Home » Literatura » Críticas de literatura » Reseña: “Las Crónicas de Narnia V: La travesía del Viajero del Alba”, de C. S. Lewis
portada_narnia5

Reseña: “Las Crónicas de Narnia V: La travesía del Viajero del Alba”, de C. S. Lewis

“La travesía del Viajero del Alba” es el título del quinto libro de Las Crónicas Narnia en el orden cronológico y el tercero que el autor C. S. Lewis escribió. Muestra como protagonistas al príncipe Caspian, Lucy, Edmund, el primo de estos Eustace Scrubb y el ratón parlante Reepicheep. Cuando Lucy y Edmund visitan a su primo Eustace Scrubb, son arrastrados a través de un cuadro al barco de Caspian X, Rey de Narnia, que se había embarcado en un viaje para encontrar a los siete nobles de Narnia que desterró Miraz en una misión suicida. Por ello, se dirigen…

Resumen de Reseña

Valoración

Valoraciónes : 3.93 ( 8 votos)

“La travesía del Viajero del Alba” es el título del quinto libro de Las Crónicas Narnia en el orden cronológico y el tercero que el autor C. S. Lewis escribió. Muestra como protagonistas al príncipe Caspian, Lucy, Edmund, el primo de estos Eustace Scrubb y el ratón parlante Reepicheep.

Cuando Lucy y Edmund visitan a su primo Eustace Scrubb, son arrastrados a través de un cuadro al barco de Caspian X, Rey de Narnia, que se había embarcado en un viaje para encontrar a los siete nobles de Narnia que desterró Miraz en una misión suicida.

Por ello, se dirigen al Este pasando por diferentes islas, cada una con su propia historia, hasta llegar al Fin del Mundo, salvando por el camino a cuatro de los siete nobles y nombrando al quinto de ellos gobernante de una de las islas. Al final, Caspian se casa con la hija de una estrella convertida en persona y Lucy, Edmun y Eustace vuelven a su mundo pagando como salvoconducto que Reepicheep se quede más allá del Fin del Mundo, en el País de Aslan.

Lo más entrañable del libro es la transformación que sufre Eustace, quien al principio del relato es un niño insufrible que se ha criado en un internado donde la ley del más mezquino predomina. Lo demuestra una y otra vez quejándose de todo y mostrándose intolerable por todo. Sin embargo, poco a poco va aprendiendo el sentido del honor, la justicia e incluso la valentía.

Especialmente es memorable, de hecho casi la única parte del libro que sorprende en su profundidad, cuando Eustace se convierte en dragón y aprende por la fuerza lo que es la soledad, el sentirse excluido por todos y, al no poder hablar y por tanto no poder quejarse, aprende a solidarizarse, a ayudar a los demás y a buscar su compañía y su cariño… y especialmente su respeto pese a su condición de dragón.

C. S. Lewis remarca muy bien, siempre dirigiéndose a un público infantil, la dura vida de los marineros, cuando se embarcaban en un viaje a lo desconocido donde se les podría acabar la comida y la bebida si se descuidaban y una tormenta podría acabar con todo en un santiamén. El relato del viaje al Fin del Mundo bien podría estar fundamentado en los relatos immram, un tipo de relatos de la literatura irlandesa, pues C. S. Lewis nació en Belfast, Irlanda.

Sin embargo, aunque la descripción del viaje marítimo es bastante acertada, tras decenas y decenas de páginas se vuelve un tanto repetitiva y la novela acaba resultando un tanto monótona. El hecho de navegar se lleva el protagonismo literario en todo momento, y aunque cada isla tenía algún aspecto peculiar que ponía a prueba a los protagonistas de un modo u otro, el resultado general no es del todo satisfactorio.

Tranquiliza, también, que tras haberse dado cuenta Lewis de que el transcurso de los años en Narnia no seguía la misma velocidad que la del mundo real y que, en esto, había cometido errores (o no) de cálculo, al principio de la obra Lucy y Edmund explican a Eustace que, al no seguir el mismo ritmo, en un año del mundo real bien pueden haber pasado tres en Narnia (como es el caso) o incluso miles.

Por cierto, ya les avisó Aslan en el anterior libro “El Príncipe Caspian: regreso a Narnia” que Edmund y Lucy volverían una vez más al mundo de Narnia, y al final del libro lo confirma, diciéndoles que nunca volverán porque ya se han hecho demasiado mayores (aunque nunca he comprendido la importancia de ese hecho, empezando porque los primeros reyes de Narnia eran personas bastante maduras (ver crítica del primer libro)). Sin embargo, no asegura que Eustace no vaya a volver, y de hecho nos volverá a deleitar con sus aventuras en el siguiente libro.

En mi opinión, es un libro bastante soso en su mayor parte, pero que contiene fragmentos bastante interesantes tanto a nivel literario como argumental. También es bueno que por fin Lewis cambie de protagonistas y se despida hasta el último libro de Peter, Susan, Edmund y Lucy, pues ya demostró previamente en “El Caballo y el Muchacho” que cuando se desprende de dichos personajes, es capaz de mejorar bastante el nivel del argumento.

Por cierto, la adaptación al cine de “La travesía del Viajero del Alba” será la próxima película de la saga que, al parecer, está siguiendo el orden de publicación en el medio cinematográfico.

Sobre Víctor M. Yeste

avatar
Director de la web, revista digital y radio online @HelloFriki. Escritor, ingeniero en Informática, cinéfilo, seriéfilo y, en definitiva, friki empedernido.

Comenta con Facebook

comentarios

Comentar

x

Check Also

parasyte-2-cover

Crítica: “Parasyte 2”, cambios por dentro y por fuera.

Después de leer el primer volumen de Parasyte, reseñado aquí, y mucho tiempo esperado, nos moríamos ...

captura-de-pantalla-851

Novedades editoriales de ECC Ediciones

Enero de 2017 se estrena con novedades para una de las editoriales de cómics de ...