Home » Cómics » Críticas de cómics » Crítica: “IMPERIO, Integral 1”. Ucronía histórica.

Crítica: “IMPERIO, Integral 1”. Ucronía histórica.

Pecau y Kordey trasladan a sus ucronías de fantasía y ciencia ficción el concepto de la extraña pareja y las buddy movies. Ambientándose en 1815, la Guerra Fría colonial entre Francia e Inglaterra se recrudece como consecuencia de un misterio que desencadena un viaje repleto de drama, comedia y anacrónico steampunk en un trasfondo de pura aventura. La baza de la obra radica en la originalidad de transponer las ideas que pudieran tener los estudiosos y científicos de la época si la guerra o la salud no lo hubieran impedido. Nos referimos a vehículos aeronáuticos, prototanques y protointeligencia artificial al…

Resumen de Reseña

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

“No hay tiempo para vestidos...”

Resumen : Un compendio de steampunk, fantasía, ciencia ficción, acción y aventura que agradarán a Conan Doyle, Kipling, Wells y Verne en la otra vida.

Valoraciónes : 3.6 ( 1 votos)

Pecau y Kordey trasladan a sus ucronías de fantasía y ciencia ficción el concepto de la extraña pareja y las buddy movies. Ambientándose en 1815, la Guerra Fría colonial entre Francia e Inglaterra se recrudece como consecuencia de un misterio que desencadena un viaje repleto de drama, comedia y anacrónico steampunk en un trasfondo de pura aventura. La baza de la obra radica en la originalidad de transponer las ideas que pudieran tener los estudiosos y científicos de la época si la guerra o la salud no lo hubieran impedido. Nos referimos a vehículos aeronáuticos, prototanques y protointeligencia artificial al servicio de la guerra un siglo antes de su creación.

La maravilla y sorpresa con cada descubrimiento inventivo por parte de sus dos protagonistas, el descarado poeta científico (ahí es nada) Charles Nodier y el subversivo y adelantado a todo Capitán Saint Elme son la excusa para exponer un relato enmarcado en el ámbito de aventuras y acción ante dos personalidades tan contrapuestas por sí solas cómo indisolubles en sociedad. Al margen que la base en el desenvolvimiento de estos dos deliciosos personajes ha sido repetido en muchas ocasiones (nos movemos en un contexto de espías), la verdadera riqueza en el entretenimiento y arte de la obra radica en la originalidad de los planteamientos de ciencia ficción dentro de una historia de aventuras en el universo colonial del siglo XIX (“El Hombre que Pudo Reinar” se asoma continuamente en mi mente mientras paso las páginas del volumen) por su novedad y diseño gráfico.

Ejemplos como la máquina Enigma y el Zeppelín (con nombres de los buques participantes en la Batalla de Trafalgar) se asoman en esta apropiación de nuestra historia como herramienta fáctica para retorcerla y cambiarla, significando la cantidad de guiños a mitos como el Yeti y el monstruo del Lago Ness, catedrales literarias del siglo como Mowgli, el Conde Drácula o Fileas Fogg y destacando la mención de autores como Lord Byron y Mary Shelley, contando la escritora con una tremenda presencia magnética y carismática en un perfil fiel a la realidad, como mujer liberada, inteligente, autosuficiente y fuerte. Todo a favor de un enfoque muy interesante en este what if donde hitos históricos terminaron de otra forma (el Almirante Nelson se da un garbeo diez años después de su muerte real y Napoléon ha aparcado sine die la Isla de Santa Elena).


Como ya expusimos en las entradas de “Nosotros los Muertos” y “Los 30 Denarios”, Igor Kordey ha encajado absolutamente en el mercado francés y en el cómic de trasfondo histórico con independencia de la premisa artística y conceptual, ya sea ciencia ficción o fantasía. El nivel de diseños conceptuales en arquitectura, ornamentos, tecnología y paisajes es excelente. Su peculiar estilo queda imprimido para la historia contemporánea de la industria europea a través de las reacciones corporales tan características, las emociones faciales realistas y las miradas enloquecidas y curiosas que ofrecen al lector la sensación viviente de los personajes. Todos los ángulos, todos los puntos de vista y todos los escorzos tienen tantos registros y enfoques que se abandona cualquier atisbo de narrativa plana y vacía.

Imperio es un homenaje a lo mejor de la ficción material en su estado más puro. Un compendio de steampunk, fantasía, ciencia ficción, acción y aventura que agradarán a Conan Doyle, Kipling, Wells y Verne en la otra vida.

Empire 1-3, Editions Delcourt. Imperio: Integral 1, ECC Ediciones. Cartoné. Color. 168 pags. Pvp: 19,95 €.

Sobre Álvaro Gekko

avatar

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Crítica: “Batman: El Príncipe Oscuro”. A todo gas.

La intersección Europa-DC cruzada por Marini es levantada a través de competencias externas del manga, ...

Crítica: “Johnny Cash, I See A Darkness”. Luz gráfica al final del túnel.

Diez años antes de “Nick Cave: Mercy On Me”, Reinhard Kleist se adentró en la ...