Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica: «Conan Rey. Integral 1», ni campechano ni preparado. Bárbaro.

Crítica: «Conan Rey. Integral 1», ni campechano ni preparado. Bárbaro.

En no pocas ocasiones hemos hecho hincapié en el éxito que Conan cosechó durante su etapa en Marvel, ya considerada clásica. Como es costumbre en esa editorial, un personaje con tal potencial no puede limitarse a una sola colección y hay que exprimirlo mientras su popularidad continúe. Eso es exactamente lo que hicieron los editores de turno... aunque queda casi en una anécdota dado lo que está sucediendo actualmente, con el regreso del bárbaro a Marvel y su exagerada sobre explotación. Pero de eso ya hablaremos en otro momento. A principios de los '80 decidieron que las aventuras del bárbaro…

Resumen de Reseña

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Recomendable

Resumen : Inicio de una gran serie sobre el personaje. Con una primera saga memorable y ciertos titubeos al final del tomo

Valoraciónes : Sea el primero!

En no pocas ocasiones hemos hecho hincapié en el éxito que Conan cosechó durante su etapa en Marvel, ya considerada clásica. Como es costumbre en esa editorial, un personaje con tal potencial no puede limitarse a una sola colección y hay que exprimirlo mientras su popularidad continúe. Eso es exactamente lo que hicieron los editores de turno… aunque queda casi en una anécdota dado lo que está sucediendo actualmente, con el regreso del bárbaro a Marvel y su exagerada sobre explotación. Pero de eso ya hablaremos en otro momento.

A principios de los ’80 decidieron que las aventuras del bárbaro iban a quedar incompletas si no se contaba una de sus épocas más importantes: su reinado. A Conan constantemente, durante sus historias, se le ha recordado a través de videntes, magos, hechiceras, pitonisas y sueños que está destinado a convertirse en rey. Y no en un rey cualquiera, sino en el más grande de la más grande nación de la Era Hiboria. Por eso… ¿cómo podían en Marvel dejar sin contar esta etapa de su vida?

Roy Thomas, como no, fue el encargado de iniciar la serie y, como había hecho (estaba haciendo) en la serie madre, Conan el Bárbaro, adaptó los relatos que narraban los primeros años de reinado del personaje (inolvidable «Conan de las Islas»), a medias contado por su autor original Robert E. Howard y a medias por sus sucesores, L. Sprague de Camp. Y a grandes rasgos (ahora matizaremos), esta serie comienza con fuerza y con múltiples posibilidades para desarrollar nuevas tramas, además del interesante aliciente de añadir las intrigas políticas a las aventuras más descarnadas de fuerza bruta y sangre tan habituales en la vida del bárbaro. La gran saga que inicia la serie y que recoge al completo este primer volumen es una declaración de intenciones en ese aspecto… aunque la marcha de Thomas conlleva la llegada de unos episodios mediocres que casi dan al traste con la serie… pero que se recuperará en los siguientes números (los que componen los futuros volúmenes de esta nueva edición integral que publica Planeta Cómics)

Conan es Rey de Aquilonia, la nación más poderosa del mundo conocido. Desde su capital, Tarantia, gobierna y conquista con mano firme pero con justicia. Junto a él su esposa Zenobia, tan hermosa como inteligente y hábil en el combate. El matrimonio de regentes tiene tres descendientes, dos demasiado pequeños para que tengan importancia en la historia (de momento) y el primogénito, Conn. Este jovenzuelo va a ir ganando protagonismo gradualmente, pues se trata del reemplazo generacional… del futuro rey y del futuro aventurero.

El marco y el fondo de Conan Rey es tan distinto a lo que tenemos acostumbrado que cuesta un poco aceptar el nuevo status de esta colección. Conan sigue siendo un guerrero temible, pero la edad comienza a hacer mella (y eso que los editores decidieron no representarlo exactamente como en las novelas, mucho más mayor y anciano). Así, tenemos que procesar que la llegada de Conn es definitiva y que se va a imponer con el tiempo. Aun así, Conan es el protagonista absoluto en estos primeros números y a su decisión, fuerza y arrojo corresponde el salvar a su reino de conjuras y ataques constantes.

