Críticas de videojuegos

Crítica «Mystic Messenger», un chat lleno de misterios y chicos guapos

Historia
Gráficos
Jugabilidad

Un juego con el que pasar un buen rato y leer mucho, pero con una jugabilidad demasiado absorbente que puede volverlo muy pesado

Valoración de los Usuarios Be the first one !

A pesar de que han pasado ya cuatro años desde el estreno de esta novedosa novela visual para chicas de origen coreano para el móvil, su popularidad, que en sus primeros años subió como la espuma, a día de hoy sigue manteniendo el tipo gracias a lo adictivo que puede resultar jugar un videojuego a través de mensajes de chat, mientras conocemos a sus intrigantes personajes y su misteriosa trama, además de ser gratuito y tener unos muy buenos gráficos.

Mystic Messenger nos pone en la piel de una chica cualquiera cuyo nombre podemos elegir. Esta chica descarga una aplicación misteriosa y es guiada por un hacker a un apartamento cerrado y protegido, que es propiedad de una joven llamada Rika, que murió seis meses antes del inicio de la historia, y fue fundadora de una organización que preparaba fiestas con fines caritativos, la RFA.

A través de la aplicación conoceremos a todos los miembros de la RFA, que nos encargarán la tarea de reunir invitados para la próxima fiesta a través de correos electrónicos mientras los conocemos poco a poco. Sin embargo, debemos ir con cuidado, porque no podemos salir del apartamento y un hacker amenaza la seguridad de la RFA… junto a todos los secretos que esconden sus miembros.

Al inicio de la historia, nos encontramos frente a una situación cargada de misterio en la que nos dejamos llevar por un hacker y acabamos en un apartamento vacío del que no debemos salir, además de entrar en una aplicación en la que hay un grupo de gente a la que desconocemos por completo.

Sin embargo, una vez pasada la introducción, veremos cómo todos los personajes van dejando de lado el tema del hacker y se centran en su desconfianza hacia ti mientras mantienen todo tipo de conversaciones sencillas y absurdas con las que echarte unas risas, hasta que la historia vaya avanzando.

En total, el videojuego, que dura más de 50 horas, nos da opción a entrar a un total de siete rutas diferentes y múltiples DLCs, que muestran tanto especiales navideños como los “After Story”. 

Durante los chats tomaremos decisiones que nos llevarán a una u otra ruta (o a un bad ending si no cumplimos los requisitos). Las diferentes rutas del juego están divididas en tres grupos; “Casual Story”, en las que no sabremos mucho sobre lo que está pasando en realidad, “Deep Story”, en las que empezaremos a conocer los secretos de la RFA, y “Another Story”, las que te cuentan toda la verdad que esconde la historia.

En las Casual Story nos centraremos en Jaehee Kang, Yoosung Kim y Zen, los personajes más sencillos y ajenos al drama que se esconde detrás de la RFA. En estas tres rutas encontramos todo tipo de conversaciones en las que difícilmente evitaremos reírnos, dado lo absurdo de la situación, e iremos conociendo más a fondo a los tres personajes e incluso podremos llegar a mantener una relación amorosa con ellos mientras los ayudamos a crecer como personas. Sin embargo, aunque el mundo se esté cayendo a su alrededor, tendrán muy poco contacto con lo que está pasando en realidad y no sabremos mucho sobre la verdadera historia de la RFA a través de ellos.

Y, atención, porque aunque en este tipo de videojuegos esperas que todas las rutas tengan sus toques románticos y no son pocas las novelas visuales para chicas que ofrecen al menos una ruta con contenido LGBT+, os llevaréis una decepción con la ruta de Jaehee, en la que entraréis fuertemente en la friendzone, como si dos mujeres no pudieran ser pareja, siendo esta la única ruta que no tiene escenas románticas.

En las “Deep Story” la trama es más profunda al tratar con Jumin Han y Seven (aunque la ruta de este último es al mismo tiempo la más graciosa de todas). En ambas rutas la historia se complica y empezaremos a saber qué está ocurriendo, ya que por diversas razones nos veremos más afectados por los misterios que esconde la RFA. En ambas rutas pasaremos varios días conviviendo con ambos chicos, pero que nadie se preocupe, que seguiremos hablando por el chat aunque estén a nuestro lado…

Finalmente, en “Another Story” sabremos al completo todo lo que está pasando y tendremos que ayudar a V y a Ray a deshacer todo el drama que Rika ha provocado, llegando incluso a salvarlos de la muerte, entre otras cosas, mientras vemos cómo ambos personajes deben enfrentarse a sí mismos y a lo que les rodea para ser capaces de levantar cabeza y seguir adelante para poder disfrutar del futuro con la protagonista.

En un inicio, la trama de Mystic Messenger resulta original, ya que fue una de las primeras novelas visuales en utilizar el chat para contar su historia y, al mismo tiempo, dejarnos participar en ella.

El juego se distribuye, en todas sus rutas, en un total de 11 días reales llenos de chats, que se van abriendo cada pocas horas; por ejemplo, a las 8 de la mañana se abre un chat y, al entrar, formas parte de él, pero si se abre un segundo chat a las 10 y no has formado parte del anterior, solo podrás ver un registro de mensajes y no podrás acceder al siguiente chat hasta haberlo completado.

Y he ahí el mayor problema que supone este juego; aunque al principio parece original poder formar parte de diferentes chats cada varias horas, en cuanto te das cuenta de que el juego te exige una participación mínima y, si no la cumples, acabas en un final malo, te das cuenta de lo absorbente que resulta.

Quizás disfrutes de la primera ruta, de esos 11 días, pero con la segunda, en el día 22, ya empiezas a cansarte, y a partir del día 33, ver tres o más notificaciones de Mystic Messenger nada más levantarte de chats de los que no has formado parte… resulta agotador y dudarás sobre si darte un tiempo o desinstalar el juego.

Además, aunque el juego es gratuito, debemos tener en cuenta que podemos hacer compras a través de él y, con las monedas propias del juego, podremos desbloquear los DLCs, Deep Story, Another Story y repetir chats de los que no hemos formado parte, entre otras cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba