Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica: “Batman: Bruce Wayne, ¿Asesino? 02. Interrupción Forzosa.

Crítica: “Batman: Bruce Wayne, ¿Asesino? 02. Interrupción Forzosa.

La fase intermedia del evento tiene cómo modus operandi principal el estudio de la dualidad Batman-Bruce Wayne. Aquí se explora psicológicamente uno de los conceptos que han focalizado la atención del personaje durante muchos años. Cuándo Wayne es más él mismo, si el nombre que representa la persona y que aparece en su DNI o cuando se pone el disfraz. Aunque de forma explícita esta discusión se ha analizado en muchas ocasiones, me viene a la cabeza Ego de Darwyn Cooke, en este punto del relato nos encontramos en la lucha personal por saber qué personalidad es la ganadora. Pero…

Resumen de Reseña

General
Guion
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

“¿Porqué no intentas limpiar tu nombre?”

Resumen : Sigue profundizando en el misterio presentado a la vez que permite el disfrute de las aventuras características del personaje.

Valoraciónes : 3.45 ( 1 votos)

La fase intermedia del evento tiene cómo modus operandi principal el estudio de la dualidad Batman-Bruce Wayne. Aquí se explora psicológicamente uno de los conceptos que han focalizado la atención del personaje durante muchos años. Cuándo Wayne es más él mismo, si el nombre que representa la persona y que aparece en su DNI o cuando se pone el disfraz. Aunque de forma explícita esta discusión se ha analizado en muchas ocasiones, me viene a la cabeza Ego de Darwyn Cooke, en este punto del relato nos encontramos en la lucha personal por saber qué personalidad es la ganadora. Pero tampoco es aquí lo primordial o la clave definitiva para que la obra en su conjunto perdure en el tiempo o pueda incluso formar parte de las historias cumbre del personaje, que si bien no estaría en esa división, desde luego tampoco es desechable. Aquí se sirve del momento imperante en las series del protagonista y en la situación procesal de Bruce Wayne para analizar su satisfacción personal al poder sentirse como Batman las 24 horas del día, aprovechándose de la circunstancia procesal de Wayne para eliminarlo totalmente. La posibilidad de ser mejor Batman que nunca. El problema en mi opinión radica en que se deja al margen de esta decisión el destino de Sasha Bordeaux, quien se encuentra encarcelada de forma indirecta por haber entrado en su mundo. Bruce Wayne es responsable de lo que le pasa y que para explorar la psicología del personaje en favor de cierto empaque a determinados mini arcos se aparque ese tema, no es óbice para llamar la atención a la publicación por esto, denunciando que todo aquello que no haga Wayne para aclarar la inocencia de su amiga es incoherente con el personaje.

Más allá de esta crítica, lo interesante lo encontramos en la vocación rompedora del tomo en comparación con el anterior. Es continuista en ritmo, desarrollo y clímax pero lo que da nombre a esta colección funciona más como transfondo (landscape) que como parte integrante de una trama episódica, que sí se observaba en el número uno. De ahí que no sigamos la investigación de todos los curiosos (Batman, detectives y aliados) de forma lineal, sino a través de aventuras de toda índole. Por ejemplo, el arco argumental principal de “Batman” aporta una de esas clásicas historias que exploran las parcelas políticas municipales de la ciudad. En este caso lo volvemos a encontrar en una historia de cierto impacto dramático con la única pega de que para el habitual no hay sorpresas. El do de pecho de Brubaker en este tomo los tenemos en la historia “El momento crucial” dónde acompañado de su socio favorito Sean Phillips nos aportan una pequeña joya autoconclusiva que explora la infancia traumática de Bruce Wayne a través del detective que llegó a la escena del crimen de sus padres explicándole al alter ego adulto de ese niño que la conexión emocional alcanzada con él le impide creer que la acusación de asesinato sea cierta. Es curioso como las historias donde el efecto dramático absorbe cualquier intento de acción, comedia, aventura o thriller sirven para explorar la opinión de un personaje por parte de su autor.

Detective Comics” navega por los bajos fondos y el crimen de la ciudad a partir de un autor que se maneja muy bien en estos ámbitos. Rucka parte de premisas interesantes como la experimentación con los caídos de la sociedad con elementos de drogodependencia y criminalidad cuyos resultados cobran vida y tangibilidad para devolver el golpe por cien. Aquí la importancia radica en tres factores. El primero, que una de las patas de la mesa que sostiene el misterio del complot anti Wayne empieza a moverse. El segundo, por la aparición de esos típicos personajes que se mueven en todo tipo de contexto social, siempre en función de su beneficio personal y que en momentos serán amigos o enemigos del protagonista en cuestión, muy del escritor, por cierto (aquí ocurre con Jaque Mate). El tercero, porque se encarga de la investigación criminal de Bruce Wayne comandada por Crispus Allen y René Montoya con la posibilidad de volver a las dinámicas de estos dos personajes y lo bien que enriquece cualquier historia.

Sobre el resto de episodios que tienen que ver con el evento y que se cruzan con series relacionadas con la familia cómo “Batgirl”, “Ghotam Knights”, “Aves de Presa”, “Nightwing” y “Robin”, encontramos de todo. Vuelvo a incidir en la calidad de la primera dónde en pocos diálogos y una narrativa visual bastante eficaz nos dan un arco bastante satisfactorio en lectura e impacto. Sobretodo cuando la acción predominante de sus episodios coinciden con las peculiaridades psicológicas de su identidad civil y por requerir la atención en pequeños detalles sin necesidad de explicarlos verbalment,e elevando el nivel de la lectura. En cuanto al resto de series, entre la convivencia y melancolía (sobre todo en Alfred) con el bajón emocional de la sucedido junto con las piruetas, puñetazos y coreografías de acción de rigor, intentan dar una explicación al complot de Wayne, resaltando que más allá de encontrar una resolución del caso, tratan de asegurar para su tranquilidad mental que su amigo es inocente. Los guionistas se encargan ya no solo de darnos pistas de como se construyó el escenario del crimen y de los motivos de este, sino para construir un relato sólido que justifique las dudas de los aliados, la puesta en duda de su incondicional lealtad y la autoconfirmación plena de la inocencia de su mentor.

Este segundo volumen no es un obstáculo en el enfoque directo y contundente del primero. Si bien se distrae en otros caminos y en nuevos escenarios, haciendo funcionar el evento más como landscape que como historia lineal pura, se sigue profundizando en el misterio presentado a la vez que permite el disfrute de las aventuras características del personaje. Sobre todo a través de dos autores que ya en ese momento lo estaban rompiendo, amparándose en un trasfondo novedoso pero dramático para Wayne y en el estudio y análisis del protagonista.

Detective Comics 768-771, Batgirl 27 y 29, Nightwing 68-69, Gotham Knights 27-29, Birds of Prey 41 y 43, Batman 601-603, DC Comics. Bruce Wayne ¿Asesino? 02, ECC Ediciones. Cartoné. Color. 368 pags. Pvp: 33,50 €.

Sobre Álvaro Gekko

avatar

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Crítica: «Superman. Año Uno. Libro Uno», super autores.

¿Cómo? ¿El origen de Superman contado de nuevo? ¿Otra vez su salida de Krypton y ...

Crítica: “Superpoderes”, Superdespedida.

En “Superpoderes”, Kirby cerró la saga del Cuarto Mundo en el contenedor más insospechado de ...