Críticas de literaturaLiteratura

Crítica de Una presencia ideal, de Eduardo Berti.

Valoración

Valoración

Un libro que deja huella.

Eduardo Berti nos narra los testimonios del personal de una unidad de cuidados paliativos, incidiendo en las inquietudes y sentimientos de cada uno de los personajes que en ellos aparecen.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

Gracias a Alianza editorial, y dentro de su línea AlianzaLit, podemos disfrutar de la traducción al castellano de esta obra, escrita por Eduardo Berti y publicada en francés en 2017.

Testimonios y vida.

Tomando como base una estancia de varias semanas en el hospital universitario de la ciudad de Ruan, dentro del servicio de cuidados paliativos, el autor compone una serie de testimonios (ficticios, según apunta), basados en experiencias reales.

De este modo, a través de sus ciento cincuenta y siete páginas, nos encontraremos con relatos vistos desde el punto de vista de varias enfermeras, auxiliares, un enfermero, camilleros, médicos/as, unidades móviles, una música voluntaria, una esteticista, una lectora voluntaria, una secretaria, una psicóloga, una externa, una asistenta social y personal de limpieza, entre otros/as.

Un trabajo duro.

Así, iremos conociendo las inquietudes de cada uno de los personajes que dan su testimonio. Un testimonio repleto de anécdotas, sufrimiento, tristeza, coraje, y sobre todo, vida.

Y es que Eduardo Berti consigue engancharnos a la lectura con relatos repletos de humanidad, mientras nos acerca la triste realidad de unas habitaciones, en las cuales los pacientes pasan sus últimos días, u horas.

Dicho así, puede parecer que nos encontramos ante una obra triste, por la temática que trata. De hecho, cuando me acerqué al libro por primera vez, me invadió, en cierto modo, el rechazo. Pero nada más comenzar a leer las primeras páginas, nos daremos cuenta de que estamos ante un canto a la vida, sintiéndonos cómplices de los sentimientos de aquellas personas que tratan de reconfortar a pacientes, aquejados de graves enfermedades, mientras nos cuentan sus vivencias, demostrando que todos nos merecemos, como dicta el título, una presencia ideal.

Personas frente a personas.

Existe un código, por el cual no se debe entablar una relación entre trabajadores/as y pacientes, más allá de intentar mantener siempre la sonrisa y hacer el trabajo lo mejor posible, con el fin de que los pacientes gocen de una estancia “agradable”, dentro de lo que cabe. En ocasiones, es inevitable traspasar esa fina capa, pues lo humano vence a lo profesional, y más en situaciones límite como las descritas.

De este modo, iremos viendo como los/as trabajadores/as suelen llevarse a casa el peso de algunos pacientes, accediendo en ocasiones a pequeños favores, los cuales pueden significar mucho para aquellos que ven próxima su partida.

Mientras exploramos las vivencias de las personas que forman la unidad de cuidados paliativos, conoceremos los deseos, miedos, alegrías y tristezas de varios pacientes, todos ellos intentando dejar todo atado antes de marchar.

La lucha interior.

Veremos, por ejemplo, un paciente insoportable por su carácter, descubriendo que esa es su coraza ante el miedo que lo embarga; o bien otro paciente deseando la presencia de alguien, pese a estar rodeado de todos sus familiares… Muchos de los relatos que presenciaremos conseguirán dejar huella en nuestro corazón. He aquí la magia de la literatura, la cual me atrapó desde mi primera lectura.

Como suelo decir, no me gusta destripar historias, y es por ello que os emplazo, aunque parezca raro por el tema tratado, a disfrutar de esta obra, ya que a través del sufrimiento, el cansancio y algunos enfados, acabaremos con una sonrisa, valorando un poco más lo humano, el amor hacia las personas, en definitiva, y reiterando lo anteriormente dicho, el valor de la vida.

La importancia de los sentimientos.

Eduardo Berti rebosa calidad en esta obra, consiguiendo sumergirnos y hacer que devoremos las páginas en un suspiro (2-3 horas). Sin profundizar en explicaciones visuales, consigue que estemos presentes en cada habitación, en cada una de las situaciones, cerca de cada una de las personas que componen estos relatos conectados entre sí. Parece un escrito sencillo, sólo posible gracias al arte de un autor con una calidad intachable.

No puedo más que aconsejar la lectura de este libro, estando muy seguro de que no os va a dejar para nada indiferentes.

Aquí un extracto que resume mucho la esencia de la obra:

Tengo una hija de treinta años que también es médica. Es algo que nos une.

A menudo le digo que los demás se equivocan cuando afirman que un buen profesional sanitario tiene que encontrar la distancia ideal con los pacientes. Le digo que lo que debemos encontrar es la presencia ideal. Y que no se trata, para nada, de un simple juego de palabras.

También le digo que, hasta que no lo comprendí, no me sentí digna de la profesión que represento.

Extracto del libro.
Portada.

Título: Una presencia ideal.

Autor: Eduardo Berti.

Página del autor: http://www.eduardoberti.com

ISBN: 978-84-1362-084-8

Editorial: Alianza editorial (AlianzaLit)

Luis Martínez Semper

Amante de la lectura, escritor de poesía, novelista en proyecto... Tengo experiencia en reseñas literarias, así como en análisis y artículos sobre videojuegos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba