Críticas de cómics

Crítica: «A midnight opera vol.2 y 3». Hombres lobo, vampiros y más de lo mismo.

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Una obra demasiado enrevesada para lo sencilla que es en realidad.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

Hace unos meses hice la reseña del primer volumen de A Midnight Opera, uno de los primeros trabajos con los que la editorial especializada en amerimanga y manga europeo, Kimmo Editorial, aterrizaba en España a primeros de año. Hoy traigo los dos siguientes volúmenes con los que finaliza la obra, guionizada y dibujada por Hans «Hanzo» Steinbach y que publicó originalmente Tokyopop en 2005.

El primer tomo nos ponía en situación y nos presentaba a los personajes. La superestrella del rock gótico Einblick DeLaLune a simple vista tiene una vida perfecta. Está considerado como un virtuoso de la música que llena todos sus conciertos y es aclamado por el público. Mantiene una relación con su preciosa novia Dahlia de la que está muy enamorado. Todo parece ir viento en popa aunque no es oro todo lo que reluce, ya que debajo de toda esa fachada, la realidad es que Einblick es un no-muerto, un hombre lobo centenario con un pasado truculento del que Dahlia no sabe absolutamente nada.

Todo da un giro de 180 grados cuando su hermano Leroux hace acto de presencia y en una conversación le avisa de que sus antiguos enemigos los han descubierto. El cardenal LaCroix, que lleva persiguiendo y aniquilando hombres lobo durante siglos ha dado con su paradero y por si fuera poco, la condesa Bathory tiene bajo su control a un ejército de muertos vivientes que también va tras ellos. La guerra por la supervivencia es inminente y Ein asume que no puede evitarla. Y así es justo como comienza el segundo volúmen, con Ein y Leroux tratando de escapar de sus enemigos mientras Dahlia está esperando en la estación a Ein, el amor de su vida, para escapar juntos y dejar esta pesadilla atrás.

Ya comenté que este era el primer trabajo en el mundo del cómic de Hans Steinbach y lamentablemente, los errores que se cometieron en el primer tomo se ven acrecentados en los dos volúmenes siguientes. El guión es realmente confuso ya que la historia está contada en varias líneas temporales y vamos saltando de una a otra cada pocas páginas. Algunas son bastante claras, pero otras ocurren en apenas unos meses de diferencia y en consecuencia, a menudo tenemos que volver atrás y comprobar la fecha en la que estamos para no perdernos. A este desbarajuste de líneas temporales que realmente no era necesario, hay que añadirle la aparición de personajes de pronto y porque sí, porque le viene bien a la historia, y el resultado acaba siendo bastante caótico. El ritmo de la historia tiene unos altibajos muy pronunciados y la obra está repleta de clichés sobre el género y cosas sacadas directamente de las novelas de Anne Rice. Toda esta mezcolanza consigue que cuando llegas al tercer volumen, el que debería ser el clímax y la resolución por todo lo alto, te da igual lo que sucede. No llegas a empatizar con los personajes, al punto de que las muertes que ocurren te dan igual, y en ocasiones, no tienes realmente claro quien ha fallecido. 

Si la trama arrastraba problemas, ocurre exactamente lo mismo con el dibujo. Tenemos viñetas de un estilo gótico excesivamente cargadas de sombras. En las líneas de tiempo presentes, el trazo es tan fino y las imágenes son tan planas que cuesta entender qué estamos viendo y eso también sucede con las escenas de acción. Llegamos al último volumen, todos los bandos se preparan para la batalla final, debería ser el clímax de la obra y en muchas ocasiones nos encontramos con imágenes planas, estáticas y sin sensación de movimiento en las que cuesta distinguir lo que está ocurriendo. Todo esto, sumado a un diseño de páginas confuso, hace que el lector llegue completamente agotado al final de la lectura.

Sinceramente, este cómic es una oportunidad perdida de hacer algo interesante y novedoso sobre el amor y el terror gótico sobrenatural, podría haber sido soplo de aire fresco pero se limita a repetir clichés. Todo eso sumado a que el dibujo tampoco ayuda a la comprensión final, el resultado ha sido un quiero y no puedo. Un trabajo que al autor se le ha quedado grande.

  • A Midnight Opera vol.2. Kimmo Editorial.
  • Rústica con sobrecubierta.
  • B/N. 172 pp. 8,50€
  • A Midnight Opera vol.3. Kimmo Editorial.
  • Rústica con sobrecubierta.
  • B/N. 176 pp. 8,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba