Críticas de cómics

Crítica: “HELLBLAZER, Ascenso y Caída”. Nuestro Hellblazer.

General
Guion
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Una nueva pero vieja historia de John Constantine. Pero buena.

“Podemos decir que sé algo sobre la culpa. Pero en este mundo hay gilipollas malvados que no parecen sentir nin guna culpa”.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

La DC panorámica, la de las superproducciones no se exhiben en las salas de cine, sino en las librerías. Son las del formato 216 X 276 mm. Lo presentan en formatos de miniserie de tres libritos bien recopilados, pero por los profesionales, tamaño, el empaque de las historias y sobre todo por su tono, son novelas gráficas en toda regla. Y de nuestros personajes favoritos. Cuando pasen los años y encajen todos en una gran estantería se dirán de ellas que nunca hubo tantos clásicos reunidos. Como se ven ahora las novelas gráficas de Marvel de los ochenta, por ejemplo.

John Constantine no podía faltar. Aunque ya le vimos en «Batman, Condenado», era más invitado que protagonista, y todo giraba en torno al universo Batman. La presente obra transpira Hellblazer vertiginiana por todos los poros. Yo creo que por eso han mantenido el título como tal: Hellblazer.

Tom Taylor y Darick Robertson consiguen ese resultado. Es que está todo el Constantine de esa época, sobre todo el de Delano y Ennis. Una historia muy siniestra, pero con dosis de optimismo. Que afecta a lo más doloroso que humanamente se pueda soportar pero donde el amor y la pasión pueden salir triunfantes de una forma creíble más allá de eso tan repetido de » gracias a la fuerza del amor». 

Cierto, afecta a la infancia, muy del Constantine de siempre. Pero es que acto seguido nos presenta una secundaria carismática y molona que se mide con John de tú a tú sin tener nada que ver con la magia. Y que le aguanta cualquier juerga, que ya de por sí sería un superpoder. Pero es que juega también con el compañerismo profesional, que trasciende lo laboral y que penetra en lo sentimental y vital, para retorcer el corazón por el drama que transita por la historia. Otro de los precios de la vida y obra del brujo, cuantos caen tras su encuentro. Y el adversario, un demonio temible que pone patas arriba una ciudad entera. Y ya encima el Lucero del Alba, vamos el jefazo, el Diablo en persona, como aliado accidental. Con las consecuentes réplicas, choques de personalidad y chulería nivel infierno. ¿Qué puede fallar? Pues nada. De verdad, si eres un desencantado lector del Constantine actual que no conecta desde aquel 300 USA pues aquí tienes una vuelta a ese tebeo. Y si lo aceptas igual, pues para que te quiero contar, creo que esto es lo más notable que se ha hecho del personaje desde que DC lo absorbió para sí.

Además se moja en retrotraer al protagonista a un suceso traumático de su infancia que permite contemplar todo el arco argumental como un ajuste de cuentas con el pasado que le permite un reseteo espiritual. Pero lo importante de eso es que permite dar por hecho cosas de la principal secundaria sólo con tres apuntes que garantizan su entrada al universo Hellblazer por todo lo alto. Es decir, ese personaje bien escrito tipo Kit que da dos servicios en uno: el del propio conocimiento del mismo y los nuevos matices del principal.

Tom Taylor se moja además con otro elemento muy importante en el universo Hellblazer. Sobre todo de la época de Delano y Azzarello. Las denuncias sociales, que salga a la superficie lo peor de las sociedades occidentales. En este caso todo arranca con millonarios suicidados en extrañas circunstancias presentando unas alas angelicales injertadas en sus espaldas, hechos que esconden una conspiración económica a gran escala.

Tom Taylor se moja además con otro elemento muy importante en el universo Hellblazer. Sobre todo de la época de Delano y Azzarello. Las denuncias sociales, que salga a la superficie lo peor de las sociedades occidentales. En este caso todo arranca con millonarios suicidados en extrañas circunstancias presentando unas alas angelicales injertadas en sus espaldas, hechos que esconden una conspiración económica a gran escala.

Pero es que hay más. Juega de nuevo con el drama paternofilial de Constantine y su padre hasta el punto de homenajear la pasión por el fútbol como catalizador místico. ¿Lugar? donde confluyen las aficiones del Liverpool y el Everton. John Constantine y fútbol. ¿Qué puede fallar?

Pero es que hay más. Juega de nuevo con el drama paternofilial de Constantine y su padre hasta el punto de homenajear la pasión por el fútbol como catalizador místico. ¿Lugar? donde confluyen las aficiones del Liverpool y el Everton. John Constantine y fútbol. ¿Qué puede fallar?

Darick Roberston muy bien. ¿Cuándo nos falló este dibujante en Vertigo? Nunca. Pues en Black Label tampoco. Y entre el formato tan panorámico, la cantidad de páginas, la libertad creativa tan absoluta y la creatividad de Taylor pues como siempre, humanidad expresiva en todas y cada una de las imágenes corporales que transitan por las viñetas. Es decir todas. El realismo gestual de este autor es superlativo y aquí se demuestra.

Que es muy importante, sobre todo en los momentos de auténtico terror. Recuerdo que hay niños en juego. Y uno en concreto haciendo cosas muy malas. En fin, creo que la tensión dramática, sobre todo cuando no está John es muy potente. Hay que tener en cuenta que el brujo está más acostumbrado a ver cosas extraordinarias y siempre acaba saliendo con alguna bordería o chulería para ocultar su acojone o para ganar tiempo. Para el resto.. uff,  muy duro.

En conclusión, una nueva pero vieja historia de John Constantine. Pero buena.

Hellblazer: Rise and Fall 1-3, DC/Black Label. Hellblazer, Ascenso y Caída. Cartoné (216×276 mm), 152 págs. Color. Pvp: 20,95 €.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba