Críticas de cómics

Crítica: «Barbaric: Pecados Mortales», un hacha y su bárbaro

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Recomendable

Divertida y violenta historia que deconstruye el mito bárbaro. Una buena historia de Fantasía medieval que deja con ganas de más.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

Con lo manida y manoseada que está la fantasía heroica, el género de capa y espada, en todos los formatos y modalidades, cuesta encontrar un producto original que llame la atención. Pero los hay, desde luego. Aquí hemos traído muchos de ellos y acaba de caer en nuestras manos un nuevo ejemplo de esto: Barbaric, serie publicada en origen por Vault que ha llegado a nosotros gracias a Editorial Hidra.

Si bien la originalidad no será, exactamente, la que brille en esta obra, sí lo hará la sabia mezcla de conceptos y fórmulas, que consigue crear una aventura donde la violencia y el desfase son la clave de su éxito (literalmente, pues en sus primeros números ha conseguido hacer muy buenos números de ventas).

Pecados Mortales es como se titula el primer tomo de la serie, que comprende tres números originales y engloba su primer arco argumental que no es otra cosa que una toma de contacto y presentación de los personajes. A saber…

Owen es un bárbaro de los de toda la vida, que disfruta con el saqueo y un buen combate… ya sabéis: «Aplastar enemigos, verles destrozados y oír el lamento de sus mujeres«. Pero todo eso se acabó cuando tres hechiceras le lanzaron una maldición: desde ese momento, estaba condenado a hacer el bien, a ayudar a los demás y nunca negarse a echar una mano a los desfavorecidos. Y la maldición venía acompañada por un hacha parlante (muy parlante), que es adicta a la sangre. Juntos, recorrerán el mundo buscando aventuras, siempre para ayudar a todo aquel que lo necesite.

Su primera aventura les llevará a unirse a una joven a la que acusan de bruja a la que, por supuesto, ayudará. Y los tres (hacha, bruja y bárbaro), se encontrarán casi sin darse cuenta metidos en un lío fenomenal que les llevará a enfrentarse a todo tipo de amenazas.

Bien, tanto la historia como sus protagonistas son un reciclado de tópicos pero, contrariamente a lo que se puede pensar, funcionan a las mil maravillas. Es genial el tono de humor negro mezclado con las excelentes escenas de combate, en las que no se escatima en sangre y vísceras (al contrario, se recrea que da gusto) y la química que surge entre los tres curiosos compañeros, está bien conseguida. Además, contiene detalles y elementos que sí aportan originalidad, pero que no están demasiado aprovechados y casi pasan desapercibidos. Esto es buen síntoma para el futuro de la serie (que sigue abierta) y seguro que nos proporcionará grandes momentos.

En los guiones tenemos a Michael Moreci, un guionista que no es demasiado conocido pero que tiene una trayectoria absolutamente impresionante por haber trabajado en IDW, en sagas como Star Wars o en las grandes editoriales Marvel y DC, además de como novelista. Se nota en su tratamiento de los diálogos, que ayudan a conocer a los personajes y de los que no abusa ni utiliza de manera innecesaria. Al contrario, consciente del tipo de historia que está contando, cede mucho protagonismo al aspecto visual… y eso lo aprovecha Nathan Gooden, que nos hace disfrutar de su estilo algo barroco y suelto, centrado en transmitir siempre de manera directa y eficaz cada impacto visual de cada escena.

El toque digital está bien aprovechado y, a través de los efectos que esa técnica permite, podemos ver fantasmas y hechizos de una manera muy impactante y moderna. Hay otros detalles en este sentido que permiten disfrutar de la lectura y llevarnos más de una sorpresa.

La parte negativa es la brevedad de la aventura. Se trata de una primera toma de contacto y una presentación, pero adolece de poca ambición y un desarrollo demasiado lineal y predecible. Estos personajes dan para más, para mucho más, y cada chascarrillo del hacha o cada metedura de pata de Owen deben ser mejor aprovechados. Eso es, precisamente, lo que promete el tomo al final… con un cliffhanger de libro, un continuará más bien, que nos hacen esperar el segundo tomo con muchas ganas.

Unas palabras finales para la excelente edición que Editorial Hidra lanza, en la que recopila los tres primeros números (cada número contiene 32 pág.) y que añade las portadas originales y alternativas, todo en un papel de excelente calidad y en una edición de lujo.

Bárbaros, hechiceras y armas poseídas por demonios borrachos adictos a la sangre. Buena combinación de temibles guerreros… si no estuvieran malditos, porque exclusivamente pueden dedicarse a hacer el bien. ¡Menudos paladines!

Giacco

Redactor jefe de las secciones de Cómics y Videojuegos, así como presentador de muchos de los programas de Hello Friki Podcast.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba