Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica: “El Señor Jean, edición integral”. Atemporalidad actual.

Crítica: “El Señor Jean, edición integral”. Atemporalidad actual.

Atemporal y contemporánea se lee treinta años después el señor Jean. La aventura vital del protagonista se sigue fluida y cómoda a través de sus numerosos capítulos separados por elipsis espaciotemporales. Funcionales para seguir sus experiencias en la vida de forma orgánica y cambiante pero también como entes autónomos e independientes que tienen sentido propio y exclusivo. Narraciones cortas, sueltas e irrelevantes se mezclan con otras largas, imprescindibles para el conjunto de la obra y de gran peso creativo desde los puntos de vista objetivos y subjetivos de Jean, presentan una historia río donde el día a día es el…

Resumen de Reseña

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

"el problema de las cacas de perro...es que la gente tiene miedo a morir"

Resumen : Atemporal y actual, la obra es tan viva y cambiante que no envejecerá jamás.

Valoraciónes : Sea el primero!

Atemporal y contemporánea se lee treinta años después el señor Jean. La aventura vital del protagonista se sigue fluida y cómoda a través de sus numerosos capítulos separados por elipsis espaciotemporales. Funcionales para seguir sus experiencias en la vida de forma orgánica y cambiante pero también como entes autónomos e independientes que tienen sentido propio y exclusivo. Narraciones cortas, sueltas e irrelevantes se mezclan con otras largas, imprescindibles para el conjunto de la obra y de gran peso creativo desde los puntos de vista objetivos y subjetivos de Jean, presentan una historia río donde el día a día es el hilo narrativo y lo que pone en marcha los acontecimientos. La psicología de las generaciones maduradas en democracias asentadas permiten la conexión afectiva e intelectual tanto para lo bueno como para lo malo entre el lector y los personajes. La coincidencia de situaciones y conversaciones entre ambos polos de la publicación es total. La única diferencia es que no hay teléfonos móviles ni tablets pero si maquinitas y teléfonos fijos.

Los dos primeros álbumes recogen una serie de historias donde el costumbrismo es el elemento nuclear de las mismas. Es Jean haciendo y/o pensando cosas, actos como instrumento para conocer su familia, su trabajo, sus amistades y sus conocidos. Y aunque parezca intrascendente y plana esta primera parte, situaciones concretas de Dupuy y Berberian plasmadas en este personaje, resultan ser la piedra rosetta de la obra en su conjunto. Gracias a ella vamos a poder clasificar los secundarios más importantes y reconocibles que tendrán gran importancia en el resto del volumen y asienta la base de Jean como personaje. El punto de partida vital que necesitamos para conocer el grado de madurez que va a alcanzar al final.

Como las situaciones, pensamientos y las formas de encararlas por parte Jean son tan cercanas, la obra vive y muta en función de los cambios que por edad, tanto en su estructura temporal como en su vertiente intrínseca por madurez y experiencia, sufre el lector. El que lea esto con veinte años puede atisbar lo que le espera, los de treinta y cuarenta se verán prácticamente reflejados en las experiencias de todos, esbozando sonrisas, asintiendo reflexivamente y suspirando por ataques nostálgicos, y el resto, emocionados por los recuerdos positivos arrojando a la papelera mental los negativos. Ya sea por la filosofía de vida de Jean, ya sea por las situaciones producidas por sus colisiones con los secundarios (es omnipresente en la obra), la obra se puede definir como una comedia costumbrista con más realidad que ficción. Sí es verdad que en la cara amable de la vida. Al fin y al cabo tampoco es que la de Jean sea un mar de tragedias y disgustos, el único trauma que padece es un fuerte desengaño amoroso que encima se resuelve con una caprichosa segunda oportunidad del destino, pero la vocación de los autores no era precisamente sacar a relucir lo peor del ser humano. Partiendo de una persona sana y desahogada económicamente, la identificación no viene por ahí, sino a partir de las vivencias y reflexiones que nos presenta la vida a pesar de que todos hayamos experimentado más de una desgracia a lo largo de la misma. Porque también hemos vivido momentos amables y festivos, que es donde el Señor Jean entra como avatar de nuestra personalidad sin lastres.

El señor Jean forma parte de esos vehículos que la ficción concede de vez en cuando para sumergirnos en la vida del vecino de al lado o con la del que vemos en el espejo desde el punto de vista de cada uno, convirtiendo cada ejemplar publicado único en su especie, como único en su especie es cada lector.

Monsieur Jean 1-5, La théorie des gens seuls, Les Humanoides Assiciés; Monsioeur Jean 6-7, Dupuis. El Señor Jean, edición intregral, ECC Ediciones. Cartoné. Color. 528 pags. Pvp: 40 €. Fecha de edición: Marzo 2018.

Sobre Álvaro Gekko

avatar

Comentar

x

Check Also

Crítica: “Desolación Jones”. Género negro desolado.

Warren Ellis demuestra con “Desolación Jones” su polivalencia en el medio. Aquí se aproxima al ...

Crítica: “Nick Cave, Mercy On Me”. Biografía autorizada.

Cómic y música se reúnen en la casa del primero para honrar al gran Nick ...