Críticas de videojuegos

Crítica de Crusader Kings 3 para PC.

Valoración

GRÁFICOS
SONIDO
JUGABILIDAD
DURACIÓN

De lo mejor en este género

Crusader Kings 3 consigue meternos de lleno en la época de los grandes reyes, las conjuras, los matrimonios pactados por poder y la gestión de señoríos, ducados y reinados, siempre que nuestra influencia vaya creciendo con el tiempo y mucha dedicación.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

Paradox Interactive y Paradox Development Studios se han ganado a pulso coronarse como los reyes de la gran estrategia. Las cifras y los hechos lo demuestran; y es que títulos como Europa Universalis, Hearts of Iron y la franquicia que hoy nos ocupa, Crusader Kings, han ido evolucionando a nivel visual principalmente, aportando horas y horas de diversión al sumergirnos en partidas repletas de detalles que todo fan del género estratégico alaba en cuanto se sumerge en ellas.

Y es que no es para menos. Si echamos la vista atrás, centrándonos en la franquicia Crusader Kings, la segunda entrega del mismo fue lanzada en 2012 ganando adeptos y más adeptos desde entonces, sobre todo al aparecer un mod que conseguía meter toda la intriga de Juego de Tronos dentro de la experiencia jugable de este gran título. De hecho, Paradox fue lanzando dlcs con expansiones y músicas adicionales hasta finales del 2019, consiguiendo que, si hoy en día queremos adquirir el juego con todos sus extras, debamos desembolsar más de 300 euros. Podéis haceros una idea de la repercusión que este título ha llegado a tener.

El retorno del rey.

Pues bien, desde hace poco más de un mes, tenemos a nuestra disposición la tercera entrega de Crusader Kings, y aquí os vamos a hacer un repaso por muchas de sus características, con el fin de que os hagáis una idea de lo mucho y muy bueno que os podréis encontrar en él.

Eligiendo personaje jugable.

Al iniciar el juego, y precedido por una épica banda sonora, nos aparecerá un menú en el cual podremos comenzar una nueva partida, continuar una empezada o bien unirnos a una partida multijugador o ser nosotros los anfitriones.

Comenzando una nueva partida dispondremos de tres tipos disponibles dentro del año 867 y otros tres tipos dentro del año 1066. Así, tendremos “La ira de los hombres del norte”, “Los grandes aventureros” y “Los Carolingios”, dentro del año 867 y “El destino de Inglaterra”, “Del arroyo al trono” e “Hispania en pedazos”, comenzando en el 1066. Dentro de cada una de las partidas podremos elegir entre varios gobernantes, ofreciéndonos un tipo de partida más fácil o difícil, dependiendo del personaje seleccionado.

Haciendo historia.

Por otro lado, podremos optar por jugar con cualquier gobernante del mapa, comenzando en el año 867 o 1066, con el fin de intentar expandir nuestro imperio a todos los niveles. Pero si somos nuevos en este juego, lo mejor es comenzar por el tutorial, donde pasaremos fácilmente un par de horas conociendo el funcionamiento del juego, así como la interface del mismo, mientras damos nuestros primeros pasos como gobernante.

Zonas disponibles para jugar.

Con el tutorial comenzaremos jugando como el pequeño rey Murchad, gobernante irlandés en 1066, intentando convertirnos en el rey de Irlanda. Nos podremos mover por todo el mapa, pudiendo hacer zoom en el mismo para acercar o alejar las distintas capas, viendo como un mapa de papel, mapa político o mapa detallado, según nos convenga. Al acercarnos podremos seleccionar y gestionar nuestras posesiones.

En la parte inferior izquierda de nuestra pantalla, dispondremos de la ficha de nuestro personaje, ofreciéndonos información sobre los títulos que este posee, familia, herederos, vasallos, etc.

Jugando el tutorial.

Cada uno de los múltiples personajes con los que podremos jugar, podrán ser nobles, de baja cuna, hacendados o sin títulos, aparte de poseer unas habilidades, rasgos, metas y aspiraciones, pudiendo ser gobernantes, cortesanos o invitados.

Habilidades y un sinfín de opciones.

