Home » Literatura » Críticas de literatura » Crítica: “¿Qué ha sido eso?”
Una nueva propuesta en la literatura de terror
Compendio del terror

Crítica: “¿Qué ha sido eso?”

En ocasiones, la mente nos juega malas pasadas; eso lo ha experimentado, en mayor o menor medida, cada uno de nosotros en algún momento de su vida. Cuando uno ya va acumulando años tras de sí a mayor velocidad de lo que le gustaría reconocer, suele caer en ese tipo de nostalgia rancia y melancólica, teñida de una pizca de autocompasión y se sorprende a sí mismo pensando cosas como: «cualquier tiempo pasado fue mejor» o «ya no se hacen pelis como las de antes». Tales reflexiones, sin embargo, tienen su parte de verdad. Ya no somos tan jóvenes, tan ingenuos ni tenemos…

Resumen de Reseña

Originalidad
Entretenimiento
Calidad

Esperanzador

Resumen : Una antología memorable

Valoraciónes : 4.73 ( 2 votos)

En ocasiones, la mente nos juega malas pasadas; eso lo ha experimentado, en mayor o menor medida, cada uno de nosotros en algún momento de su vida. Cuando uno ya va acumulando años tras de sí a mayor velocidad de lo que le gustaría reconocer, suele caer en ese tipo de nostalgia rancia y melancólica, teñida de una pizca de autocompasión y se sorprende a sí mismo pensando cosas como: «cualquier tiempo pasado fue mejor» o «ya no se hacen pelis como las de antes». Tales reflexiones, sin embargo, tienen su parte de verdad. Ya no somos tan jóvenes, tan ingenuos ni tenemos toda una vida por delante. Y sí: algunas cosas de las de antes son mejores que las de ahora.

Una antología indispensable

Una antología indispensable

He traído esta reflexión pseudo-viejuna, aun a riesgo de que alguien practique la consabida lectura en diagonal, con el fin de recordar un tiempo en el que en todas las casas se leían novelas. Novelas de Agatha Christie, novelas de a duro, novelas del oeste, novelas de terror, de Simenon, de Harry Dickson… Este sano hábito, sin embargo, no estaba reservado para una élite intelectual, sino que era compartido por todo tipo de lectores (tengamos en cuenta que muchos de nuestros mayores crecieron durante la posguerra y, en muchos casos, no tuvieron acceso a una adecuada formación académica). Sin embargo, lo que en aquellos tiempos no tan lejanos era considerado como literatura popular, o de segunda fila, hoy parece volver a estar de moda. No es de extrañar, cuando uno mira con horror la lista de libros más vendidos y se encuentra con que a la cabeza están un libro con las profundas e interesantes reflexiones y peripecias de una famosilla televisiva y otro que, siendo pornografía de la de toda la vida, ahora nos lo venden como si fuera erotismo glamuroso para mujeres modernas.

Carlos J. Eguren, uno de los autores fijos de Ánima Barda

Carlos J. Eguren, uno de los autores fijos de Ánima Barda

Hoy en día, cuando el ocio nos llega masticado y predigerido en forma de insulsos y nauseabundos subproductos televisivos, es cuando más necesitamos un retorno catártico a nuestros orígenes. Porque la lectura, para la mayoría de nosotros, representaba evasión, descubrimiento Curiosodad sin medida, despertada por el contenido que podría esconderse detrás de aquellas portadas coloridas y sugerentes. Por muy poco dinero se podía tener acceso a las escalofriantes historias de los Clark Carrados, Lou Carrigan, Ralph Barby, Curtis Garland, Lem Ryan y compañía. Antes, también, los fans de ciencia ficción y terror intercambiaban las novelas con otros fans. No se las pirateaban ni se las descargaban de internet. Pero eran otros tiempos.

Con la filosofía de rescatar la literatura popular, a precio barato para todos los bolsillos, el equipo de Ánima Barda ha lanzado esta interesante antología de terror. Se trata de un grupo de jóvenes escritores que llevan un año publicando la revista homónima, en formato digital y con cadencia bimestral. Siempre bajo la dirección de Jorge R. Plana y Cris Miguel, la publicación ha ido cogiendo impulso y mejorando número a número, hasta el punto de inflexión que ha supuesto la publicación en papel de este libro. Gracias a los ingresos generados, han podido publicar la revista Ánima Barda también en formato físico.

Portada del primer número de la revista

Portada del primer número de la revista

Llegados a este punto, los lectores potenciales se preguntarán qué pueden encontrar entre las páginas de la antología. Sin duda, uno no quiere arriesgar los 6,50 euros que cuestan sus doscientas y pico páginas para luego terminar arrepintiéndose. El resultado es realmente espectacular, pues, además que cuentan con una edición profesional que no tiene nada que envidiar a la de una editorial ya establecida, estos autores derrochan frescura y calidad a raudales. Viejos conceptos, pero tomados desde nuevos puntos de vista y presentados con estilos sobrios y directos, pero coloridos cuando la narración lo requiere. Fantasmas, vampiros, monstruos, asesinos en serie… Todos se dan cita en los veintiún relatos que componen la selección (y una nueva traducción de El guardavía de Charles Dickens) para deleite de los paladares más exquisitamente macabros. Una excelente elección para quienes se encuentren algo hastiados de leer largas sagas épicas y novelas que cuestan más de veinte euros y nos dejan con la sensación de haber recibido demasiado poco a cambio. También para quienes empiecen a estar hartos de jugar al Candy Crush en el metro para ocupar los ratos muertos. Hubo un tiempo en que la gente empleaba ese tiempo en leer, y la mejor opción era el libro de bolsillo o una buena selección de relatos cortos. Las nuevas plataformas de libros digitales pueden representar una buena alternativa, aunque siempre habrá quien prefiera el clásico papel, pero eso es un debate para otra ocasión.

En resumen, una interesante opción para ocupar los ratos de ocio que además cuesta poco dinero y servirá para descubrir a algunos de los autores que ya están empezando a despegar al amparo de Ánima Barda. No en vano, el grupo de escritores que se han involucrado en el proyecto no hace más que crecer y sus expectativas de futuro abarcan objetivos que hace tan solo unos meses atrás parecían utópicos. Si aceptamos que ha nacido una nueva generación de escritores, que desarrolla sus obras al amparo del reverdecido estilo pulp, este equipo de jóvenes autores merece un lugar especial. Se les podría comparar con los X-Men de la Generación Pulp: por separado, cada uno tiene sus luces y sus sombras; unidos, su brillo puede llegar a oscurecer las propias estrellas. Les deseamos suerte en su aventura de abrirse paso en la jungla del panorama editorial español.

De izquierda a derecha: Batman, Ana Nieto, Jorge R. Plana, Cris Miguel y Diego Fernández.

De izquierda a derecha: Batman, Ana Nieto, Jorge R. Plana, Cris Miguel y Diego Fernández.

Sobre Julio M. Freixa

avatar
Escritor pulp con aviesas intenciones. Sigue mis historias en las siguientes editoriales: Pulpture, Dlorean, NeoNauta Ediciones, P.U.L.P. y Action Tales.

Comenta con Facebook

comentarios

Comentar

x

Check Also

600x200_viernes_13_especial

La nueva “Viernes 13” vuelve a retrasar su estreno

El “reboot” de la famosa saga de terror “Viernes 13” ha tenido muchas complicaciones para ...

El que se Esconde_Tony Jiménez

Reseña: «El que se Esconde», de Tony Jiménez

El verano se acaba, pero las buenas lecturas, no, por suerte. Si aún estáis pensando ...