Críticas de cómics

Crítica: «Crisis de Identidad XP», el mayor evento

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Imprescindible

Edición integral de una saga impecable tan alucinante como voluminosa.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

No se puede negar que DC apuesta fuerte cuando pensamos en grandes eventos de consecuencias palpables y definitivas. En no pocas ocasiones, esas grandes sagas que implican a todos sus personajes, han supuesto la ruptura total con el status quo establecido y, aunque suele ser debido a movimientos editoriales en busca de renovar y airear series y protagonistas, tenemos que reconocerle su valentía rupturista. El ejemplo más claro (que no el único) es Crisis en Tierras Infinitas. Tan paradigmático fue en DC que muchas de sus posteriores sagas incluían la palabra Crisis en el título.

Crisis de Identidad es otro de esos mega-eventos que llegaron para cambiarlo todo, pero no desde una perspectiva global y armando ruido, sino de una manera absolutamente distinta, inteligente, sutil y sorprendente. Y todo ello sin perder un ápice de la continuidad y el sentido de «historia río conectada» que tiene este Universo comiquero. La primera vez que lees Crisis de Identidad reconoces un toque diferente en su ejecución, que huye de la acción explosiva y se acerca a un terreno más creíble, más humano. Este evento no cambió de golpe el Universo DC como han hecho otros, pero removió sus cimientos y plantó las semillas para que germinasen en distintos momentos de su futuro. Es, simplemente, una obra maestra que destaca entre todas esas historias grandilocuentes y confirma que el cómic de super-héroes no está reñido con la calidad y el buen hacer.

Aunque la serie limitada que da título a la saga se compone de siete números, sus ramificaciones y derivaciones se multiplican entre y por varias de las series principales de la casa. Como también pasa en otras ocasiones, uno puede leerse la serie troncal y entenderlo todo y disfrutarlo igual… pero si quiere percibir la miríada de detalles y consecuencias que genera esta Crisis, tiene por fuerza que acudir a los títulos paralelos que cierran o amplían determinados hilos argumentales, algunos más importantes que otros, pero todos valiosos.

De esta forma, ECC Ediciones ha incluido esta Crisis de Identidad dentro de los tomos de lujo XP. Además de tener una edición impecable, contienen todos los cómics relacionados con el evento en cuestión. El volumen que nos ocupa se acerca a las mil páginas donde encontramos por supuesto la serie troncal, pero también las conexiones con Liga de la Justicia, Flash, Manhunter, Firestorm, etc. Lo curioso de esta serie es que su argumento encuentra su punto de inicio en una serie de finales de los ’70… alargándose su semilla hasta mediados de los ’80. Dichos sucesos serán promotores de lo que sucede en esta Crisis de Identidad y la editorial los incluye con total acierto.

En esa especie de prólogo (por llamarlo de alguna manera) asistimos al momento en el que un grupo de supervillanos comandados por El Brujo asalta la base de la Sociedad de Justicia y, más tarde, viajando a Tierra-1, atacan a la Liga de la Justicia, intercambiándose los cuerpos con las mentes. Esto provocó que El Brujo y sus secuaces conocieran los secretos y las identidades verdaderas de todos los miembros de la JLA, con el peligro que eso conlleva. Concluye la parte inicial con una historia en solitario del Capitán Atom, en el que se nos cuenta de manera narrada un aspecto muy importante de su vida como aventurero y, sobre todo, de su vida personal. Y así se afirman los cimientos de este evento.

Este inicio, compuesto como hemos dicho de cómics de los ’70 y ’80 pueden resultar un tanto desfasados debido al modelo de cómic de super-héroes que se comercializaba en dicha época. Y, aun así, con la labor de autores como Jerry Conway o Gil Kane consiguen hacernos disfrutar de grandes momentos.

Ya hace algunos años hicimos una reseña de Crisis de Identidad, aprovechando una de sus numerosas reediciones. Pero siempre es interesante volver a mencionar, destacar y comentar la obra. Brad Meltzer y Rags Morales realizaron uno de los mejores eventos superheróicos jamás creados. El primero, guionista y escritor consumado y no demasiado apegado al mundo del cómic, pero que supo leer y entender sus códigos y potenciarlos para construir un relato sólido e impactante, trascendente. Su visión del cómic de superhéroes era más adulta y avanzada a lo habitual y supo traducirlo y canalizarlo en la obra… y DC le permitió hacer. Rag Morales se lució en el apartado visual, dotando de espectáculo y pasión cada una de las páginas, transformando el relato de Meltzer en imágenes, en puñetazos visuales… algunas de sus páginas y viñetas quedan para siempre en la retina. Desde escenas de acción antológicas como el combate contra Deathstroke, hasta momentos dramáticos y desgarradores como la reacción del Hombre Elástico o el velatorio.

