Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica: “Hora Cero: Crisis Temporal”. Buena crisis noventera.

Crítica: “Hora Cero: Crisis Temporal”. Buena crisis noventera.

¿Un crossover del 94? No me extrañaría ver a la peña salir corriendo. Pero creo que sería precipitado, incluso injusto, hacerlo con Hora Cero. Antes de todo, detengámonos en el equipo creativo: Dan Jurgens y Jerry Ordway. Son a los superhéroes como Robert Crumb y Daniel Clowes al underground, es decir, en un contexto superheroico, no se puede ser más garantista. ¿Pero estamos ante una auténtica historia festivo editorial donde el pago de las facturas prevalece sobre la creatividad? No. Jurgens y Ordway se toman muy en serio el lugar en el que se encuentran, conocen las claves que todo…

Resumen de Reseña

General
Guion
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

“He visto el universo desde perspectivas muy distintas, y se cómo arreglarlo.”

Resumen : Resalta las posibilidades que la imaginación y las creaciones de la editorial pueden llenar si sus responsables se lo toman tan en serio como aman el género.

Valoraciónes : Sea el primero!

¿Un crossover del 94? No me extrañaría ver a la peña salir corriendo. Pero creo que sería precipitado, incluso injusto, hacerlo con Hora Cero. Antes de todo, detengámonos en el equipo creativo: Dan Jurgens y Jerry Ordway. Son a los superhéroes como Robert Crumb y Daniel Clowes al underground, es decir, en un contexto superheroico, no se puede ser más garantista. ¿Pero estamos ante una auténtica historia festivo editorial donde el pago de las facturas prevalece sobre la creatividad? No. Jurgens y Ordway se toman muy en serio el lugar en el que se encuentran, conocen las claves que todo gran evento editorial requiere y saben que la clientela no acepta cualquier cosa. Es decir, están a la altura de las consecuencias y repercusiones tanto en la preproducción como en la posproducción, tanto con las herramientas que va a utilizar y su planteamiento como con las ramificaciones que van a dar lugar y la recolocación global editorial en tramas y personajes. Superhéroes en estado puro. Con sus virtudes y defectos. Con sus exageraciones y maniqueismos. Pero con la potencia argumental y mitológica necesaria para vibrar y disfrutar con una historia del género sin ambages: viajes en el tiempo, personajes de distintas épocas, amenazas de destrucción masiva, versiones alternativas, giros sorpresa y apariciones impensables.

A tener en cuenta veinticinco años después lo mucho que ha cambiado la industria en este tipo de momentos editoriales. Y no lo menciono ni para bien ni para mal en comparación (actualmente hay eventos potentes, algo más descomprimidos, eso sí…). Porque aunque surge de mesas editoriales redondas y tiene su planificación, la obra no está pendiente de las corrientes de opinión mediáticas, ni de grupos de presión sobre determinados resortes de la sociedad, ni influencias televisas estructurales ni están pendientes de ciertas censuras morales mientras buscan un impacto emocional artificial. En este caso, aunque las influencias del mundillo de los noventa influyen y resuenan en Hora Cero, veo a la saga como un paréntesis en estas tesituras. Tanto Jurgens como Ordway tenían la personalidad suficiente para ser respetuosos con la grandeza que la editorial y seriedad otorgó al medio en los ochenta (a partir sobre todo de la irrupción de los “Jóvenes Titanes” de Wolfman y Pérez y con la tabula rasa que supuso prácticamente diez años antes “Crisis en Tierras Infinitas”), que imprimieron al evento esa grandeza y espíritu, permitiendo con esta al lector la retroacción a esos momentos tan esperanzadores para el género. Y si es verdad que los dejes, posturas y modos de los personajes implicados apenas evoluciona de la forma de la narrativa de esos años ochenta y noventa, los conceptos siguen siendo molones, tienen la grandilocuencia romántica por el género justa, el nivel rítmico de la lectura es equilibrado y la potencia de los acontecimientos está conseguida, apreciando incluso la ingenuidad verbal y las sobreexplicaciones con cierta alegría.

Hora Cero es un evento para nostálgicos. Tiene la complejidad justa y la espectacularidad necesaria, tiene giros rimbombantes y curvas explosivas (como todo evento de esta naturaleza merece) y nos devuelve esa grandeza de antaño sin pretensiones intelectuales. La que sólo busca resaltar las posibilidades que la imaginación y las creaciones de hace casi un siglo pueden llenar si sus responsables se lo toman tan en serio como aman el género. Y creo que Hora Cero se encuentra en esa posibilidad.

Showcase ’94 núms. 8-9, Zero Hour: Crisis in Time núms. 4 a 0. Cartoné. Color. 200 págs. Pvp: 20,50 €.

Sobre Álvaro Gekko

avatar

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Crítica: «Superman. Año Uno. Libro Uno», super autores.

¿Cómo? ¿El origen de Superman contado de nuevo? ¿Otra vez su salida de Krypton y ...

Crítica: “Superpoderes”, Superdespedida.

En “Superpoderes”, Kirby cerró la saga del Cuarto Mundo en el contenedor más insospechado de ...