Jannah Theme License is not validated, Go to the theme options page to validate the license, You need a single license for each domain name.
Críticas de cómics

Crítica: «Animosity: Evolution 2», Lex Machina

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Recomendable

Final de la serie complementaria a Animosity, que no consigue mantener el brutal arranque y solo cierra con dignidad.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

El universo Animosity necesitaba expandirse con una serie aparte. Las andanzas de los protagonistas en la serie madre no daban para explicar la complejidad y matices de este nuevo mundo formado a partir de El Despertar: el momento en el que todos los animales (todos, incluso insectos) toman conciencia y adoptan la capacidad de hablar. Por supuesto, el caos inmediatamente posterior al Despertar fue poco a poco disipándose y dando forma a un nuevo orden mundial.

Los humanos ya no gobiernan desde su posición de inteligencia superior y su reinado se desmorona. No solo toca compartir el planeta con millones de nuevos seres pensantes sino que es hora de rendir cuentas tras tantos siglos de dominación y abusos. Sí entendemos mucho de todo esto a través de Animosity, pero no exploran allí todas sus posibilidades. Marguerite Bennett, la creadora de la serie, decide que lo mejor es crear una colección paralela, de tan solo diez números, con la que pueda contar todo lo que queda «en el aire».

Así nace Animosity: Evolution, publicada en nuestro país por Planeta Cómic a través de dos tomos. Del primero os hablamos en esta entrada

Seguimos el entramado político y social de La Ciudad junto al Mar. Una nueva urbe donde varias especies de animales conviven junto a humanos que han sido perdonados por la comunidad animal. Wintermute es la gobernadora del lugar y el humano Adam, su mano derecha. Una serie de animales han sido «mejorados» con implantes cibernéticos y actúan como guardia personal de Wintermute.

Nosotros asistimos a la vida en la ciudad y a la gestión de la misma, vista a través de Adam y los encargados de mantener la paz social… cosa nada fácil en una población que crece exponencialmente con los consabidos problemas logísticos. Eso está muy bien reflejado en la serie, por ejemplo las dificultades para mantener alimentados a todos los habitantes. Unos vegetarianos, otros carnívoros, otros insectívoros… con el problema añadido que supone el tener que comer carne de un animal que ahora piensa y habla como tú. La política llevada a límites insospechados para gestionar semejante puzle.

Y si en el primer tomo esto tomaba protagonismo y se combinaba con conspiraciones y movimientos sociales de protesta, queda algo desdibujado en este segundo tomo. Los ataques a la cúpula dirigente toman la delantera y se aparca todo juego político. Asistimos en estos cinco números a la defensa con uñas y dientes (literalmente) del gobierno de Wintermute por mantenerse a flote… pero la situación llega a niveles demasiado críticos y los enemigos surgen por todos lados. La resolución no va a ser fácil y requerirá sacrificios.

Marguerite Bennett mantiene el pulso de la serie y logra su propósito… en parte. La apasionante y compleja vida política en la ciudad, entre problemas y atentados, alianzas y traiciones, se desdibuja en favor de la lucha por la supervivencia de un decadente sistema de gobierno. Adam y Wintermute siguen ahí, pero otros personajes situados enfrente se desdibujan y arrastran parte del interés de la serie. Esto queda paliado en parte por la aparición de nuevos personajes, impresionantes… pero la serie termina en su número diez y ya no da tiempo a desarrollarlos.

Eric Gapstur cumple sin más en su compleja labor de dibujar a tantas especies animales. Con buena narrativa y espectaculares panorámicas, pero con un resultado menos vistoso en escenas conversacionales… esto lastra el ritmo de lectura sin llegar a tumbarlo. En definitiva, la serie decae con respecto al volumen previo (que era absolutamente espectacular) pero sigue siendo imprescindible para comprender en su totalidad este nuevo y complejo mundo de Animosity.

Sea como sea, esta franquicia crece con cada nueva entrega y ha conseguido construir uno de esos mundos apocalípticos absolutamente memorables. Sin zombis ni guerreros de la carretera, pero repleto de personalidad y argumentos.

Giacco

Redactor jefe de las secciones de Cómics y Videojuegos, así como presentador de muchos de los programas de Hello Friki Podcast.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba