Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica: “Authority, el Año Perdido”. Perdidos en la Sangría.

Crítica: “Authority, el Año Perdido”. Perdidos en la Sangría.

Dimensiones paralelas, planes secretos, conquista intergaláctica, etc., The Authority se ha caracterizado por ser una colección al servicio de la grandeza y épica superheroica al servicio de presupuestos multimillonarios imaginarios que una superproducción cinematográfica pudiera necesitar. The Authority no se enfrenta a cualquier cosa, se enfrenta a lo más grande, a Dios si es necesario. Grant Morrison recuerda este requisito editorial arrastrando al grupo por dimensiones alternativas para que evolucione a través de espejos paralelos, con independencia de los cadáveres de los sosias que vayan quedando por el camino. En un momento, el escritor escocés y su continuador Keith Giffen nos…

Resumen de Reseña

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

“ Odio deciros esto, gente, pero...Cthulhu vive”

Resumen : Aún su irregularidad los presupuestos básicos de la serie se respetan.

Valoraciónes : Sea el primero!

Dimensiones paralelas, planes secretos, conquista intergaláctica, etc., The Authority se ha caracterizado por ser una colección al servicio de la grandeza y épica superheroica al servicio de presupuestos multimillonarios imaginarios que una superproducción cinematográfica pudiera necesitar. The Authority no se enfrenta a cualquier cosa, se enfrenta a lo más grande, a Dios si es necesario. Grant Morrison recuerda este requisito editorial arrastrando al grupo por dimensiones alternativas para que evolucione a través de espejos paralelos, con independencia de los cadáveres de los sosias que vayan quedando por el camino. En un momento, el escritor escocés y su continuador Keith Giffen nos introducen en un juego que da a entender que Midnighter y sus chicos han llegado a nuestra propia tierra y en la que un par de frases demuestran el nivel de envergadura que las amenazas de esta banda puede encontrar: “Lovecraft tenía razón” y “Cthulhu vive”. En su primera saga, entre la premisa de que estamos en nuestra realidad y que los Primigenios existen, los autores permiten entrever el grado de ambiente y amenaza por el que va a transitar el grupo más disfuncional del cómic USA.

Aunque el tomo va de más a menos, seguramente por el desequilibrio del ritmo que prometía una trama más desarrollada por su narrativa descomprimida en primera instancia que se rompe ha medida que todo se acelera de forma más desproporcionada en segunda, la sorpresa es la baza principal de la historia en conjunto porque además de construir una mitología dentro de las tierras paralelas para estudiar puntos de vista nuevos de los personajes y de ellos entre sí, nos metemos de lleno en un catálogo de versiones alternativas de los personajes. Al fin y al cabo la evolución de sus interacciones es la clave de la banda a lo largo de años años donde la suma de sus partes es mayor que estas por separado, por lo que su respeto aquí se vuelve a agradecer, como pasó en sus versiones post Ellis/Millar.

Profundizando en los saltos dimensionales, en “Autoridad Absoluta” nos encontramos con contextos muy similares a los que vimos en “Golpe de Estado” estando el mundo dividido en dos facciones por asuntos distintos a los canónicos, la de Engineer y la del Doctor. El arco argumental me parece menor tanto en guión como en dibujo, por lo que derivo la atención más a las relaciones personales de las partes que en el problema de los protagonistas. En “No es cosa de risa” vemos una versión demasiado extrema y caricaturesca del grupo en una versión más próxima a la grandísima JLA de DC qué Giffen escribió en los ochenta junto a DeMatteis. Sí es verdad que tiene momentos de cierta gracia, sobre todo con un especulador Midnighter con los recursos del transporte y la coña en la relación homosexual entre este y Apolo, pero el problema lo veo en que este estilo y tono es tan exigente que sí de verdad se quiere hacer gracia a lo sitcom el humor tiene que estar muy bien renovado e inspirado ya que corre el riesgo de caerse por su propio peso, de ahí que personalmente pase el siguiente salto dimensional con bastante alegría.

En el Séptimo día” sí creo que nos encontramos con una historia mucho más redonda que las anteriores. Puro “The Authority” en la que la amenaza es contundente y carismática a pesar de ser una versión retorcida de ellos mismos. Mucho más seria y oscura que lo visto anteriormente, los métodos de acción de todos, incluyendo a sus adversarios, encajan a la perfección en el tono de la serie desde sus orígenes. El ritmo está mucho más equilibrado y el guión y el tratamiento de los personajes es lo más sugerente del volumen. Los momentos dramáticos y la tensión de la acción tienen mucha envergadura. Además, el estilo de Brandon Badeaux recuerda el tipo de distopías a lo europeo que combinan un montón de elementos de ciencia ficción, bélicos y urbanos. El asunto alcanza una imagen visual muy potente.

El Año Perdido” es una recopilación algo irregular de grapas que respetan las bases de una serie que dinamitó el género a finales de los 90 ya sean sus momentos más o menos inspirados.

The Authority, The Lost Year 1-12, Wildstorm/DC Comics. The Authority. El Año Perdido, ECC Ediciones. Cartoné. Color. 304 pags. Pvp: 29,50 €.

Sobre Álvaro Gekko

avatar

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Crítica: «Batman/Flash: El Precio», muertes y resurrecciones.

La relación entre estos dos icónicos personajes DC está siendo foco de atención en los ...

Crítica: “Batman: Bruce Wayne, ¿Asesino? 02. Interrupción Forzosa.

La fase intermedia del evento tiene cómo modus operandi principal el estudio de la dualidad ...