Críticas de literatura

Crítica: «Niadela» de Beatriz Montañez

Niadela

Valoración

Una lectura en la que perderse

"Niadela" es la historia de una vida en plena naturaleza, donde los recuerdos y los miedos no se evitan sino que se abrazan y se desgranan.

Valoración de los Usuarios 4.3 ( 1 votos)

“Ahí estaba de nuevo, frente a Niadela; nos contemplábamos la una a la otra, como la primera noche, dos construcciones abandonadas”

Niadela es el título del primer libro de Beatriz Montañez, y el nombre de la casa que lo protagoniza. Una guarida en medio del campo que actúa como espacio de reflexión, como un refugio de autoconocimiento e inspiración para la escritora, que se desnuda por dentro y por fuera en este ensayo en el que cada palabra cuenta.

La biografía de Beatriz Montañez es realmente impresionante. Nacida en un pueblo de Ciudad Real, estudió comunicación en Estados Unidos, trabajando como periodista en multitud de medios como el programa El Intermedio, por el que es más conocida. Montañez también ha realizado sus pinitos en el mundo de la actuación y en 2018 su trabajo como guionista en Muchos hijos, un mono y un castillo fue reconocido con el premio Goya a mejor película documental. En marzo de 2021 se estrenó como autora con la publicación de Niadela, obra cuidadosamente editada por Errata Naturae y que a los pocos días de su publicación se convirtió en uno de los libros más vendidos en Amazon y se agotó en la página web de la editorial.

Con tal trayectoria, la escritora manchega podría haber escogido cualquier etapa de su emocionante vida para escribir un libro y, sin embargo, se centra en su primer año en Niadela, en la que lleva viviendo desde que hace ya más de media década, decidió abandonarlo todo. Su autobiografía podría mostrar su brillantez profesional, todos los éxitos que ha alcanzado a lo largo de su carrera pero, en cambio, elige mostrar su lado más vulnerable y humilde, compartiendo miedos, pensamientos y emociones con los que es fácil sentirse identificada e identificado. La obra explora el pasado de la autora, un tiempo marcado por el silencio y por una herida que trata de sanar a lo largo del relato, mostrando lo difícil que es superar aquello de lo que no se habla, escondiéndolo como un tabú por miedo al dolor. No obstante, el mensaje de Niadela es claro: tan solo sangrando se hace costra.

En este aprendizaje sobre sí misma la autora cuenta con la mejor maestra para entender la vida, la naturaleza. Al estilo de grandes de la literatura como Emerson y Thoreau, la naturaleza está presente en cada frase, cada párrafo, cada página de Niadela. Aves, reptiles, insectos, y una zorra con gran carga simbólica, son los vecinos y acompañantes de la autora en el día a día de su refugio particular. De ella aprende, con ella se inspira, mostrando la importancia de detenerse a a observar, a escuchar y a sentir, algo poco habitual en la frenética sociedad en la que estamos inmersos, completamente alejados de nuestras raíces más primitivas. Si embargo, lejos de lo que cabría esperar en un mundo de pretensión y postureo, la autora no muestra una naturaleza idílica de escaparate de redes sociales. No, la naturaleza pica, vuela, se arrastra, moja, tiembla, hiela y arde. Es vida y belleza, pero también adversidad, crueldad, supervivencia y soledad.

Finalmente, destacar de este ensayo la forma en la que está escrito. Se podría decir que la autora despliega una prosa muy poética, llegando a parecer en ocasiones un largo poema narrativo. Nuevamente, sin caer en petulancia ni frases rimbombantes carentes de sentido. Cada metáfora, símil y juego de palabras no solo está lejos de ser vacío, sino que dibuja imágenes en la mente y transmite mensajes de un golpe, mostrando el bagaje literario de la autora y su pasión por la escritura.

Marta Fernández Lara

Bióloga y Filóloga Inglesa en proceso. Aspirante a escritora. Me encanta la literatura, especialmente las historias ambientadas en otro tiempo y/o con brujas de por medio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba