Críticas de cómics

Crítica: «Conan Rey. Integral 3», ¡Conquista o Muerte!

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Muy recomendable

Pese a sus limitaciones gráficas y literarias, es una gran historia. La conquista de Conan del reino Hibóreo.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

Continuamos con la publicación integral de la serie clásica de Conan Rey de Marvel. El tercer volumen recoge los números 29 a 41 de la serie original y el tono de la misma cambia de forma radical. Conan Rey narra las andanzas del cimmerio en su avanzada madurez, en torno a los 60 años, siendo rey de Aquilonia. Si el primer volumen servía de presentación del nuevo estado vital de Conan, mostrando al nutrido grupo de secundarios habituales y centrándose más en la aventura, el segundo exploraba tramas políticas y conjuras varias que se cernían sobre el trono. Teníamos, además, la historia paralela de Conn, el primogénito, que acababa en el confín del Mundo, perdido y dado por muerto.

Este tercer volumen se inicia atando cabos pendientes, como la re-aparición de Conn, ya adulto y hecho todo un guerrero. Y no llega solo a Tarantia, capital de Aquilonia, pues su amigo (y bufón) Rufius, le acompaña… para convertirse en un secundario imprescindible a partir de ahora. A la alegría de Conan y Zenobia por recuperar a su hijo le sigue el suceso que va a marcar todo el tercer volumen: la Guerra.

Crassus, malvado hechicero a la cabeza de la conjura

Una coalición de reinos se ha unido para atacar la capital de Aquilonia y derrocar al bárbaro monarca. Cuentan con espías e infiltrados en palacio, además de la colaboración de Crassus, un sacerdote hechicero ligado a la familia real de Conan y de gran influencia, sobretodo, en la princesa Radegund, el ojito derecho de Conan. El intento de conquista será respondido con una guerra abierta y, al final, Conan y sus aliados decidirán no seguir viviendo con la amenaza de esos reinos pendiente de volver a surgir… y comienzan una guerra de conquista que le llevará, si todo va bien, a convertirse en emperador.

Por tanto, vemos que las casi 550 páginas del tomo tienen como eje central la guerra, con sus batallas y sus dramas, sus conquistas y sus víctimas, sus asedios y traiciones. Y en medio, historias de amor y pérdidas, reencuentros y sorpresas. Un cómic frenético que no es sino una crónica bélica. Ahora bien, no todo es perfecto ni mucho menos.

Conan y Zenobia sorprendidos por ver de nuevo a Conn

Para empezar, encontramos una narrativa algo atropellada tanto en lo literario como en lo artístico. En lo literario, los guiones están escritos por Don Kraar. Retoma la historia de Conan allá donde la dejaron otros autores, pues se sabe que tras ser rey y aguantar el envite de ataques al trono, decidió emprender una campaña de conquista global. ¿Qué fue lo que sucedió? Don Kraar intenta contarlo aquí. El drama de Taurus (el hijo pequeño de Conan y Zenobia) no está bien desarrollado y algunas batallas pasan fugaces y pierden la fuerza que los hechos previos al combate nos prometían. Personajes secundarios muy potentes quedan desdibujados en muchas ocasiones y, excepto Rufius y Deryk, apenas encontramos evolución en el resto. Pero lo que se cuenta en global está cargado de drama y de fuerza y, prácticamente, se cuenta solo y nos atrapa irremediablemente.

Punto aparte es el dibujo. El primer número dibujado por un joven Marc Silvestri y el resto por distintos artistas de discutible estilo, como Mike Docherty o Judith Hunt. Un trazo tosco y pobre, que ahorra en detalles, en fondos y en diseños y resuelve batallas multitudinarias con cuatro viñetas donde se apiñan soldados. Una lástima, porque el despliegue gráfico que hubiera permitido esta historia es una oportunidad perdida. Pero es que hablamos de Marvel y los plazos de entrega son sagrados, aunque con ello se sacrifique la calidad mínima del producto. Para descargo de los artistas, les imagino agobiados por las fechas de entrega máxime si pensamos que cada número de Conan the King contaba no con las 22 páginas habituales… ¡si no con 40! El doble de páginas. Si para cualquier artista, cumplir el plazo de un comic-book normal es una tarea titánica, imaginaos esto.

Taurus, el hijo pequeño de Conan y Zenobia, no está en buenas manos

Y pese a todos estos problemas tenemos entre manos una saga imprescindible. Una colección que nació bajo el éxito de Conan el Bárbaro y sobrepasó a aquella en calidad e interés. El rico «universo» creado (y recreado) por los autores para darle vida a la corte de Aquilonia es algo que se recuerda para siempre si has leído este cómic.

Tiene ese valor añadido de contar aventuras del cimmerio más allá de lo que se hizo con su versión literaria. Y no deja de ser un dilema, entre la emoción y la tristeza, ver como ese gran guerrero, Conan, va dejando paso, paulatinamente, a una nueva generación. Conn a la cabeza.

Y solo queda un tomo. Ahí conoceremos el destino final del guerrero y si consiguió unificar bajo un mismo imperio todos aquellos territorios que recorrió en su juventud. Vale la pena descubrirlo.

Giacco

Redactor jefe de las secciones de Cómics y Videojuegos, así como presentador de muchos de los programas de Hello Friki Podcast.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Adblocker detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios