Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica: “Centaurus 1.- Tierra Prometida”. Exilio colonizador.

Crítica: “Centaurus 1.- Tierra Prometida”. Exilio colonizador.

Gracias al éxito consolidado de las saga Aldebarán y Kenia, es normal la publicación de este álbum de cuatro años de antigüedad. Lo que pasa es que vistas sus similitudes en el trasfondo, que no en la base conceptual, con el film Interstellar (2014), se habría subido a un tren bastante más potente. Y es que contemplando las firmas del dibujante en cada página (a partir de 2013), da la impresión que ambos títulos compartieron diseño de producción y ejecución de ideas de un posible exilio terrestre en búsqueda de una colonización planetaria pronta y arraigada. Y sobre todo en…

Resumen de Reseña

General
Guion
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

¡No entiendo nada!Creo que habría sido mejor que me quedara en la aldea...”

Resumen : Este primer volumen es un claro ejemplo de la calidad de los autores en proyectos que combinan ciencia ficción, aventura y fantasía.

Valoraciónes : Sea el primero!

Gracias al éxito consolidado de las saga Aldebarán y Kenia, es normal la publicación de este álbum de cuatro años de antigüedad. Lo que pasa es que vistas sus similitudes en el trasfondo, que no en la base conceptual, con el film Interstellar (2014), se habría subido a un tren bastante más potente. Y es que contemplando las firmas del dibujante en cada página (a partir de 2013), da la impresión que ambos títulos compartieron diseño de producción y ejecución de ideas de un posible exilio terrestre en búsqueda de una colonización planetaria pronta y arraigada. Y sobre todo en el medio espacial escogido a tales fines, donde curiosamente la película se cerraba en un escenario prácticamente idéntico al que aquí se presenta nada más abrir el álbum. Como si la obra arrancara en el ecosistema creado por Murph. El título cinematográfico parte con ventaja con aquello del dominio científico espaciotemporal, pero es precisamente la falta del mismo donde radica el primer valor de peso en el texto de Leo y Rodolphe. Porque es el paso del tiempo desde el colapso terrestre donde se replantean estudios filosóficos milenarios en un contexto hiperfuturista con conceptos posiblemente ejecutables a bastante largo plazo. El mito de la caverna en el espacio.

Al tratarse de un primer volumen de 48 páginas, tiene lo mejor y lo peor del formato. Lo mejor, por la progresión de maravillas e imaginación del que recibe ideas en cascada ingeniosas en paralelo con el desconocimiento y sorpresas de los tres personajes centrales. Claramente se busca la conexión emocional entre ellos y el lector, formulándose en común las mismas preguntas. Lo peor, que entre la presentación de la mitología y lo personajes se nota la sensación de que lo verdaderamente interesante esta por llegar. Pero eso no es malo, te deja con ganas de continuar con el proyecto. Estamos tan acostumbrados a largas recopilaciones que cualquier parón en seco nos deja un poco fríos. Eso sí, comercialmente lo han clavado, porque vaya continuará.

En lo que concierne a la historia, los escritores se preocupan mucho en presentar un contexto geográfico, social y científico muy coherente, no dando por hecho determinadas situaciones en beneficio de un entendimiento global por parte del lector. Por capas, reflejadas en las páginas, poco a poco vamos desgajando este ecosistema a través de una serie de secuencias contemplativas circuladas por un torrente de ideas cienciaficcioneras muy bien enfocadas y explicadas.

En cuanto a los personajes, siguen la plantilla comparada de Kenia y Aldebarán. Mujeres inteligentes y fuertes, conflictos personales focalizados por el choque de egos y duelos dialécticos entre idealistas y realistas. Y como de costumbre en el estilo narrativo de ambos autores, moviéndose a través de un ritmo pausado sin estridencias de fondo pero con mucha parsimonia secuencial.

El misterio no sólo lo encontramos desde las primeras imágenes para averiguar como se corresponde la cubierta del álbum con las escenas costumbristas vistas, sino porque también se dejan caer las primeras semillas en forma de subargumentos con varios elementos que pueden permitir los giros deseados en una gran historia de aventura y ciencia ficción come es esta.

El dibujo de Janjetov conjugan muy los detalles ambientales de los escenarios, ya sean naturales, ya sean artificiales con los aspectos físicos de los personajes. No es tan pulcro y limpio que los de Leo en los segundos, es algo más tosco, si bien en cuando a elementos materiales y estructurales como en naturaleza es muy parecido. Lo mismo pasa con los diseños de las arquitecturas y criaturas alienígenas, pegan tanto con los de “Los Mundos de Aldebarán” que parece que comparten universo.

“Tierra Prometida” es la representación gráfica de la consolidación editorial de los dos escritores en el mercado europeo, convirtiéndose este binomio artístico en sinónimo de calidad en la combinación de la aventura, ciencia ficción y fantasía.

Centaurus 1: Terre Promise, Éditions Delcourt. Centauris 1.- Tierra Prometida. Cartoné. 48 págs. Color. Pvp: 10,95 €.

Sobre Álvaro Gekko

avatar

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Crítica: “Batman, El Caballero Blanco. Redención Obsesiva.

Murphy recibe un cheque narrativo en blanco con este encargo. No lo expongo por el ...

Crítica: “Superman y Batman, Generaciones Integral”. Leyendas de Pasión.

Byrne exporta la épica de su Next Men al ámbito de la antigua World´s Finest ...