Home » Literatura » Críticas de literatura » Reseña: “Frankenstein o el moderno Prometeo”, de Mary Shelley
frankenstein

Reseña: “Frankenstein o el moderno Prometeo”, de Mary Shelley

La autora, Mary Shelley, era hija de un famoso liberal inglés, William Godwin, y de Mary Wollstonecraft, adalid del movimiento feminista. Se casó con el poeta romántico Percy Bysshe Shelley. El matrimonio se relacionaba con otros literatos de la época, como Lord Byron. Es famosa la anécdota de que tanto el Frankenstein de Mary Shelley como El Vampiro de Polidori se concibieron durante el verano de 1816 en la Villa Diodati. Aunque ha sido Frankestein la obra que le ha granjeado un lugar en la historia, Mary Shelley escribió crítica literaria, relatos cortos, novelas medievalistas y, ya en una línea…

Resumen de Reseña

Valoración

Valoraciónes : 4.75 ( 1 votos)

La autora, Mary Shelley, era hija de un famoso liberal inglés, William Godwin, y de Mary Wollstonecraft, adalid del movimiento feminista. Se casó con el poeta romántico Percy Bysshe Shelley. El matrimonio se relacionaba con otros literatos de la época, como Lord Byron. Es famosa la anécdota de que tanto el Frankenstein de Mary Shelley como El Vampiro de Polidori se concibieron durante el verano de 1816 en la Villa Diodati.

Aunque ha sido Frankestein la obra que le ha granjeado un lugar en la historia, Mary Shelley escribió crítica literaria, relatos cortos, novelas medievalistas y, ya en una línea más similar a la de Frankenstein, El último hombre, una ficción que narra el fin de la humanidad a causa de una plaga.
  

A pesar de que el imaginario popular se ha quedado con lo que tiene la narración de “terrorífico y horrible” y el cine ha convertido al monstruo de Frankenstein en un cliché, con sus característicos tornillos y su cabeza cuadrada, lo cierto es que el relato de Shelley está considerado el texto precursor de la moderna ciencia ficción.

El doctor Víctor Frankenstein se vale de sus conocimientos médicos para traspasar la barrera de lo posible, para arrebatar a la Naturaleza y a Dios la capacidad de crear vida. Animado y cegado por este afán científico, Víctor desdeña las implicaciones morales y se centra únicamente en llevar a cabo con éxito su experimento. Alquila un ático en un sitio apartado y se dedica a exhumar cadáveres en los cementerios, reuniendo las partes que necesita para crear a su hombre, a su moderno Prometeo. Víctor une los pedazos y consigue insuflar vida al cuerpo artificial gracias a la electricidad. Sin embargo, al poco tiempo se siente horrorizado de lo que ha hecho y abandona al monstruo a su suerte.

Frankenstein es una lectura marcada claramente por la época a la que pertenece. Su estructura epistolar nos recordará constantemente que estamos leyendo una obra del siglo XIX. No obstante, es un libro al que merece la pena echar un vistazo considerando no solo que en él se hallan los inicios de nuestra ciencia ficción sino también por el interés que despiertan las teorías acerca de la naturaleza humana de Mary Shelley.

Desde este punto de vista, Frankenstein nos plantea varias cuestiones. El monstruo creado por el doctor es rechazado nada más nacer por su propio padre. Lo único que desea es ser amado. Por desgracia, debido a su horripilante aspecto, el amor se le niega constantemente. Únicamente consigue trabar amistad con un hombre ciego, que le enseña algunas cosas, pero en cuanto es descubierto por la familia se ve forzado a abandonarlo. El monstruo, que aún no es consciente de su aspecto, se pregunta por qué no puede ser amado por nadie. Desconocedor de su propia monstruosidad, se hace amigo de una pequeña niña a la que asfixia sin querer, durante un juego inocente.

A parte de la niña y el hombre ciego, incapaces de juzgarlo por su exterior, la criatura del doctor Frankenstein jamás encuentra aceptación. Adonde quiera que va es perseguido, antes de que haya cometido ningún acto deplorable y contra él se cometen numerosas injusticias. Después de muchos sufrimientos, el monstruo acepta no solo que es un engendro, sino que se resigna a comportarse de forma cruel y malvada, porque es lo que los demás esperan de él, porque los demás no pueden imaginar bondad en él. Entonces se profundiza la ira hacia su creador, a quien maldice por haberlo hecho de esa manera, por haberlo creado para que nadie fuese capaz de amarlo. Inicia una persecución contra Víctor, asesinando deliberadamente a algunos de sus seres queridos. Le pide que lo comprenda. Lo tortura. Le ruega que cree para él una novia (el propio Víctor está a punto de casarse con Elisabeth), un ser igual que él, que sea capaz de amarlo. Al principio el científico accede con la esperanza de que el monstruo desaparezca pero, espantado ante la idea de repetir su odioso experimento, destruye el laboratoria y al nuevo engendro. Podemos imaginar los terribles acontecimientos que desencadenará esta decisión.

En su alegato final, el monstruo se debate entre la culpa por sus crímenes y las excusas. “Jamás podré esperar (la simpatía) de hombre alguno. Cuando deseaba la comprensión humana, era porque quería compartir con los demás el amor, la virtud y los afectuosos sentimientos que mi corazón contenía. TIempo atrás yo esperaba, ingenuo de mí, hallar algunas criaturas que, ignorando mi fealdad y mi inmundo aspecto, me amaran por las excelentes virtudes que mi corazón atesoraba. (…) Deseaba el amor y la amistad, pero me eran cotidianamente negados. ¿No es esto una cruel injusticia? ¿Debo acaso ser considerado como el único criminal, cuando todos los humanos han pecado contra mí? (…) Yo (…) soy tan solo un monstruo hecho para ser golpeado e injuriado”.

Mary Shelley adopta la teoría de que todo hombre es bueno por naturaleza. Es la sociedad quien lo corrompe. Además, es el propio aspecto repulsivo y antinatural de la criatura el que lleva a todos a presuponer maldad en él. Al ser tratado como un monstruo, acaba convirtiéndose en uno, al igual que la cárcel transforma a Jean Valjean en un criminal en Los miserables de Víctor Hugo.  

En definitiva, Frankenstein o el moderno Prometeo es una lectura que si bien es clara hija de su época en su lenguaje y su estructura (lo que podría ser poco atrayente para un lector contemporáneo), ha sobrevivido por la originalidad del asunto. A Mary Shelley le deberemos siempre un pedazo que todavía vive y colea de nuestra cultura.  

Sobre Desirée Jiménez

avatar

Comenta con Facebook

comentarios

3 comentarios

  1. avatar

    Es una buena aportación la que nos comparte, sinceramente no he leído esta novela pero tu comentario me ha gustado bastante así no dudaré en leerlo muy pronto. Hace poco vi el clásico a través de Hbo on line y me sigue pareciendo estupendo, sería bueno hacer una comparación entre ambas versiones.

Comentar

x

Check Also

parasyte-2-cover

Crítica: “Parasyte 2”, cambios por dentro y por fuera.

Después de leer el primer volumen de Parasyte, reseñado aquí, y mucho tiempo esperado, nos moríamos ...

captura-de-pantalla-851

Novedades editoriales de ECC Ediciones

Enero de 2017 se estrena con novedades para una de las editoriales de cómics de ...