Críticas de cómics

Crítica: «Animal Man. El Reino Rojo. Integral», el mundo en Rojo

Resumen de la Crítica

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Recomendable

No solo los personajes más conocidos tienen sagas épicas. Jeff Lemire coordina una etapa tan grande como apasionante.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

Batman, Superman, Wonder Woman y Flash son los personajes DC que han tenido grandes sagas dentro de sus colecciones de manera más habitual. Durante muchos meses, incluso años, se han podido seguir historias continuadas que, al finalizar y vistas con la perspectiva del tiempo y de forma conjunta, dibujan una epopeya impresionante. La Muerte de Superman, El Tribunal de los Buhos, La Guerra de los Dioses… son algunos ejemplos. Pero que ese tipo de argumentos dilatados en el tiempo se den en personajes considerados «menores»… eso es algo mucho menos habitual.

Sin duda hay ejemplos, pero se pueden contar como escasos. Sin embargo, el personaje del que hablamos (escribimos) hoy tiene la particularidad de gozar de no una, sino dos de este tipo de épicas aventuras. Animal Man, el héroe creado por Carmine Infantino que posee la habilidad de imitar las facultades de los animales, disfrutó de una de ellas a principios de los ’90 gracias a la especial interpretación que de él hizo el escritor Grant Morrison. Saga que también está publicada por ECC Ediciones. Después de aquello el personaje se pudo ver aquí y allá, incluso disfrutó de interesantes etapas escritas por Milligan y Delano, pero nunca recuperó la notoriedad que le diera el escritor británico.

Eso cambió cuando DC arrancó sus Nuevos 52. Animal Man fue uno de los personajes en los que se pensó para relanzar las ventas y se buscó a un equipo creativo de excepción que, con el tiempo, demostraron ser más que dignos merecedores de ese descomunal encargo. Jeff Lemire a los guiones (supervisado por el mandamás Scott Snyder) y un grupo de dibujantes entre los que encontramos a Andrew Belanger, John Paul Leon, Steve Pugh, Timothy Green II…

Esa grandísima (en calidad y extensión) etapa, que abarca varios años desde 2011 y más de una treintena de números ha sido recogida en un imponente tomazo integral por ECC Ediciones y de él os hablamos…

El Reino Rojo es el título del tomo y hace referencia a algo que trasciende al propio personaje. Los lectores de La Cosa del Pantano saben de sobra lo que es El Verde. Algo así como la fuerza y el lugar que conecta la flora del Universo, con sus avatares y dioses y sus «campeones» y defensores. Podemos decir que La Cosa del Pantano es su representación en la Tierra, su avatar. Por contraposición se explica así lo que es el Rojo: aquello que conecta la fauna y que tiene como avatar a Animal Man. Bien, una vez explicado esto podemos continuar diciendo que existe una tercera fuerza o manifestación: la Corrupción.

El Verde, el Rojo y la Corrupción deben estar en equilibrio para que el Universo funcione y todo vaya bien. Pero cuando una de las tres fuerzas se desequilibra… la misma realidad puede estallar. Y eso es precisamente lo que sucede en esta saga, la Corrupción se hace más fuerte y ataca los otros dos reinos, amenazando primero al Rojo y a su «representante» Animal Man… y por extensión a su familia y entorno.

El nombre de Corrupción puede ser sustituido por Podredumbre, Putrefacción… y os podéis imaginar que los «soldados» y avatares de dicha fuerza no son precisamente agradables ni simpáticos. Los autores aprovechan esta característica para impregnar las páginas de aberraciones deformes y viscosas, formas huesudas y siniestras… que dotan de un aura terrorífica toda la historia. Se trata, pues, de una desasosegante y angustiosa lucha de Animal man (y algunos aliados que omitimos) contra esa fuerza primaria y horrible que va ganando terreno y poder.

Lemire maneja bien el ritmo de una saga tan larga y distribuye el peso de la acción entre varios protagonistas, si bien Buddy Baker/Animal Man destaca entre los demás. La mezcla de acción y terror le sienta muy bien al género y se combina con el Universo DC de forma orgánica y natural al ser explicada desde el inicio. Es decir, aceptamos el Rojo y la Putrefacción sin demasiada extrañeza, pues desde hace mucho que convivimos con el Verde, gracias a Alan Moore. El genio consiguió establecer en la serie de la Cosa del Pantano ese concepto y fijarlo a fuego en los lectores… por eso podemos aceptar sin demasiados reparos la existencia de algo similar. Tiene hasta lógica.

El volumen incluye las partes en las que esta gran historia se cruzaba con la colección de La Cosa del pantano, para que no perdamos detalle… además de incluir un par de Anuales que consiguen destensar y relajar la aventura de forma puntual. Porque El Reino Rojo es una historia muy intensa en la que Lemire vuelca grandes dosis de imaginación y delirio, que combinado con un aspecto artístico personal y onírico, resulta en una obra singular y de lectura peculiar. No puedes permanecer indiferente ante el despliegue de mundos, traumas, conflictos y seres que pasean ante tus ojos por las más de ochocientas páginas que tiene el cómic. Es tan extenso e intenso que te lleva de la tensión al humor, al sentimentalismo y a la acción desenfrenada.

Recopilar tamaña saga es una buena apuesta y una gran opción que nos permite leerla en su conjunto sin las esperas y los cortes que proporcionó, en su momento, su publicación serializada. Darse un atracón de fantasía super-heróica y terror mezclada con dramas familiares y guerras entre mundos es toda una experiencia difícil de comparar con cualquier otra lectura en cómic. Y si alguien pregunta por las comparaciones con la mencionada saga de Morrison o cualquier otra… son difíciles de establecer, e incluso injustas. Lo que cuenta Lemire y el grupo de dibujantes es algo que trasciende al personaje y que escarba en el tejido primordial de este universo de superhéroes.

No solo Animal man cambia para siempre, lo que aquí se cuenta y lo que se manifiesta con esta etapa es algo que queda en el Universo DC, que puede ( y debe) ser retomado en otras ocasiones y con lo que se puede jugar a futuro. La aportación de Lemire no es original, pues parte de la que hizo en su día Alan Moore… pero sabe aprovecharse de ella y extenderla a nuevos horizontes. Bien aprovechados generarán grandes historia… como esta.

Animal man deja de ser, definitivamente, un segundón y se establece entre ese tipo de personajes que va más allá de las mallas y las aventuras coloridas. La Cosa del Pantano, Constantine… son ahora de su grupo. El futuro nos traerá de regreso al Reino Rojo y su avatar… aunque no sea el Buddy Baker que conocemos.

Giacco

Redactor jefe de las secciones de Cómics y Videojuegos, así como presentador de muchos de los programas de Hello Friki Podcast.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Adblocker detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios