Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica: “All-Star Batman nº 3, El Primer Aliado”. Ultimate Pennyworth.

Crítica: “All-Star Batman nº 3, El Primer Aliado”. Ultimate Pennyworth.

Snyder aprovecha el folio en blanco que supone All Star Batman para ampliar todos los enfoques posibles de Alfred Pennyworth en uno. Una reimaginación total del personaje donde la suspensión de la incredulidad es fundamental si se quiere disfrutar de “El Primer Aliado”. En efecto, un paseo por el álbum de los recuerdos del leal Alfred desde el rasero de Michael Bay. Para lo bueno y para lo malo. Una juventud inconexa con el sentido de la responsabilidad del personaje y una vida adulta como soldado secreto de la guerra sucia internacional, son los hitos vitales que habrían dado forma…

Resumen de Reseña

General
Guion
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

“La crueldad del Capitán Oscuro...quizá entrañaba algo de benevolencia”

Resumen : Reimaginación del mundo de la piratería en la ficción y un análisis de los traumas paternofiliales de la figura de Pennyworth.

Valoraciónes : Sea el primero!

Snyder aprovecha el folio en blanco que supone All Star Batman para ampliar todos los enfoques posibles de Alfred Pennyworth en uno. Una reimaginación total del personaje donde la suspensión de la incredulidad es fundamental si se quiere disfrutar de “El Primer Aliado”. En efecto, un paseo por el álbum de los recuerdos del leal Alfred desde el rasero de Michael Bay. Para lo bueno y para lo malo. Una juventud inconexa con el sentido de la responsabilidad del personaje y una vida adulta como soldado secreto de la guerra sucia internacional, son los hitos vitales que habrían dado forma al Alfred canónico. Porque efectivamente, la caracterización personal del tomo no es una visión exagerada del personaje, sino la auténtica. Otra cosa es que exagere en sus métodos y sea un todoterreno experto en todas las materias armamentísticas, logísticas y tecnológicas. Ya habíamos visto a Pennyworth como el “tío de la silla“ de Batman. Ahora, como un Jack Bauer veterano.

A partir de aquí y aceptado el nivel de permisividad que hay que tener con la lectura si se quiere disfrutar mínimamente, la historia es un carrusel de secuencias de acción para mayor gloria de Rafael Alburquerque. Repartidas entre los flashbacks de Alfred (que dan consistencia y justificación a lo narrado en el momento presente), para que el lector sepa en que ambientes se maneja en el arco argumental, la acción se introduce en elementos del noir tropical y la buddy movie pirotécnica.

Sacándonos de Gotham para hacer turismo en la soleada Miami, la posibilidad de colocar en diversas secuencias momentos explosivos de todo tipo, ya sea en tierra, mar y aire, el enfoque provoca que el nivel artístico de la obra tenga más peso y presencia en el dibujo de Alburquerque que en el texto de Snyder. Lo interesante de esta circunstancia es que visualmente la historia tiene cierto empaque por la cantidad de matices dinámicos que se reflejan en sus páginas en todos esos escenarios. No es tanto lo que se dice sino como se presenta. Además, se aprecia cierta inteligencia en el enfoque argumental de Snyder al descartar cualquier factor exótico al viaje del protagonista. En muchas ocasiones Batman sale de Gotham para encontrar adversarios de perfil distinto a los que tiene en casa. Si proceden del mundo criminal, había algún elemento que lo encuadraba en ambientes sobrenaturales, mágicos o de ciencia ficción. Aquí, no. Introduce a villanos clásicos y modernos en la costa, pero respeta su fidelidad. La única diferencia es que los mecanismos de la acción, cuando se embarca en un plan para desestabilizar o anular los planes del crimen organizado, cambian de escenario.

No obstante, hay dos capas a destacar que tiene su interés. Por un lado, la reexaminación del mundo de la piratería en la ficción y los traumas paternofiliales en la figura de Pennyworth. Sobre todo este último análisis, que juega un papel fundamental en el significado de la relación entre Wayne y su aliado. En este sentido, si conectamos las secuencias de flashbacks como unidad artística independiente, nos encontramos con una Alfred Año Uno. La presencia omnipresente de su padre en lo moral y ético, ligado este con los padres de Wayne, deja un poso lleno de melancolía y tristeza que casi hubiera sido preferible ahondar más en esta represión rabiosa de la relación de Alfred con su padre, que el argumento base del tomo. Me imagino que esto es así porque Snyder sabe que su rol en ese momento como artista de Batman es de segundo plato. Máxime además por las sustanciales y notorias diferencias entre este Alfred y el de King.

El tomo se finiquita con “Asesinos Políticos”, una historia en exclusiva de Batman también alejado de Gotham, en este caso en Moscú. Una historia menos ambiciosa en la que Alburquerque se anima al guion. Puesto que sus episodios complementan los principales, va al grano rápidamente y es apreciable. Curiosamente es concomitante con la de Snyder ya que introduce elementos similares: una infiltración, un viaje y un drama familiar.

All-Star Batman (R) 10-14, DC Comics. All-Star Batman nº 3, El Primer Aliado, ECC Ediciones. Cartoné, 176 págs. Color. Pvp: 19,95 €.

Sobre Álvaro Gekko

Avatar

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Los Héroes ya están aquí. ECC Ediciones retoma sus lanzamientos

Este martes 26 de Mayo se retoman los lanzamientos semanales por parte de ECC Ediciones. ...

Crítica: “100 Balas, Libro uno”. Impacto total

Pilar indiscutible del comic noir americano, sólo su alargada estela le desvió de la grandeza ...