Críticas de cómics

Crítica: «Oblivion Song 4», los Hombres sin Cara

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Muy Recomendable

La serie sigue emocionante y creciendo. Puro estilo Kirkman.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

Parece que fue hace poco cuando Planeta Cómic nos traía en primicia mundial la publicación del primer volumen de Oblivion Song. Una de las últimas series de Robert Kirkman se lanzaba de manera anticipada en países como España, teniendo acceso al primer arco argumental entero mientras en su país de origen se publicaba solo la primera grapa. Y Oblivion Song nos encantó y nos cautivó.

Cuenta como un trozo de Filadelfia desapareció de repente, siendo sustituido por un mundo extraño al que llamaron Oblivion. Ese pedazo de ciudad no desapareció sin más, sino que se intercambió con el otro mundo… y con él sus edificios, calles y personas. Nathan Cole había desarrollado una inexplicable tecnología con la que era capaz de saltar hasta Oblivion, cosa que hacía para ir trayéndose vecinos desaparecidos, rescatándolos, antes que la inhóspita y peligrosa fauna de allí acabara con ellos.

Y en los siguientes volúmenes la cosa se complicó seriamente. Ya conocemos a Kirkman y, con él, los giros de guion, sorpresas y demás, están a la orden del día.

Pero sucedió una cosa: los derechos de publicación de Skybound cambiaron de manos. Ya no era Planeta Cómic la que seguiría publicando la serie (y solo faltaban tres volúmenes para acabar), sino ECC Ediciones. Siguiendo su política de lanzamientos comenzaron a publicar la serie, de nuevo, desde el número 1, pero cambiando el formato por otro más lujoso y vistoso. Pero distinto.

Sin embargo, nos tenían guardada una grata sorpresa a aquellos que estábamos siguiendo la serie en su edición «Planeta»: ECC Ediciones ha tenido la deferencia de continuarla con ese mismo formato, respetando incluso el precio. Un detalle que no todas las editoriales son capaces de asumir y por lo que, desde aquí, se les aplaude y reconoce.

Por eso traemos este cuarto volumen, con la satisfactoria sorpresa de poder continuar leyendo las aventuras de Nathan y compañía en sus incursiones a Oblivion… porque la cosa se ha complicado mucho dentro del cómic. La amenaza llega en forma de una raza autóctona de aquel lugar, inteligente y cruel, que está a punto de descubrir como cruzar la barrera que separa La Tierra de Oblivion. Por eso, la canción de Oblivion a la que alude el título puede ser una canción fúnebre… si los protagonistas no lo evitan.

En este cuarto tomo se encarrila la trayectoria final de la serie, prometiendo una historia creciente en tensión, emoción y acontecimientos. Incluso lo que se deja intuir a futuro da la impresión de ser demasiado grande para poder contarlo en solo dos tomos que faltan hasta el final. Pero confiamos en Kirkman, que ha demostrado saber no solo contar buenas historias, sino rematarlas y cerrarlas con acierto.

Sigue dibujando la serie, evidentemente, Lorenzo de Felici, con su particular estilo huye del realismo y se centra en retratar un mundo extraño e imposible. Los diseños de esa raza que habita Oblivion es tan absurda como genial y original, dando una sensación que se mezcla entre el ridículo y la amenaza. Con otro artista más detallista y de acabado más realista hubiéramos encontrado un cómic muy diferente y, posiblemente, hubiera ganado en lo visual, pues esta historia se presta a sorprender de esta manera. De Felici le da un tono más de Ciencia Ficción y en ocasiones no termina de atraparnos en algunas escenas especialmente tensas o terroríficas. Y con todo, Oblivion Song es como es gracias a la labor de este artista, que la ha impregnado con su personal estilo y contribuyendo, en la misma medida que Kirkman, a construirla desde cero y llevarla a convertirse en una de las mejores series Image de la actualidad.

Ciencia Ficción, con toques de terror, drama y mucha acción… elementos que en manos de estos autores son ingredientes seguros para conformar una deliciosa lectura.

Giacco

Redactor jefe de las secciones de Cómics y Videojuegos, así como presentador de muchos de los programas de Hello Friki Podcast.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba