Home » Literatura » Críticas de literatura » Reseña: “El libro de Jade”, de Lena Valenti
ellibrodejade

Reseña: “El libro de Jade”, de Lena Valenti

Erotismo visceral entre vanirios y berserkers en este primer libro de la saga Vanir. El regusto que me queda después de haberme terminado este libro, que lo he devorado, es más positivo que negativo. Si bien no nos ofrece nada extremadamente nuevo del género al que pertenece, mayoritariamente ha cumplido mis expectativas. Aunque, como ya se sabe, nada es perfecto. Para quien no conozca de qué va esta saga, y este libro en concreto, lo resumo brevemente: chica descubre que su pasado y su familia están vinculados tanto con vanirios como con berserkers (vampiros y hombres lobo). Chico se enamora…

Resumen de Reseña

Valoración

Valoraciónes : Sea el primero!
70
Erotismo visceral entre vanirios y berserkers en este primer libro de la saga Vanir.

El regusto que me queda después de haberme terminado este libro, que lo he devorado, es más positivo que negativo. Si bien no nos ofrece nada extremadamente nuevo del género al que pertenece, mayoritariamente ha cumplido mis expectativas. Aunque, como ya se sabe, nada es perfecto.

Para quien no conozca de qué va esta saga, y este libro en concreto, lo resumo brevemente: chica descubre que su pasado y su familia están vinculados tanto con vanirios como con berserkers (vampiros y hombres lobo). Chico se enamora de chica, chica le rechaza, pero sucumbe a sus musculosos brazos, y se entregan perdidamente a su pasión. Obviamente tiene más argumento, unos malos contra los que luchar, salvar a la humanidad… nimiedades.

Como he dicho, Lena no nos ofrece nada nuevo, de hecho me ha recordado mucho a la saga de la Hermandad de la daga negra de J.R. Ward. Pero las comparaciones son odiosas, y siempre se puede equiparar un libro con otro, siempre. En este caso, puede que sea más fácil por el simple hecho de ir de vampiros y pertenecer al género romántica paranormal.

Pero hay algo en él, que aún no sé qué es, que hace que no puedas dejarlo. Sí, qué tópico; pero no por ello deja de ser cierto. Y es que no puedes dejar de leer. Yo creo que esta cualidad recae en la atracción visceral que sienten los protagonistas, esa dependencia, esa necesidad… hace que quieras saber más, y te traspasa hasta que tú también sientes esa necesidad para con el libro.

Estoy de acuerdo con una opinión que he leído y es que se hace bastante reiterativo. Cada tres páginas te resume lo que le ha ocurrido a la protagonista, lo mucho que ha sufrido… como si creyera que el lector no es capaz de acordarse y tenerlo en cuenta.

El ritmo es correcto, el primer capítulo que te explica la vida de la protagonista es el más denso, aunque en mi opinión no se hace largo. Durante el resto del libro abundan los diálogos y las descripciones son más bien escasas, con lo cual hace que se lea con gran facilidad sin perderte un solo instante.

El punto más negativo que veo a esta historia es la protagonista y el feminismo reverberante que impregna cada una de las páginas. La chica es una petarda, es lo más suave que puedo decir, una niña caprichosa y poco coherente que se cree el centro de atención con una complicada tendencia a hacerse la víctima. Caleb, su hombre, por el contrario, está más cuidado; su personaje está mejor desarrollado y es consecuente hasta el final. Está claro que el problema recae sobre las hembras, dejando a un lado a Aileen que se lleva la palma, la sigue de cerca Ruth, su amiga, y Daana, su cuñada. Ruth es humana, la pinta como una chica resuelta pero por hechos que ocurren, que no voy a desvelar, para ser tan resuelta al final se ancla a una realidad que no es tan real en vez de aceptar su naturaleza; hecho que me echa para atrás a la hora de comprarme el segundo que va precisamente de este personaje. Daana, por su parte, es una diosa entre los vanirios. Aún tengo dudas y no la voy a juzgar alegremente, pero se aferra a sucesos del pasado negando otra evidencia: lo que siente por su odiado Menw.  A mí realmente se me hace pesado lidiar con estos personajes femeninos y lo único que puedo pensar es: “¿cómo los chicos son capaces de aguantarlas?”.

Dejando de lado los personajes, los cuales no hay ninguno especialmente reseñable, me centro en la calidad de las partes eróticas del libro. Puede que esto sea lo que más me haya gustado. Lleno de tópicos de las novelas románticas por excelencia, ya sean los términos o las situaciones, las relaciones sexuales que mantienen los protagonistas están muy bien definidas; sobre todo, ese punto de necesidad animal que se manifiestan, ese anhelo por estar el uno con el otro. 

En las escenas de lucha o de acción creo que flaquea la autora. Además de incrustarnos el final de manera incoherente, las partes de pelea no están narradas con suficiente soltura, a mí no me han parecido naturales; de hecho es muy cinematográfico, como si describiera una película.

En definitiva, aunque la protagonista no me ha gustado y la trama no es novedosa, me ha encantado el libro, lo he devorado. Puede que sea por la forma de escribir o simplemente porque las sensaciones son auténticas. Lo recomiendo a todos y todas los que tengan debilidad por los vampiros y por el género sobrenatural romántica. Os gustará.

Sobre Cris Miguel

Comentar

Comenta con Facebook

comentarios