Críticas de cómics

Crítica: «Huyamos por la izquierda. Las Crónicas del León Melquiades», ¡Drama! ¡Comedia! ¡Tragedia!

Resumen de la Crítica

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Muy Recomendable

Mark Russell transforma dibujos animados en denuncia y reivindicación. Magistral, como siempre.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

Para conseguir lo que ha logrado el guionista Mark Russell hay que tener talento, eso está claro. Si careces de un toque excepcional para escribir, tal vez se puede alcanzar el éxito con un proyecto arriesgado en una ocasión. Pero cuando por segunda vez consecutiva elevas un cómic entre los mejores del año – y no un tebeo cualquiera, sino la particular adaptación de unos vetustos personajes de dibujos animados de la compañía Hanna Barbera a través de la editorial DC Comics que, seamos francos, tampoco estaba muy por la labor de hacer un lanzamiento por todo lo alto -, has de estar bendecido con el don de la genialidad.

Mark Russell es un guionista de cómics que apunta maneras para ser proclamado de los mejores de su generación. Este recién llegado a las tierras del comicbook cuenta con una delgada carrera iniciada en 2015. Es por ello que sorprende que en tan exiguo tiempo ya haya conseguido destacar su nombre tanto en su EE.UU. natal como en nuestro país con obras como LOS PICAPIEDRA (THE FLINTSTONES, DC Comics 2016) o la que hoy nos ocupa, HUYAMOS POR LA IZQUIERDA: LAS CRÓNICAS DEL LEÓN MELQUIADES (EXIT STAGE LEFT: THE SNAGGLEPUSS CHRONICLE, DC Comics 2016). Ciertamente no son productos fáciles con los que conseguir una labor remarcable, elemento que desvela el talante arriesgado de Russell; así como un punto de osadía loca a la hora de no descartar ningún personaje como inoperable si de escribir un cómic se trata. Eso hace que además de los nombrados nuestro guionista de hoy haya escrito historias para Juez Dredd, El Llanero Solitario, Red Sonja, Lex Luthor, Los Gemelos Maravilla o el mismísimo Jesucristo.

Y vayamos sin más dilación a hablar del León Melquiades, protagonista absoluto del tomo de esta reseña. Para empezar habría que informar a todos los que conozcan su versión de dibujos animados que les estaría bien hacer un ejercicio de desplazamiento mental al respecto de ideas preconcebidas y empezar de cero con el cómic. Puesto que casi nada tienen que ver ambas versiones. Bien es cierto que la base es la misma, pero el  Melquiades de Russell deambula en un mundo más falible y su historia en las viñetas es mucho más crepuscular. Hablamos de que el cómic nos cuenta ciertos capítulos de Melquiades, un dramaturgo de éxito quien debido a eso mismo oculta su homosexualidad –condición sexual que lejos de ser inventada por Mark Russell resulta que era un serio rumor acerca del personaje de animación – fingiendo un matrimonio con una actriz.

Pero la verdad sale a la luz y es en ese momento cuando Melquiades capta la atención de un comité estatal que persigue las actitudes anti morales de la sociedad americana el cual sistemáticamente está acosando a muchos miembros de las letras coetáneos a él. Nuestro protagonista compaginará su complejo día a día, lidiando con actores de teatro, una vida de celebridad y manteniendo su vida como miembro de la comunidad gay de NY; con ser objeto de investigación y posterior comparecencia ante el citado comité, quien le espera con los cuchillos bien afilados.

Mark Russell escribe una miniserie de 6 números donde se dan la mano estrechamente el drama, la sátira social y un sentido del humor tan frívolo como inteligente. Y como trasfondo tenemos la sociedad estadounidense de los años 50, la cual aparentemente era idílica pero tal y como se nos ha mostrado en ficciones como la serie MAD MEN o en novelas como YONKI de William S. Burroughs escondía muchos problemas e inmundicia a poco que rasgases su fina superficie. Se trata por tanto de un cómic tragicómico escrito con unos diálogos deslumbrantes que nos describe un fascinante mundo de indistinta cohabitación entre animales antropomórficos y seres humanos.

En cuanto a la parte gráfica, el dibujo de Mike Feehan y el color de Paul Mounts ofrecen un carácter claro y limpio a la imagen. No se trata de un apartado artístico de gran calibre, de hecho actualmente podría superarse por muchos equipos creativos, pero sirve de cómoda percha para la historia y no entorpece aquello que el guión quiere transmitir.

Y ya terminando esta reseña, decir que si bien antes tal vez servidor pueda haber desanimado a los fans de la serie de dibujos animados, espero que les interese conocer que hay un buen número de personajes del universo Hanna Barbera que hacen acto de presencia por la obra: Pepe Pótamo, Canito y Canuto, Manotas o Tiro Loco McGraw se pasean en versiones particulares pero sin embargo reconocibles. Y no serán esos los únicos cameos con los que contará, puesto que también hacen acto de presencia figuras reales como los actores Clint Eastwood y Marilyn Monroe o el escritor Arthur Miller.

HUYAMOS POR LA IZQUIERDA: LAS CRÓNICAS DEL LEÓN MELQUIADES, publicado en nuestro país en 2019 por ECC Ediciones, es una obra atípica que sorprenderá tanto a lectores nuevos como veteranos. Y desde luego resulta una excelente carta de presentación del guionista Mark Russell, quien por desgracia cuenta injustamente con un buen montón de obras inéditas en España que han hecho las delicias de crítica y aficionados al otro lado del Atlántico. ¿Nos encontramos en la antesala de la irrupción de un nuevo tótem del cómic para el Siglo XXI? Eso sólo el tiempo lo dirá. Pero por lo pronto Russell está rubricando obras magistrales entre las cuales la presente historia del León  Melquiades se cuenta entre las favoritas de su servidor.

Un saludo, diletantes.

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Adblocker detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios