Críticas de videojuegos

Crítica: «Two Point Hospital», curando el aburrimiento con risoterapia

Resumen de la Crítica

Historia
Jugabilidad
Gráficos

Recomendable

Digno heredero del mítico Theme Hospital, con todas las mejoras que se le presuponen y mucha diversión.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

A finales de los ’90, en plena efervescencia de la primera PlayStation, llegó un título que traería tras de sí una nueva ola en el género de la gestión/estrategia. Theme Hospital se ganaría el cariño y la devoción de una legión de jugadores que jamás se habían acercado a ese tipo de juegos, y lo haría gracias al buen humor que desplegaba y a la inteligente y absorbente jugabilidad. Gestionar un Hospital en todas sus facetas se volvía divertido a la vez que todo un reto pues combinaba un sencillo manejo de los controles con una desenfadada, pero exigente, puesta en escena.

Casi 25 años después llega una nueva versión, mejorando y actualizando casi todo lo que aquel título ya ofrecía. Los responsables son algunos de la extinta Bullfrog Productions, la desarrolladora responsable del juego originario (y de muchos otros que aprovecharían la ola), que han abierto la nueva Two Point Studios, allá en Baltimore, para seguir creando juegos tan geniales.

Y así es como nace este Two Point Hospital. ¿Pero está a la altura? ¿Sabe recoger el testigo y a la vez reinventarse? Vamos a intentar explicarlo a través de nuestras impresiones tras haberlo jugado. Para hacer esta reseña hemos curado a miles de pacientes y muchos otros se han quedado en el camino. Va por ellos.

Argumento, Historia, Personajes…

En este apartado hay poco que contar, porque la historia misma del juego la vamos escribiendo nosotros a través de la gestión que hagamos de nuestras instalaciones. El juego nos ofrece un amplio mapa de la zona con mismo nombre, Two Point, y en este encontramos distintas regiones y poblaciones que se irán desbloqueando poco a poco, conforme cumplamos los objetivos marcados en cada Hospital que construyamos.

Empezamos con uno realmente modesto, fácil de controlar y que, a modo de tutorial, nos consigue familiarizar en los controles básicos para poder iniciarnos en el protocolario mundo de la gestión sanitaria. En cuanto consigamos distintos objetivos y/o retos y nos otorguen tres estrellas, se nos dará la opción de abrir un nuevo Hospital en otra zona del mapa… y así consecutivamente iremos ampliando nuestra red de centros sanitarios. Pero ojo, que con cada nueva apertura vamos a encontrar nuevos retos en forma de sorprendentes enfermedades, plagas, epidemias… incluso catástrofes naturales.

El buen humor y cachondeo está patente en todos los aspectos del juego. Por ejemplo, en el apartado que nos ocupa, el personal que tenemos para contratar es realmente peculiar y la excentricidad brilla por su constancia. Desde médicos con curiosas aficiones a enfermeros indolentes o cascarrabias o bedeles capacitados para capturar fantasmas. Y si nuestro personal laboral es raro, agárrate a los pacientes y sus enfermedades. Pero eso lo contamos ahora…

Estilo de juego, jugabilidad…

Nuestras labores al frente de cada Hospital nos llevan a controlar todos los aspectos del mismo. Construcción y distribución de salas, ya sea la consulta del doctor, la sala de curas, la farmacia, los aseos… todas las dependencias, vamos. Debemos amueblarlas y dotarlas de aquello que sea necesario para su correcto desempeño, es decir: la consulta del psicólogo debe tener su silla y su diván, la sala de espera debe tener bancos, máquinas expendedores y papeleras, la enfermería sus camas y su biombo para cambiarse… e incluso podemos variar las decoraciones y elementos básicos, como el color de las paredes, cuando avanzamos en el juego.

La contratación del personal: Médico/as, enfermero/as, asistentes o conserjes. Cada uno con su capacidad o su problema, lo que hará que sean más baratos o caros de contratar. Su trabajo y su experiencia será acumulativa, por lo que un aprendiz puede pasar a ser doctor a lo largo del juego… pero nos exigirá su correspondiente aumento de sueldo, está claro. Porque los trabajadores tienen un estado de ánimo que afecta su rendimiento… y a nosotros corresponde controlarlo. También podemos formar a nuestra plantilla organizando cursos, lo que aumentará sus capacidades pero nos obligará a prescindir de ellos mientras estudian… y a costearles el curso. Como veis, está pensado hasta el mínimo detalle, porque incluso nuestro personal puede caer enfermo cuando una plaga se desata y no sabemos o podemos controlarla.

La gestión de cada Hospital es muy similar, pero va complicándose conforme avanzamos... y de que manera se complica! Si al principio tenemos que curar a los pacientes con fármacos o reposo, pronto necesitaremos máquinas especializadas en cada tratamiento y dolencia. Pero también tendremos que investigar curas y mejorar nuestros aparatos para poder hacer frente a la ingente cantidad de excéntricas enfermedades que asolan Two Point de costa a costa. Algunas de las que encontramos son las infecciones payasitarias, los cazos perdidos o extraños síndromes alienantes que hacen que nuestros pacientes se crean los más curiosos personajes. La sorpresa y la risa están servidas… pero también el estres. Porque es fácil que en un momento dado se nos llenen los pasillos de enfermos enfadados porque nuestras consultas y salas de cura no dan a basto… mientras los fallecidos comienzan a aparecerse por el Hospital, sembrando el terror entre los pacientes, al tiempo que los baños se atascan o una plaga de cejudos aparece por los rincones de las dependencias.

Un caos de elementos que van a ponernos al límite y a exigir de nosotros toda la atención y concentración. Y cuando crees tenerlo todo bajo control… recibes la visita del concejal de sanidad o se produce un terremoto… y ya estamos otra vez con la crisis.

Para gestionar todo esto (y más cosas que me guardo) contamos con un sencillísimo menú muy fácil de manejar. Con un par de pulsaciones podemos construir las salas o acceder al historial de un paciente o cualquier otra cosa. Sin embargo la cámara y el movimiento por el Hospital cuesta un poquito más de controlar. Es fácil que en un momento de presión tengamos que hacer varias cosas a la vez y nos cueste movernos de un ala del Hospital a otro, o no encontremos al trabajador que buscamos o no podamos capturar al «bicho» que pasea por los pasillos. Sin duda este juego fue concebido para PC y el teclado+ratón es su medio natural. Y pese a esto, la translación al pad de consola se ha ejecutado de la mejor forma posible, pese a las pegas antes planteadas. La guinda hubiera sido, no hay duda, permitir jugarlo en consola con ratón y teclado.

Gráficos y banda sonora…

Las edificaciones y dependencias así como las máquinas y moviliario están muy bien modelados y se ven limpios y claros, permitiendo y favoreciendo esa facilidad en la jugabilidad que arriba comentábamos. El movimiento de la cámara es siempre fluido y suave, incluso cuando decenas y decenas de personajes pululan por pantalla, cada uno a los suyo… este potando y aquel enfurruñado haciendo cola… aquel médico marchándose a descansar o el conserje detrás del fantasma aspiradora en mano mientras otros pacientes gritan y corren por los pasillos. Todo se mueve con soltura y no he encontrado pegas en ese sentido.

Podemos acelerar la acción o pararla, en seco. El zoom nos mostrará unos personajes modelados con estilo caricaturesco pero sin exageraciones, manteniendo cierto aspecto real que ayuda más a la inmersión en el juego… y que contrasta con la locura que se respira por lo irreal de las enfermedades y sus tratamientos. Además todo muy colorido y luminoso… y cada Hospital con sus propias particularidades locales, porque no es lo mismo uno situado en la costa que otro en lugares nevados.

Two Point Hospital no está doblado al español, pero los menús y los diálogos sí están subtitulados y localizados, de manera excelente además. El humor que destila el juego no hubiera sido posible sin un buen trabajo de traducción, porque es evidente que este aspecto se ha cuidado con esmero. La cantidad de texto que incluye el juego es absolutamente sorprendente y toda está trabajada para que los menús sean sencillos y arreglada para que nos divirtamos con cada párrafo.

La música que acompaña las salas de estos Hospitales es divertida pero limitada, y cuando llevas muchas horas de juego no puedes evitar silenciarla. Hubiera sido un acierto permitir incluir a cada jugador sus propias listas de reproducción… Lo que sigue estando, algo que era maravilloso en el Theme Hospital, es el servicio de megafonía siempre llamando al orden o al requerimiento a los trabajadores, o solicitando médico o enfermero, o avisando de averías. Lástima que esté en inglés.

Impresiones finales

Two Point Hospital es un imprescindible para aquellos que jugaron al Theme Hospital y desean recrear la locura que supone gestionar un Hospital como estos, donde lo absurdo y lo imposible se convierte en dolencia y para combatirla tenemos que idear maquinaria igualmente loca y disparatada. Han pasado muchos años y se ha sabido mantener la esencia de aquel juego, pero dotándola de los medios que la tecnología actual permite. Ya no me refiero a esos gráficos simpáticos y limpios, sino a la ingente gestión de datos simultáneos que no afecta al rendimiento del juego.

Lo único que se debe tener en cuenta es que su dificultad es alta. Una vez superados los primeros niveles la cosa se complica exponencialmente y conseguir las estrellas no resulta tan sencillo… incluso puede llevarnos a algún punto de frustración. Pero los buenos ratos que pasaremos al frente de los Hospitales compensan de sobra esos momentos de agobio y, sino, siempre podemos consultar a uno de nuestros facultativos… o mejor no.

Lo mejor…

  • Saber actualizar el juego sin perder identidad
  • El humor, el cachondeo y la diversión
  • Muchas, muchísimas horas de juego

Lo peor…

  • La dificultad en algunas ocasiones llega a ser desesperante
  • El control de la cámara
Etiquetas

Giacco

Redactor jefe de las secciones de Cómics y Videojuegos, así como presentador de muchos de los programas de Hello Friki Podcast.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Adblocker detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios