Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica: “Liga de la Justicia: El Dolor de los Dioses”, la cruda realidad.

Crítica: “Liga de la Justicia: El Dolor de los Dioses”, la cruda realidad.

Tras cumplir el centenar de números en su vol. 1 de los años '90, la JLA inició un arco argumental de 6 capítulos que, bajo el título El Dolor de los Dioses, exploraba las personalidades individuales de los miembros del equipo, ahondando en traumas y shocks producidos por su peligrosa dedicación. Se alejaba de la acción directa y de los habituales combates héroe vs. villano para meterse de lleno en cuestiones más profundas, abordando diatribas tan interesantes como poco habituales en este tipo de cómic. ECC recoge esta saga en un excelente tomo, dentro de su línea "Grandes Autores de…

Resumen de Reseña

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Muy Recomendable

Resumen : Interesante cómic donde prima la reflexión de los héroes cuando se enfrentan a dilemas reales.

Valoraciónes : Sea el primero!

Tras cumplir el centenar de números en su vol. 1 de los años ’90, la JLA inició un arco argumental de 6 capítulos que, bajo el título El Dolor de los Dioses, exploraba las personalidades individuales de los miembros del equipo, ahondando en traumas y shocks producidos por su peligrosa dedicación. Se alejaba de la acción directa y de los habituales combates héroe vs. villano para meterse de lleno en cuestiones más profundas, abordando diatribas tan interesantes como poco habituales en este tipo de cómic. ECC recoge esta saga en un excelente tomo, dentro de su línea “Grandes Autores de la JLA”

Para empezar, no hay un argumento común que recorra claramente los 6 números, no hay una historia que se desarrolle y concluya. Va más allá. Cada uno de los episodios explora los pensamientos y sentimientos de un personaje concreto frente a una situación comprometida. Superman asiste impotente a la muerte de un compañero… debe decidir y valorar un curso de acción concreto en un momento crítico, sabiendo que tome la decisión que tome, alguien morirá. Opta por salvar a los civiles a costa de la vida de su compañero. Ese remordimiento y sentimiento de culpa le acosará a lo largo de la serie y será el villano intangible, invisible e invencible, que le atormentará. Solo el consuelo y la comprensión del resto de la JLA podrá llegar a ser un alivio, aunque el dolor no desaparecerá.

Algo parecido sucede en los episodios dedicados a Flash y a Green Lantern. Para el Detective Marciano, en cambio, el problema es distinto. Aquí exploran la soledad y el vacío existencial que sufre el personaje viviendo aislado y confundido en un planeta que no entiende con sus gentes que no entiende. En cuanto a Wonder Woman, ella se enfrenta a una nueva villana que la pone contra las cuerdas, estando a punto de morir. Mirar de cara esa posibilidad, paladear la muerte cierta, será lo que derrumbe moralmente a la amazona y le haga reflexionar sobre su modo de vida. El episodio que cierra, dedicado a Batman, sirve para atarlo todo y darle un sentido final, común y cohesionado a los cinco anteriores. Un broche perfecto para una historia atípica y apasionante.

En el dibujo tenemos a Ron Garney, artista que no me agradó en trabajos anteriores y he valorado su trabajo de manera más bien negativa. Sin embargo, en esta ocasión, el trabajo realizado en El Dolor de los Dioses hace que me replantee mi opinión sobre el artista. Quizá sea porque él mismo entinta su lápiz, quizá sea por una buena conexión con Chuck Austen o por una mayor implicación con el proyecto… lo cierto es que el dibujo luce excelente a lo largo de la serie. Viñetas grandes y poderosas, contundentes, con personajes imponentes que llenan cada plano… páginas de composición atrevida y ángulos de cámara excelentes e inusuales (el vuelo de Green Lantern, la carrera de Flash por una pared de edificio, las escenas oscuras de un iracundo detective Marciano, el primer plano de una superada Wonder Woman, conjugado con viñetas estáticas del combate casi en tablas) El cómic entero rebosa talento a través de los dibujos de Ron Garney.

El guión de Chuck Austen es sobrio y solemne, incluso parece que dé un paso atrás para el lucimiento del dibujo. Sea como fuere, esa economía literaria conjuga muy bien con un cómic de este estilo y ayuda a sentir el pesar de los héroes y sus conflictos internos. El Dolor de los Dioses es por todo esto un gran cómic de superhéroes en el que la personalidad y el arte de sus autores convierte un producto maelstream en una obra diferente y excelente. Los problemas y los conflictos morales priman sobre la acción y la aventura a raudales que se le presupone a un cómic de la JLA. La pregunta que puede asaltar al posible lector es si se trata de un cómic demasiado serio o pretencioso. La respuesta es clara: sobre todo, es un gran cómic. No evita escenas de acción ni de combate, pero el peso de la historia recae en lo que de verdad convierte esta obra en algo especial: los dilemas y problemas de corte real que, de paso, consiguen volver estos mitos del papel en algo más sólido y tangible de lo que estamos acostumbrados.

Estar a la altura para transformar un cómic de esta manera es algo tan difícil que no me cansaré en insistir sobre ello. Por tanto, estamos ante un tomo altamente recomendable, que trasciende lo habitual en el género y demuestra, con talento y oficio, que los superhéroes son mucho más que músculo, disfraces y puñetazos para resolverlo todo. El Dolor de los Dioses es el Goce de los Lectores.

  • Grandes Autores de la Liga de la Justicia. Chuck Austen. El Dolor de los Dioses. ECC Ediciones.
  • edición original. JLA vol. 1 nums. 1 al 6. DC Comics
  • cartoné. 152 pp. color. 16,95 €

Sobre Giacco

avatar

Redactor jefe de las secciones de Cómics y Videojuegos, así como presentador de muchos de los programas de Hello Friki Podcast.

Comentar

x

Check Also

Crítica: “Lucifer. Integral 2”, Dios de otro mundo.

El segundo tomo integral de Lucifer contiene los números 21 al 49 de la fantástica ...

ECC Ediciones. Novedades Agosto 2018

ECC nos presenta sus novedades para el mes de vacaciones por antonomasia, Agosto. En él ...