Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica: “Grandes Autores de Vertigo: Jill Thompson”. Como sobrevivir a los finales y otras historias.

Crítica: “Grandes Autores de Vertigo: Jill Thompson”. Como sobrevivir a los finales y otras historias.

Auténtico y de gran personalidad, el arte de Jill Thompson quedó grabado a fuego en el colectivo fanático de la línea precursora de Vertigo gracias a su amplío registro de expresividades oscuras, atmósferas opresivas y ambientes insanos. Muy profuso en la intercalación de costumbrismo y fantasía, su estilo áspero y sombrío casaba estupendamente con los encargos siniestros y pesimistas que recibía de los que revolucionaron el cómic mainstream adulto. El mosaico de piezas gráficas que forman el presente tomo refleja a la perfección el abanico de posibilidades de la artista, clavando en el papel las maldades y mezquindades internas y…

Resumen de Reseña

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

“Consigue que la máquina del tiempo funcione para el viernes o no te graduarás”

Resumen : Combinado de emociones y terrores bajo el lápiz de una grande del cómic.

Valoraciónes : Sea el primero!

Auténtico y de gran personalidad, el arte de Jill Thompson quedó grabado a fuego en el colectivo fanático de la línea precursora de Vertigo gracias a su amplío registro de expresividades oscuras, atmósferas opresivas y ambientes insanos. Muy profuso en la intercalación de costumbrismo y fantasía, su estilo áspero y sombrío casaba estupendamente con los encargos siniestros y pesimistas que recibía de los que revolucionaron el cómic mainstream adulto. El mosaico de piezas gráficas que forman el presente tomo refleja a la perfección el abanico de posibilidades de la artista, clavando en el papel las maldades y mezquindades internas y externas de las personalidades desarrolladas por los escritores. Porque los guiones encierran tanta amoralidad y mediocridad ética, que un estilo limpio, claro y suelto enervaría cualquier credibilidad. Es necesario profundizar en sombras, líneas y marcas para conectar al lector con una obra de estas características. Las que muestran el terror en entornos familiares, en fantasías domésticas de fin de semana y en perversiones críticas del artificial buen rollo escolar norteamericano.

Efectivamente, aprovechándose de la indefensión adolescente abandonada por la irresponsabilidad paternal, la historia autoconclusiva de “Swamp Thing” (# 159 USA) juega críticamente con la dejadez filial a través de una versión bastarda de La Cena de los Idiotas de un grupo de aristócratas que por aburrimiento traspasan los límites de la moralidad. El guión encaja como un guante en una Thompson que interpreta a esa Cosa del Pantano llena de rabia e ira desatada que tanto nos gusta ante injusticias XXL sin necesidad de introducirle en cuerpo presente.

 

El episodio doble escrito por Terry Laban en los números 13 y 14 de la serie “The Dreaming” respeta fielmente el espíritu Gaiman gracias al contraste ideal entre el sueño y la vigilia con el mejor resultado que ha dado la mitología Sandman. La que trastoca relaciones y objetivos de los inocentes humanos que caen en las redes de la creación literaria del escritor inglés cuando un mínimo toque del mundo regentado por Morfeo les afecta, cambiándoles la vida para siempre y sirviéndoles como vehículo de autoconocimiento para redefinirse. Como suele pasar en el cómic de adultos, la crítica social se disfraza maliciosamente para denunciar vergüenzas de nuestra sociedad (aquí las reservas indias norteamericanas) presentando al esquivo y tramposo no-villano de la historia, Coyote. Un caradura que se guardaba una última carta del reino Sueño para volver loco a sus guardeses y sus pobres víctimas. Un liante con mucha imaginación que permite reencontrarnos con esa maravilla de personaje que es Matthew y con una idea asombrosamente macabra en forma de casino de dioses que sirve de golosina para que el panteón indio no proteste. Mala leche, giros sorprendentes, estudio de las relaciones de pareja y estafas sobrenaturales forman los ingredientes de este combinado fantaterrorífico. Thompson naturaliza la cantidad de texturas internas de los personajes, a pesar de su gran número, concediendo a cada uno su parcela de carisma e importancia. Los diseños de las criaturas fantásticas son ideales para el encargo escrito y se nota por sus poses y gestos que tienen vida interior. Algo esencial si quieres que los textos se impongan a unas mentes lectoras exigentes y ávidas de ideas, si no originales, al menos sí refrescantes e interesantes. Y para dos grapitas, el resultado es satisfactorio.

   

Aparte de una interesante historia introspectiva de “Los Libros de la Magia” y una joyita traída del universo “Fábulas”, en la que Thompson deja a las claras que en el uso y tratamiento del color es una número uno llevando al terreno del cómic la apariencia gráfica de los estudios de animación, la historia más potente del libro es “Finales” (Will Pfeifer), una divertida y morbosa serie limitada que representa lo mejor del sello editorial cuando quiere plantear historias cortas, de sutil humor negro, inteligentes y sin ninguna pretensión. En “Finales” la crítica social al sistema educativo desde el punto de vista familiar como desde el académico es contundente, el fervor religioso queda en entredicho y el cachondeo con el género fantástico y de ciencia ficción es ingeniosamente maquiavélico. El gancho lo obtenemos con la propia idiosincrasia de la Universidad Estatal de Knox, donde los límites de la ética brillan por su ausencia y donde el sobresaliente se obtiene del fin más eficaz e innovador posible sin importar las consecuencias de los medios, aunque tengan que arrastrar cadáveres por los pasillos o sean los más crueles y violentos concebidos por el alumnado. Competencia desleal y torticera a saco entre compañeros, puñaladas traperas y violencia sin control, la selección natural de Darwin toma un nuevo camino de perversión graficoliteria donde la ley del más fuerte ya no prevalece por sí misma sin un intelecto valiente y poderoso. Deliciosamente incorrecta, “Finales” se descubre como un oasis en nuestro desierto diario de chorradas buenistas. Una píldora de diversión pura e inteligente fabricada hace ya veinte añazos y lanzada ahora para estimular mentes hambrientas de comedia negra y emociones fuertes.

Swamp Thing núm. 159, The Dreaming núms. 13-14, The Books of Magic núm. 42, Finals núms. 1-4, 9-11: The World’s finest comic book writers & artists tell stories to remember vol. 2, Masks: Too Hot for TV núm. 1, Fables: 1001 Nights of Snowfall, Fables núm. 59, House of Mystery núm. 2, The Unexpected, DC Comics/Vertigo; Grandes Autores Vertigo: Jill Thompson, ECC Ediciones. Color. Cartoné. 256 pags. Pvp: 25 €. Fecha de Edición: Enero 2018. 

Sobre Álvaro Gekko

avatar

Comentar

x

Check Also

Crítica: “ Antes de Watchmen: Minutemen”. Joya reivindicable.

Conmemoración, homenaje, precuela, etc, etc, etc. Irrelevante. Darwin Cooke lleva a su terreno las bases ...

ECC Ediciones. Novedades Agosto 2018

Ni en verano descansa la gente de ECC Ediciones, que nos llena el veraniego mes ...