Para alguien que conoció de niño la serie de los Jóvenes Titanes, en la que Dr. Luz era un villano histriónico de opereta, es muy impactante descubrir el giro oculto que encierra esta historia. La personalidad de dicho villano, relatado en lo literario y en lo visual, es una de las construcciones/transformaciones más asombrosas y terroríficas vistas en un cómic. Supieron sacarle tajada en DC y se lo llevaron, de nuevo, a la serie de los Titanes… pero ahora con su nuevo Yo. Eso también lo vemos en este tomo y nos ayuda a redondear la historia y, ya de paso, a disfrutar de uno de los momentos álgidos del evento.

Crisis de Identidad no lleva a los héroes a viajar a los confines del Universo, ni a luchar contra un enemigo todopoderoso, ni a enfrentar una amenaza que puede destruir la existencia. La gracia de esta serie es su carácter íntimo y secreto, es contar como un acto silenciado y oculto, de ambigua ética pero de necesaria aplicación, puede horadar amistades, destruir confianzas y acabar con legendarias alianzas. Ese esqueleto en el armario, incómodo y siempre a punto de aparecer en el peor momento, para dejar al descubierto las vergüenzas.

Y va más allá. Abre un debate en la mente del lector (imagino el impacto en la mente de un lector de cómics de superhéroes, acostumbrado a cosas más triviales), abre un debate, decía, en el que se deben valorar los actos y sus consecuencias. Delicadas decisiones que, teniendo un sentido y un objetivo justo, entrañan en su aplicación una peligrosa doble moral. Los que ya habéis leído y conocéis Crisis de identidad me entendéis… los que no, deberíais conocer este cómic porque vale la pena su propuesta. La cuestión es que nunca antes nos habíamos topado con semejante dilema… y su resolución y desarrollo están a la altura del mismo.

No podemos indagar en otros interesantes aspectos que plantea la obra, pues sería desvelar demasiado. pero sí podemos adelantar a aquellos que no la conocen que los autores se atreven a tocar polémicas sexuales, fraternales y, en definitiva, a traspasar los límites que habitualmente encorsetan el género. A día de hoy, todavía, pocos eventos se pueden medir con esta Crisis

Las series «satélite» que complementaban Crisis de Identidad son también magníficas. Aquí las encontramos todas. Podemos disfrutar de un personaje tan poderoso y definitivo como Manhunter. Marc Andreyko y Jesús Saiz nos narran las primeras aventuras de este personaje que tiene la mala fortuna de cruzarse con el perturbado Ladrón-Sombra y sus conexiones con la Crisis. Son historias muy maduras y entretenidas, de corte noir y de alta calidad. Firestorm sufre cierto percance también durante esta Crisis y sus repercusiones afectan a su serie. Aquí también la veremos y, aunque su conexión con el evento no va más allá del cambio de personaje, es un cómic divertido y, en cierto modo, alivia de tanta tensión. Otra de las colecciones que se vieron salpicadas es la de Flash o la Liga de la Justicia. Esta última determinante de cara al final del tomo y donde encontramos algunos de los mejores momentos por su tensión dramática. Como epílogo son perfectos, así como conexión para el futuro del Universo DC post-Crisis de Identidad. La otra serie inevitable para cerrar el evento es la de los Titanes, como comentábamos más arriba. Aquí se dirime todo lo relativo al Dr. luz y lo vemos evolucionado, o revolucionado, como un villano y personaje inconmensurable, brutal, que jamás podíamos haber llegado a imaginar. Unos números apasionantes donde la acción y la adrenalina toman total protagonismo.

Porque esa es otra de las maravillas de Crisis de Identidad. Es un evento muy bien equilibrado, balanceándose siempre con armonía entre el drama y la acción, con toques de sentimentalismo, de humor, de mala leche, de tensión, de terror incluso! El magnífico y voluminoso tomo que reseñamos conserva ese equilibrio, sabiendo donde incluir cada uno de sus spin-off para hacer de la experiencia lectora un continuo, que no se nos escape detalle y que disfrutemos de manera integral de una de las mejores sagas jamás escritas en universo super-heróico conocido.

Con Crisis de Identidad DC rompió las reglas del juego. Los superhéroes, sin renunciar a sus trajes chillones y sus poderes siguen siendo, pese a todo, humanos. Al final, las mejores historias son las más sencillas, las más conmovedoras. Las más íntimas. Las que permanecen en nuestra memoria. Así es Crisis de Identidad.

  • Crisis de Identidad XP. ECC Ediciones
  • edición original. Secret Society of Super-Villains núm. 15 USA, Justice League of America núms. 166-168, Sword of the Atom Special núm. 1 USA, Identity Crisis núms. 1-7 USA, Manhunter núm. 1-5 USA, The Flash núm. 213-217 USA, Firestorm núm. 1-6 USA, JSA núm. 67 USA, Teen Titans núm.s 20-23 USA, JLA núms. 115-119 USA, Adventures of Superman núm. 644 USA.
  • cartoné. 960 pp. color. 80 €

Giacco

Redactor jefe de las secciones de Cómics y Videojuegos, así como presentador de muchos de los programas de Hello Friki Podcast.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba