Críticas de cómics

Crítica: «El Poder del Fuego», el Kirkman Shaolin

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Recomendable

Un arranque contenido aunque divertido y muy prometedor. Un guiño a las producciones ochenteras de las Artes Marciales.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

Solo la mención del nombre de Robert Kirkman avala cualquier proyecto. En su sello Skybound, buque insignia de la editorial independiente Image, encontramos algunas de las series que más han vendido en todo el mundo fuera de Marvel o DC. The Walking Dead (Los Muertos Vivientes) no hace falta ni comentarlo, mientras que su Invencible acaba de llegar a Amazone Prime Video y está cosechando críticas unánimes y positivas. Por desgracia, Outcast (Paria) no corrió la misma suerte y otras obras destacables y reseñables como Hombre Lobo o la más reciente Obliviong Song, todavía no son conocidas por el gran público. Pero… ¿qué tienen en común todas esas series?

Muy fácil. Son géneros que marcaron al niño que fue Robert Kirkman. En los cines de barrio o, más tarde, los videoclubs, podía ver con fascinación películas sobre zombis (La Noche de los muertos vivientes), sobre posesiones (La Invasión de los ladrones de cuerpos o El Exorcista) o sobre super-héroes (Superman), estos últimos potenciados en esos cómics que tanto le gustan. Y todos esos géneros que le marcaron y acompañaron son los que ahora homenajea en sus creaciones. Sin embargo, todavía quedaba un género que fue clave en sus juegos infantiles y que no había versioneado/homenajeado. Se trata de aquellas míticas películas de kung-fu en las que veíamos saltos imposibles, guerreros prodigiosos y dojos gobernados por ancianos sabios y de virtuosa técnica. Protagonizadas por un jovencísimo Jackie Chan o un admirado Bruce Lee… o por desconocidos portentos de las artes marciales que se entrenaban en técnicas secretas para enfrentarse a letales adversarios.

Sobre esto pone ahora Robert Kirkman su mirada e inicia su nueva serie, El Poder del Fuego, como una respetuosa y entregada versión moderna de aquel singular género. Todo lo que distinguía aquellas modestas producciones se encuentra en este cómic, pasado por el filtro y la visión del autor, claro.

El Poder del Fuego: Preludio, es el título que tiene este primer volumen que publica ECC Ediciones conteniendo el arco argumental inicial y que es fiel al estilo del autor, manteniendo sus virtudes y defectos conocidos. Acompaña a Kirkman un artista joven pero consagrado como es Chris Samnee, de estilo limpio y dinámico, que sabe leer los tiempos de este cómic y deslumbra tanto con composiciones más contemplativas como con otras más dinámicas. En definitiva, un equipo creativo de lujo para esta serie que tiene la siguiente premisa…

Owen Johnson es un joven huérfano que se ha entrenado con los mejores maestros de artes marciales de todo el mundo. Ahora emprende la búsqueda de un mítico templo shaolin donde se estudia una técnica milenaria, El Poder del Fuego. Owen será un novato estudiante en este Templo del Puño Flamígero, un lugar de entrenamiento situado en las cumbres nevadas de China donde el más estricto entrenamiento forja a los mejores luchadores. Sin embargo, Owen es un alumno aventajado, pues su conocimientos del kung-fu es profundo y está marcado en sus raíces… de hecho, encontrará respuesta en este templo a algunas de las preguntas que siempre se ha formulado sobre su pasado.

Aunque conoceremos a varios personajes en el templo, el Maestro Lun se lleva la palma en cuanto a carisma. Su mezcla de personalidad que baila entre la tradición y lo moderno le hace entrañable, gracioso y determinante. Ese puede ser, al mismo tiempo, el mayor problema del cómic: solo unos pocos personajes parecen ser importantes y el resto no hacen más que su función de figurante… y en un lugar de entrenamiento con muchos «maestros» e infinidad de «alumnos» chirria que se centren solo en un muy reducido grupo. De hecho, cuando de cara al final del tomo la acción se acelera, no sentimos el peso dramático que sí hemos experimentado en otras obras del autor.

La narrativa es made in Robert Kirkman. Vamos a asistir a giros y cambios argumentales drásticos con los que nos mantendremos siempre expectantes y asombrados, sobre todo al final cunado la historia estalla y cambia. Un giro de 160º de esos a los que ya nos tiene acostumbrados el autor y que nos hacen desear leer la continuación de la historia.

Kirkman y Samnee saben lo que tienen entre manos, se desmarcan de otros productos Skybound en cuanto a género… pero mantienen esa constante dosis de asombro. El Poder del Fuego es la obra más reciente de este popular creador y, gracias al género que homenaje y al apartado artístico, se aleja de todo lo visto anteriormente en su catálogo. El cambio que sufre la serie en su tramo final acelera toda esa contemplación y explicación que supone un primer volumen, además de evidenciar como Samnee se adapta a todo tipo de situaciones sin perder su personal estilo.

Un buen arranque de serie con todo aun por contar y que, viniendo del equipo creativo que tiene detrás, le auguramos un futuro muy interesante. Lo hizo con los zombis y con los super-héroes, quizá el nuevo género a revitalizar ahora por Kirkman sea el Kung-Fu Exploitation.

Giacco

Redactor jefe de las secciones de Cómics y Videojuegos, así como presentador de muchos de los programas de Hello Friki Podcast.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba