Home » Literatura » Críticas de literatura » Reseña: “El día del juicio mortal”
portada-di-juicio-mortal_grande

Reseña: “El día del juicio mortal”

A la velocidad de la luz (porque se publica uno nuevo cada tres meses, más o menos), llega a nuestras librerías la undécima entrega de los libros escritos por Charlaine Harris que han inspirado la serie de televisión “True Blood”, “El Día del Juicio Mortal”.   En este volumen, Sookie Stackhouse, camarera del Merlotte’s y telépata, es testigo de los ataques que el bar está sufriendo por parte de algún ser sobrenatural de identidad desconocida.   Por otro lado, parece que su relación con Eric, vampiro sheriff del área cinco de Luisiana, se debilita debido a los planes que éste…

Resumen de Reseña

Valoración

Valoraciónes : Sea el primero!
70

A la velocidad de la luz (porque se publica uno nuevo cada tres meses, más o menos), llega a nuestras librerías la undécima entrega de los libros escritos por Charlaine Harris que han inspirado la serie de televisión “True Blood”, “El Día del Juicio Mortal”.
 
En este volumen, Sookie Stackhouse, camarera del Merlotte’s y telépata, es testigo de los ataques que el bar está sufriendo por parte de algún ser sobrenatural de identidad desconocida.
 
Por otro lado, parece que su relación con Eric, vampiro sheriff del área cinco de Luisiana, se debilita debido a los planes que éste lleva en secreto con su “hija” Pam, a la vez que la vida de la protagonista se complica con la presencia de su familia feerica.
 
Y es que la joven, con tan solo 27 años de edad, ha pasado por más cosas durante los dos años que abarca la trama de las novelas que las que probablemente puede soportar una persona en toda su vida.
 
Lejos han quedado aquellos tiempos en los que todo comenzó como una inocente historia de amor entre ella y el vampiro Bill Compton, allá por el primer libro, de modo que ahora Sookie tiene que compaginar cosas como organizar una fiesta para los bebes de su amiga Tara con otras como planificar y llevar a cabo un asesinato a sangre fría. Vamos, lo más natural del mundo.
 
Todo esto mientras un hada y una bruja protegen su casa ante la amenaza del retorno de una antigua enemiga que quiere cobrarse su vida, al mismo tiempo que se codea, a caballo entre la desnudez y el recato de una buena cristiana sureña, con dos atractivos vampiros y un hombre lobo no menos apetecible.
 
Añadimos a los siete enanitos y tenemos la quinta entrega de “Shrek” en lugar de este supuesto  libro vampírico (porque ya sale casi de todo menos vampiros) de estructura indefinida, al más puro estilo fanfic.
 
Pero el caso es que esta entrega, como toda la saga, es altamente adictiva. Y a favor de ella se encuentran la ágil prosa de su autora, Charlaine Harris, y la evolución de sus personajes, dotados de una personalidad propia muy bien dibujada.
 
Así, Sookie ha pasado de cuestionarse cada uno de sus movimientos, constándole incluso hacer daño a otros para defenderse, a desear la muerte de otro ser vivo (o muerto) y urdir su asesinato.
 
Hasta los muertos, como su abuela, pueden esconder oscuros secretos y no ser lo que creíamos que eran.
 
Y, aunque en esta novela entran en juego nuevos elementos misteriosos y sobrenaturales que podrían cambiar el curso de la historia, como el “cluviel d’or” (un elemento feerico cargado de una magia muy poderosa), o el esclarecimiento del origen de la telepatía de Sookie y Hunter, el punto de atracción más poderoso del libro (y de toda la saga) es la relación entre Eric y Sookie, quizá menos explotada en esta entrega, para desgracia de los fans.
 
Relación que marca el cliffhanger con el que termina la novela. Un final que, como todos, invita a una secuela de esta saga cuya autora parece tener una imaginación interminable.
 
 
- La reflexión: ¿Por qué en la habitación de Sookie aparecen hombres (vestidos y sin vestir) como si de una atracción turística de tratase? ¿Y por qué ella se lo toma con total naturalidad?

Sobre M.C.Catalán

Directora de la revista digital Hello Friki (http://www.hellofriki.com ), estudiante de Comunicación Audiovisual, coleccionista de historias y onironauta a tiempo completo

Comentar

Comenta con Facebook

comentarios