracias a la literatura sobresaliente nacida de un inspirado Mike Carey. Recogió el testigo y supo no solo estar a la altura, sino elevar al personaje a lo más alto. Y, hablando del Ángel Caído, eso es mucho que decir.

 

  • Lucifer. Integral 1. ECC Ediciones
  • edición original. The Sandman Presents: Lucifer 1-3.  Lucifer nums. 1-20 USA. Vertigo/DC
  • cartoné. 544 pp. color. 44,50 €

Sobre Giacco

avatar

Redactor jefe de las secciones de Cómics y Videojuegos, así como presentador de muchos de los programas de Hello Friki Podcast.

Comentar

x

Check Also

Lucifer no será cancelada gracias a Netflix

La presión de los seguidores de la serie a través de las redes sociales ha ...

DC relanza el sello ‘Vertigo’ con 7 nuevas colecciones.

Según informa ‘The Hollywood Reporter’, DC Entertainment relanzará este otoño su desaparecido sello Vertigo con ...