El primer arco nos lleva al enfrentamiento de Conan contra su enemigo natural, Thoth Amon, el hechicero estigio. El monarca y su primogénito, más un grupo de fieles y de su guardia personal, se embarcan en la persecución incansable hasta los confines del mundo para atrapar y destruir a semejante poder sobrenatural. Su amenaza es tan directa y peligrosa que su eliminación se convierte en un auténtico asunto de estado. Esta será la excusa para ofrecer una aventura en varias partes que, durante el camino de regreso a Aquilonia, se transforma hábilmente en otra saga… esta vez la historia de un joven monarca rescatando a su reina, contada a Conn a la luz de una hoguera por boca del Conde Trocero. En ella descubriremos junto a Conn aspectos heroicos del monarca, pero también sucesos que hubiera sido mejor olvidar.

Tras estas dos grandes sagas, contadas con la experiencia y el gran conocimiento sobre el personaje que Roy Thomas había adquirido llegamos a una etapa escrita por Dough Moench marcada por un intenso descenso en la calidad narrativa. Una conjura para arrebatarle el reino a Conan, orquestada por un grupo de magos, domina esta etapa. Por desgracia, la necesidad de incluir magia, monstruos y demonios parece convertirse en una obsesión para los autores, que creen que solamente con estas presencias sobrenaturales y sus respectivos enfrentamientos con Conan son motivo suficiente para mantener el interés del lector. Pero algo se salva en estos olvidables episodios: el aspecto artístico. En estas páginas veremos a un primerizo Marc Silvestri. Prácticamente irreconocible del gran artista que estaba destinado a convertirse, este trabajo suyo aparece camuflado en la mediocridad que le otorgan, sin duda, las tintas de unos poco ispirados Ernie Chan o Richard Villamonte. Y aun así, algunas escena hábilmente narradas o secuencias de viñetas inusuales y excelentes llaman la atención y brillan sobre el resto.

El Conan Rey de Marvel fue una serie que tuvo una curva ascendente de calidad. Sus autores supieron corregir la deriva tras la marcha de Thomas y comprendieron que en ella podían explorar no solo el aspecto aventurero y sangriento del universo de Conan, sino las tramas palaciegas y las relaciones familiares y entre regentes. Para eso tenemos que esperar al próximo tomo. Aun así, en este primero encontramos el potentísimo inicio que Roy Thomas y John Buscema crearon para la serie. Solo esas dos sagas que ellos orquestan es motivo suficiente para que el aficionado al personaje caiga rendido y para que comience a familiarizarse con el nuevo mundo de Conan… lleno de traiciones y enemigos en la sombra, pero también de familia y de aliados fieles.

Si el bárbaro ha pasado mil dificultados y pensaba que su vida había corrido peligro, las comodidades de palacio no hacen sino ocultar una nueva vida tan peligrosa como aquella, pero mucho más sutil y traicionera con sus intenciones. Una oportunidad inmejorable para disfrutar esta serie clásica sin la cual, la historia de Conan quedaría incompleta.

  • Conan Rey. Integral 1. Planeta Cómic
  • edición original. King Conan 1 al 14 USA. Marvel Comics
  • cartoné. 536 pp. color. 35 €

Sobre Giacco

avatar
Redactor jefe de las secciones de Cómics y Videojuegos, así como presentador de muchos de los programas de Hello Friki Podcast.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Crítica: «Conan, la Leyenda. Integral 1», a la altura del clásico.

Kurt Busiek es uno de esos escritores que casi nunca defrauda y que tiene tras ...

Crítica: «Conan, el Bárbaro. Integral 2», forjando la leyenda.

El segundo tomo integral de las aventuras clásicas de Conan el Bárbaro que publicó Planeta ...