Dispondremos de puntos de habilidades principales, distribuidos en diplomacia, marcial, administración, intriga e instrucción, de forma que nuestro estilo de vida se basará en dichas habilidades, ganando experiencia y dones, así como desbloqueos de mecánicas y otras bonificaciones, dentro de árboles de habilidades. Por otro lado, los rasgos determinarán nuestra personalidad, influyendo también en las habilidades. Así, podremos ser moderados, impacientes, iracundos… Si actuamos en pro de nuestros rasgos evitaremos sufrir estrés. Estos rasgos influirán en como otros personajes puedan reaccionar ante nosotros.

Estilos de vida.

Todos los personajes que conforman la partida, disponen de una opinión positiva o negativa sobre los otros. Si algún personaje tiene una opinión baja frente a nosotros, es posible que podamos llegar a tener problemas con ellos. Es por ello que deberemos gestionar nuestras relaciones, con el fin de conseguir un buen respaldo en lo que a relaciones se refiere.

De forma pasiva, a través de nuestras posesiones y vasallos, iremos adquiriendo oro, con el cual pagar edificios, ejércitos o sobornos. Por otro lado, habrá situaciones que nos costarán prestigio o piedad. Dispondremos de estos datos en la parte superior de la pantalla para su gestión.

Gestión de relaciones.

La clave del juego reside en la interacción con otros personajes, consiguiendo tener buena relación con el fin de conseguir nuestros objetivos de poder. Así, con cada personaje que queramos interactuar, podremos abrir una ventana donde realizar acciones de diplomacia, amistosas, hostiles o de vasallaje, entre otras. Cada interacción conseguirá que su opinión sobre nosotros suba o baje, pudiendo ver cada uno de los puntos positivos y negativos, así como el motivo de los mismos.

Muchas opciones.

Como personaje dispondremos de un ciclo de vida, debiendo forjar nuestra dinastía a base de herederos y otros familiares. Dispondremos de opciones para configurar las leyes de sucesión, así como visualizar el heredero o herederos que dejaremos, así como el reparto que vamos a realizar.

Pero nuestra dinastía también podrá requerir de un/a cónyuge, y para ello podremos acceder a nuestro personaje y concertar matrimonio, permitiéndonos elegir entre un extenso listado y teniendo en cuenta sus rasgos y opinión hacia nosotros, para una mayor afinidad.

También podremos buscar cónyuge a nuestra descendencia, consiguiendo de este modo una mayor influencia y contacto con distintos personajes afines. Al fin y al cabo, cuando más y mejores relaciones tengamos, más podremos abarcar.

Edificios, posesiones, dinero y poder.

Pasando a nuestras posesiones, dentro de cada uno de nuestros territorios, podremos encargar la construcción de diferentes edificios, entre ellos, torres de observación, tiendas para reclutas, bastiones y lienzos amurallados, granjas, barracones… Y para echar más carne en el asador, podremos mejorar estos edificios, haciéndolos cada vez más poderosos.

Edificios y mejoras.

Aparte, nuestras posesiones, tal como comentábamos en líneas anteriores, producirán impuestos al titular de los mismos, los cuales fluctuarán en períodos de guerra, o dependiendo de las obligaciones de los vasallos.

Dispondremos de una lista con nuestros vasallos, con información de si son o no poderosos, así como su opinión hacia nosotros, como todos los demás personajes. Deberemos cuidar de nuestros vasallos, con el fin de evitar conjuras o levantamientos hacia nuestra persona.

Deberemos saber lo que controlamos como dominio principal, a nivel personal, así como el conjunto de zonas que forman nuestro señorío, abarcando zonas que controlan nuestros vasallos.

Otra zona del mapa.

Algunas cosas sólo afectarán al dominio, y otra a todo el señorío, debiendo saber gestionar en todo momento nuestras zonas y problemas. Siempre tendremos un limite de tierras en posesión, debiendo repartir títulos entre personajes para convertirlos en vasallos, si no queremos ser penalizados.

El consejo y las guerras.

Para ayudarnos en nuestras tareas dispondremos de un consejo, formado por personajes afines a nuestras habilidades, así como vasallos y nuestro/a cónyuge.

Para nuestros fines, podremos encargar conjuras hacia otros personajes, de forma hostil o amistosa, dependiendo de aquello que queramos conseguir en un momento determinado. Por otro lado, dentro de las conjuras, podremos lanzar ganchos y secretos, consiguiendo modificar, por ejemplo, algún pacto con un vasallo, para aumentar así sus obligaciones.

