Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica: “Flash de Mark Waid. Punto Muerto”. El dios de la velocidad.

Crítica: “Flash de Mark Waid. Punto Muerto”. El dios de la velocidad.

Continuamos con las aventuras del velocista escarlata en la etapa escrita por Mark Waid de la que se han tomado varios hilos argumentales para tejer la serie de TV que forma parte del llamado Arrowverse, protagonizada por Grant Gustin como Barry Allen. Del tomo que traemos hoy, Punto Muerto, se ha extraído el enemigo a batir de la tercera temporada: Savitar, además de su amenaza futura que debe ser neutralizada antes de que suceda... pero vamos a explicarlo. Flash de Mark Waid: Punto Muerto es el volumen publicado por ECC Ediciones que recopila los números 108 a 121 de The…

Resumen de Reseña

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Recomendable

Resumen : Etapa interesante y divertida. Continúa la serie que Mark Waid escribió para el personaje

Valoraciónes : Sea el primero!

Continuamos con las aventuras del velocista escarlata en la etapa escrita por Mark Waid de la que se han tomado varios hilos argumentales para tejer la serie de TV que forma parte del llamado Arrowverse, protagonizada por Grant Gustin como Barry Allen. Del tomo que traemos hoy, Punto Muerto, se ha extraído el enemigo a batir de la tercera temporada: Savitar, además de su amenaza futura que debe ser neutralizada antes de que suceda… pero vamos a explicarlo.

Flash de Mark Waid: Punto Muerto es el volumen publicado por ECC Ediciones que recopila los números 108 a 121 de The Flash, además de unos cuantos de la serie Impluse y un one-shot en el que comparte protagonismo con Nightwing. Punto Muerto es el nombre de la primera aventura del tomo, en seis partes, que narra la llegada del dios de la velocidad, Savitar, amenazando la existencia de todo aquel super tipo que utiliza poderes de velocidad extraídos de la llamada Fuerza de la Velocidad. Wally West tiene una comunión tal con dicha fuerza que Savitar no es capaz de absorverlos y dejarle desvalido, algo que ya ha hecho con el resto… por lo que será el único capaz de enfrentarse a él. Se trata de una aventura coral de la “familia Flash”, donde aparecen los habituales de la serie a los que Mark Waid ya incluye por inercia ampliando el círculo de secundarios y manteniéndolo homogéneo para conseguir una sensación de familiaridad y camaradería muy poderosa. Y por enésima vez, Wally tendrá que poner sus poderes al límite… lo que le llevará a perderse en el tiempo, en el futuro… otra vez.

En esta ocasión se nos reserva una sorpresa: la llegada de un Flash del futuro, del siglo XXVII. John Fox. Un Flash moreno de mecha blanca, con uniforme azul y negro y con sospechosas intenciones. Junto a Linda, la novia de Wally, se enfrascarán en la investigación de los ataques que un conocido villano (y sus imitadores) están perpetrando por todo Keystone City. Descubrirán una conspiración que va mucho más allá de sus sospechas y encierra una amenaza que no podían imaginar y que, para detenerla, tendrán que contar con ayuda externa de alguien que regresa. Mientras tanto, acompañaremos a Wally, el Flash contemporáneo, en sus tropiezos temporales, dando saltos por distintas épocas futuras para poder regresar al tiempo que le pertenece. Pero ¿por qué no puede? ¿Qué o quién se lo está impidiendo? En estas, Wally se encontrará con viejos conocidos de la serie, como los hijos que en el futuro tuvieron Barry Allen e Irish West. Solo los conocedores en profundidad de la serie encontrarán todas las referencias y guiños y mensajes que esta parte de la aventura encierra.

Además de con una aventura que mezcla a los superhéroes con la política, donde intereses y traiciones tan ligados a esa profesión están presentes y que tiene como protagonista a un entrañable Flautista, el tomo se completa con una aventura autoconclusiva de protagonismo compartido entre Flash y Nightwing. Se trata del DC Universe Hollyday Bash 1 y nos lleva a unas vacaciones de esta pareja que pasan de ser un relajado descanso a una aventura con tintes sobrenaturales. De consumo rápido y agradable, es siempre una gozada encontrar a estos dos personajes juntos, haciéndonos rememorar los gloriosos días de la serie New Teen Titans, cuando eran inseparables… y algo queda.

Mark Waid elabora unas historias entretenidas e interconectadas, que forman un conjunto homogéneo gracias en parte al rico y variado conjunto de personajes que se mueven en el entorno del protagonista. Son aventuras de corte clásico repletas de viejos conocidos y que utilizan sin agotar fórmulas ya vistas en la serie… sin por ello negar la llegada de nuevas caras, nuevos personajes que, con el tiempo, han pasado a formar parte del universo del velocista. De hecho, la prueba más contundente de la calidad y “gancho” de estas historias es que se estén utilizado varios componentes presentes en ellas para formar la serie de TV. Es decir, que estas historias siguen vigentes y se disfrutan de manera atemporal… si eres público entregado al género superheróico, por supuesto.

En el tema gráfico seguimos con el mismo patrón de lo visto en toda la etapa Mark Waid, es decir, no hay un dibujante estable. En Punto Muerto encontramos a un espectacular Oscar Jiménez que, en ocasiones, apura tanto el dinamismo de sus páginas que puede volverlas algo confusas, aunque nada preocupante. Humberto Ramos está presente y defiende los números que corresponden a la serie Impulse, con su característico estilo de proporciones exageradas y gesticulantes personajes, con su chispa y frescura habitual. Anthony Castrillo, Jim Cheung, Paul Ryan entre otros completan el listado de dibujantes… llamando la atención particularmente el trabajo de Castrillo, que en muchas ocasiones imita el dibujo de John Byrne, llegando incluso a hacer dudar de la autoría del dibujo si uno no presta atención en las diferentes maneras de narrar gráficamente que tienen ambos artistas. El resto de autores, y por lo general, cumplen más que de sobra con este cómic en el que prevalece la aventura y la acción.

Aventuras llenas de acción y con una historia que engancha, pese a sus tópicos, pero que sabe poner pon encima de estos a sus personajes. Con una narración continuada fácil de seguir y repleta de buenos momentos, apoyada por un dibujo a ratos espectacular y a ratos mejorable, pero siempre cumplidor y eficiente, sin estorbar lo importante de una buena aventura de superhéroes: la diversión. Y con este tomo Mark Waid está más que confirmado como uno de los escritores más duraderos y estables de los que se han encargado de la serie, consiguiendo que Wally West sea un Flash tan importante como llegó a serlo Barry, incluso más para algunas generaciones de lectores, entre los que me incluyo.

  • Flash. Mark Waid. Punto Muerto. ECC Ediciones.
  • edición original. The Flash 108-121 USA. The Flash Plus 1. Impulse 9-11 USA. DC Universe Holliday Bash 1. DC Comics
  • cartoné. 456 pp. color. 39,50 €

 

 

Sobre Giacco

avatar
Redactor jefe de las secciones de Cómics y Videojuegos, así como presentador de muchos de los programas de Hello Friki Podcast.

Comentar

x

Check Also

Elseworlds. Argumento, fechas y póster comiquero del crossover en the CW

Este año promete ser muy interesante el cruce de las series DC en la cadena ...

Crítica: “Flash: Velocidad Terminal”. A toda velocidad al Inframundo

Wally West ya está consolidado como Flash. Las consecuencias de las Crisis y la desaparición ...