Críticas de cómics

Crítica: “BATMAN, La Tumba de Batman”. La acción se escapa de las páginas.

General
Guion
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

El thriller más impactante y la acción mas explosiva al servicio de un Bryan Hicth en buena forma.

“Debería llamar a la policía y decirles que hay un hombre abatido a tiros en el suelo de mi casa y que el culpable es el mayordomo”

Valoración de los Usuarios 3.55 ( 1 votos)

Al margen de la influencia absoluta que supuso para el cómic de superhéroes para el presente siglo, si algo caracterizó el cómic de The Autohority fue su ingeniosa alternancia entre la acción palomitera y las interaccionas personales tarantinescas. Las secuencias abrumadoras de pirotecnia y explosiones se alternaban con una serie de chascarrillos y mala leche en boca del supergrupo que dibujaban una sonrisa en el lector que ni la del Joker. El mismo equipo artístico se reúne para reimaginar a Batman en una versión que coge muchos de esos elementos.

Lo que pasa es que el peso editorial de Batman es obstáculo suficiente para que estos conceptos sean más difíciles de interiorizar. Total, la colección antedicha no hacía más que arrancar, apenas tenía trayectoria y la conocían tres gatos. Es decir, que podían hacer lo que les diera la gana. Con Batman es otra historia. Sólo a Miller con su All Star se le permitió desbarrar como lo hizo con bats. Pues aquí estamos un poco en el medio. El equipo artístico tiene carisma y empaque reconocido, se le da una historia (en principio) al margen de continuidades, la duración de su versión es respetable, pero…”tampoco os paséis”. Al final se queda algo como muy espectacular visualmente con diálogos ingeniosos, pero la sensación de que tal y como está concebida esta historia narrativamente, hubiera funcionado mejor en lo audiovisual. A nivel secuencial, el cómic es impresionante, pero los sustos a lo James Wang y la acción a lo hermanos Russo aquí planteados no funcionan tan bien en el cómic. Máxime cuando, me imagino que por imperativo legal, cada uno de los doce capítulos tiene una secuencia de acción de “gran presupuesto”. Todo esto con una buena banda sonora, éxito seguro.

Lo que más me alejó de englobar esta historia en una continuidad más o menos coherente de Batman son los diálogos cínicos de dos peces gordos. Y ello porque Alfred y Gordon no habían estado tan irreverentes con el alter ego de Bruce Wayne desde nunca. Eso rompe la lógica interna de ambos dos, lo que les aleja de su versión canónica a la hora de encajar esto en la citada continuidad. Otra cosa es que la mitología aquí construidas con el adversario sea retomada y estas circunstancias las moldeemos gracias a nuestra respectiva imaginación. De todas formas, no es para nada un lastre, todo lo contrario. Le da un encanto muy especial a la obra en conjunto. Reconozco que al principio cuesta, porque a uno le pilla de sorpresa, pero en el momento en que se recoge el guante y se cae en la cuenta de donde quiere llegar esto, entramos en el juego sin mirar atrás. Y efectivamente, más de una sonrisa brotará con las atinadas réplicas del bueno de Alfred y Gordon (menos que el primero), pero que duda cabe que son reflexiones en voz alta que todos nos hemos hecho respecto a la mitología del personaje en cuanto llevamos una mirada crítica creíble sobre todos los elementos que giran en torno al personaje. Eso sí, algo fundamental: no empachan, no estorban y no son reiterativos. Vamos, que no es pesado, no te marca “mira que molón es mi Alfred”. Para nada, entra y sale de la serie cuando debe hacerlo. Y ojo, que tiene importancia y para nada es alivio cómico de la historia. De hecho, en la lucha del protagonista contra su antagonista (por cierto, un reverso oscuro de su mismísimo origen) es fundamental tanto en logística, consejo y apoyo paterno.

Entre medias, nos zambullimos en una historia cruda y dura, entre el thriller más potente de David Fincher y la acción más espectacular tipo Michel Mann. Además, la labor detectivesca de Batman se pone a prueba, echaba de menos una buena investigación de nuestro detective favorito. Warren Ellis no se deja atrás su bagaje cienciaficcionero tecnológico y es una pasada la imaginería que tiene este tipo en aras de construir una gran historia detectivesca con tecnología futurista para todo los encartados: fuerzas del orden, criminales y el propio Batman.

Claro que esto no sería de gran utilidad si no hay un profesional al dibujo que idee visualmente y ejecute en el papel las ideas de Ellis. Bryan Hitch es un fijo para aventuras de este nivel, tan enormes. No hace falta dar ejemplos de los pelotazos palomiteros de la industria del cómic maistream que ha dado este artista. Pues en este Batman, se desata. Y visto como era el enfoque estructural de la obra a la que ya he hecho referencia, tiene a su entera disposición toda la potencia imaginativa de un guionista que sabe perfectamente como hacer volar a sus artistas en función de sus puntos fuertes. Y como los de Hitch es hacer lo más espectacular de lo más espectacular, pues lo dicho, lógico que el conjunto final se quede corto en un tebeo.

The Batman’s Grave 1-12, DC Comics. La Tumba de Batman, ECC Ediciones. Cartoné, 296 págs. Color. Pvp: 32 €.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba