Home » Videojuegos » Críticas de videojuegos » Crítica: «Giga Wrecker ALT», puzles, plataformas y acción en 2D.

Crítica: «Giga Wrecker ALT», puzles, plataformas y acción en 2D.

Rising Star Games se alía con un estudio mítico, Game Freak, para lanzar esta versión de consolas del juego Giga Wrecker ALT que llegó a PC allá por 2017. Sin embargo, Game Freak no ha perdido el tiempo e incluye en esta versión nuevos elementos tan sugerentes como 20 nuevos puzles, un personaje que nos acompaña y nos asesora en la resolución de los mismos (por si nos atascamos) y un nuevo modo de juego, llamado Ironman, con el que el daño recibido se multiplica por 5. En este exigente juego vamos a encontrar una historia interesante, una protagonista carismática,…

Resumen de Reseña

Valoración

Divertido

Resumen : Divertido pero exigente mezcla de géneros, con combates originales y puzles desconcertantes.

Valoraciónes : Sea el primero!

Rising Star Games se alía con un estudio mítico, Game Freak, para lanzar esta versión de consolas del juego Giga Wrecker ALT que llegó a PC allá por 2017. Sin embargo, Game Freak no ha perdido el tiempo e incluye en esta versión nuevos elementos tan sugerentes como 20 nuevos puzles, un personaje que nos acompaña y nos asesora en la resolución de los mismos (por si nos atascamos) y un nuevo modo de juego, llamado Ironman, con el que el daño recibido se multiplica por 5.

En este exigente juego vamos a encontrar una historia interesante, una protagonista carismática, acción, puzles y dificultad a la vieja escuela. Vamos a explicarlo todo…

Argumento, Historia, Personajes…

De la noche a la mañana un ejército de robots ha controlado el mundo. Así, sin anestesia. La civilización como la conocemos ha caído bajo el poder destructivo de estos mecánicos y despiadados seres. Reika Rekkeiji, nuestra protagonista, ha perdido a todos sus seres queridos en la invasión. Sola y desesperada recibe la visita de una extraña joven que va a matarla para «salvar a la Humanidad». Pero su intento de asesinato queda frustrado por una explosión en la que Reika no queda indemne… pues pierde el brazo derecho. Moribunda, el doctor Kouzuki decide ayudarla e implantarle un brazo mecánico. Gracias a este injerto, Reika podrá usar distintas habilidades que le van a permitir pelear contra los robots invasores y, ya puestos, investigar quien era aquella simpática muchacha que quería matarla.

Pocos personajes más vamos a conocer a lo largo del juego, excepto algunos jefazos, enemigos de peso (en todos los sentidos) que irán contribuyendo a desvelar lo que ha pasado. En realidad, en el plano argumental, tampoco estamos frente a un título innovador y la historia no es sino un pretexto para seguir jugando. Pero… ¿quién necesita más?

Estilo de juego, jugabilidad…

Nos encontramos ante un juego en 2D que mezcla combate con puzles y con plataformas. Reika es capaz de golpear a los enemigos y de atraer, cual imán, los restos metálicos que de ellos se desprenden (y también de la parte del escenario que podemos romper). Con esos restos formamos una especie de «bola de metralla» para golpear a nuevos enemigos. Ni que decir tiene que, cuanto más grande sea dicha bola, más daño hacemos. De hecho, solamente con las bolas de tamaño mayor tendremos alguna posibilidad con los enemigos más duros. Por supuesto, las bolas de metralla pueden ser arrojadas y, al avanzar el juego, servirán para más cosas: convertirlas en cubos para saltar sobre ellas o usarlas de contrapeso… mojarlas con un líquido viscoso que las hacen rebotar como balones… etc, y esa combinación de funcionalidades tendrá que ser combinada para solventar otro elemento importante del juego: los Puzles.

Pronto se nos unirá un personaje, Dölma, que nos asesora en los puzles, para que no nos atasquemos. Pero saber como resolver un puzle y conseguirlo son dos cosas distintas. A veces la complejidad del juego no estriba en saber qué hacer, sino en la imposibilidad de hacerlo. Nos hemos llegado a encontrar con situaciones en las que nuestro compañero nos asesora de manera errónea y, tras varios intentos frustrantes, adivinamos que la resolución del problema se debe afrontar de otra manera. Suma a esto un control exigente y unos enemigos implacables y tendrás una jugabilidad endiablada que no siempre avanza en curva, sino que ofrece algunos picos demasiado elevados para los nervios.

Reika tiene también un árbol de habilidades que podemos ir desbloqueando. Obtenemos nuevos ataques gracias también a los consejos del Doctor Kouzuki, pero los aumentos en el poder y en la salud se consiguen tras canjear cristales que conseguimos en el juego por «espacios» en el árbol de habilidades.

El mapa del juego es grande sin llegar a ser todo lo amplio que nos gustaría. Está separado por sectores y estos, a su vez, por otros sectores más pequeños que se comunican por puertas y por molestos tiempos de carga. Tiempos de carga, además, engañosos. El símbolo de autoguardado aparece constantemente pero, un consejo, guardad el juego cada vez que podáis en los puntos habilitados para ello… porque si tenéis que salir de la partida, el autoguardado no mantiene los avances!

Gráficos…

Podéis apreciar en las capturas que se trata de un juego en 2D colorido y visualmente atractivo. Los escenarios cumplen una función más práctica que estética, con la cuidada colocación de plataformas y enemigos. Personajes y enemigos (sobre todo se aprecia en los jefazos) lucen un claro estilo manga que le sienta de fábula al juego. La frialdad en los enemigos y los escenarios consigue también trasmitir la sensación de un mundo dominado y habitado por máquinas. A esto contribuye la multitud de detalles que hay en las pantallas, como coches destrozados, ruinas, engranajes y luces por todas partes… consiguiendo una extraña mezcla entre el caos de la civilización destruida y el orden limpio de la nueva era robótica.

Encontramos también escenas narradas con bellos dibujos en los que aparecen los personajes en todo su esplendor, aunque este recurso narrativo se emplea poco y se abusa demasiado de los cuadros de texto insertados en la pantalla durante el juego… tanto se abusa de ellos que a veces resultan molestos.

El apartado sonoro no pasa de ser correcto. Una música agradable nos acompaña durante el juego, pero terminamos por bajarle el volumen debido a su repetición y a los momentos que necesitamos algo de silencio para pensar nuestro próximos movimientos. El resto de efectos se reducen a sonidos metálicos, como no puede ser de otra manera, que ayudan a crear el clima adecuado de amenaza robótica.

Impresiones finales…

Se trata de un juego exigente y divertido, que combina con efectividad distintos tipos de juego y que nos anima a seguir por su sencilla historia y su original planteamiento… pero que puede llegar a frustrar en algunos momentos por no ver bien cuál es el camino a seguir, por no acertar con la resolución de un puzle o por atascarnos con algún enemigo que nos llevará a la desesperación. Para amantes de las aventuras de acción en 2D y de la dificultad como reto. Si eres de estos, entonces sí… a por las máquinas.

Lo mejor…

  • La original propuesta de combate
  • La mezcla de estilos
  • Protagonista con carisma

Lo peor…

  • En ocasiones, el control desesperante
  • Que el propio juego te despiste en algunos puzles
  • Los tiempos de carga!

Sobre Giacco

avatar
Redactor jefe de las secciones de Cómics y Videojuegos, así como presentador de muchos de los programas de Hello Friki Podcast.

Comentar