En guerra.

Otro punto importante de nuestro cometido se basará en tomar otras zonas, pudiendo declarar la guerra por algún motivo y reclutar tropas, mandándolas hacia nuestro enemigo y viendo como nuestro asedio obtiene (o no) sus frutos, firmando la paz, exigiendo condiciones de rendición o bien, debiendo ceder ante el poder de nuestro contrincante.

Como la vida misma.

Como podréis observar por todo lo descrito hasta el momento, el juego tiene un sinfín de opciones, ventanas emergentes, tramas e intrigas con las cuales estaremos ocupados durante horas y horas. No existe una forma concreta para ganar la partida, todo va sucediendo hasta que nuestro personaje principal muere, pasando el poder a nuestros herederos, o bien diciendo adiós a la partida si no tenemos a nadie que siga con nuestras riendas.

Anuncio de boda.

El juego consigue sumergirnos en una experiencia de gestión y relaciones interpersonales perfectamente entrelazadas, haciendo sentir al jugador toda la tensión de controlar una dinastía basada en nuestra filosofía de vida.

No estamos ante un juego sencillo, ya que deberemos gestionar continuamente aspectos, sucesos y circunstancias diversas que aparecerán, mientras intentamos ganar influencias, recibir consejos y expandir nuestro legado, alzándonos como uno de los grandes reyes de la historia.

Habrá momentos en los cuales podremos llegar a sospechar de alguna actitud extraña, de nuestro/a cónyuge por ejemplo, pudiendo mandar que espíen para saber si estamos en lo cierto. El éxito o fracaso de nuestras pesquisas influirán en nuestra relación. De nosotros dependerá gestionar este tipo de situaciones.

Gráficos y sonido.

Gráficamente, el juego goza de un buen detallado de los mapas, permitiéndonos acercarnos y alejarnos a nuestro gusto entre los diferentes tipos de visionado de los mismos, con un entorno 3d bien trabajado, el cual invita a disfrutar de una bella experiencia de juego.

En algunas pantallas de carga disfrutaremos de imágenes a modo de cuadros, con escenas medievales, repletas de una belleza artística excelente.

Pantalla de carga.

La interface tiene muchas opciones disponibles, consiguiendo que pasemos horas y horas simplemente gestionando las mismas, aparte, como ya hemos comentado, de atender a los sucesos que requieran de nuestra atención en todo momento.

Otro bello fondo.

La música que nos acompañará a lo largo del juego dispone de momentos épicos, coros y melodías medievales fantásticas desde sus primeras notas, unidas a efectos sonoros de bullicio de población, sonidos de construcciones y choques de espadas en batalla.

Conclusión.

Crusader Kings 3 tiene todo lo de sus predecesores, mejorando el aspecto visual y ofreciendo un sobresaliente juego de estrategia y gestión, al cual suponemos que no le van a faltar expansiones y crecimiento de la comunidad de jugadores.

Debo decir que no es un juego sencillo, requiere paciencia, estudio de sus opciones y eventos, así como muchas horas de dedicación para conseguir logros. Lo bueno del título reside en la ayuda continuada que se nos irá prestando, con explicaciones y consejos, aparte del tutorial y una enciclopedia disponible en el menú principal, donde consultar cualquier duda que nos pueda surgir.

Vista de mapa en papel.

Hemos explicado la mayoría de las cosas que podemos hacer en este juego. Habrá otras que dejamos que vayáis descubriendo, ya que nos extenderíamos demasiado.

Ahora, el futuro de vuestro linaje está en vuestras manos. De vosotros dependerá convertiros en alguien recordado, o fracasar en el intento…

LO MEJOR

  • Un sinfín de opciones con las que gestionar nuestro reino.
  • Un juego de estrategia muy completo y extenso.
  • Una banda sonora memorable.

LO PEOR

  • Que no disfrutes con los juegos de estrategia y gestión.
  • Que no tengas paciencia.

Luis Martínez Semper

Amante de la lectura, escritor de poesía, novelista en proyecto... Tengo experiencia en reseñas literarias, así como en análisis y artículos sobre videojuegos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Adblocker detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios