Home » Literatura » Críticas de literatura » Crítica: «Una magia más oscura». Que se vuelve peligrosa rápidamente.

Crítica: «Una magia más oscura». Que se vuelve peligrosa rápidamente.

La editorial Minotauro acaba de publicar en España el primer volumen de una de las trilogías de fantasía más aclamadas de la escritora norteamericana Victoria Schwab. Una mujer muy inquieta, que aunque nació en EEUU siempre está a caballo entre Francia, donde viven sus padres, y Edimburgo, una ciudad de la que se quedó enamorada. Tal vez sea este amor a viajar lo que hace que ese sea precisamente el punto de partida de esta novela, pero por supuesto no será un viaje corriente, realmente no saldremos de Londres pero aun así, visitaremos tres Londres diferentes. ¿Cómo es eso posible?.…

Resumen de Reseña

General

Recomendable.

Resumen : Una historia llena de aventuras, acción y sobre todo magia, que el público juvenil disfrutará enormemente.

Valoraciónes : Sea el primero!

La editorial Minotauro acaba de publicar en España el primer volumen de una de las trilogías de fantasía más aclamadas de la escritora norteamericana Victoria Schwab. Una mujer muy inquieta, que aunque nació en EEUU siempre está a caballo entre Francia, donde viven sus padres, y Edimburgo, una ciudad de la que se quedó enamorada. Tal vez sea este amor a viajar lo que hace que ese sea precisamente el punto de partida de esta novela, pero por supuesto no será un viaje corriente, realmente no saldremos de Londres pero aun así, visitaremos tres Londres diferentes. ¿Cómo es eso posible?. Es fácil, gracias a la magia.

Años atrás existían cuatro Londres ubicados en el mismo lugar pero completamente diferentes, en los que la magia era algo cotidiano y habitual. Para diferenciarlos, los llamaron el Londres Gris, el Blanco, el Rojo, y el Negro. Portales mágicos escondidos a la vista de todos comunicaban unas ciudades con otras y casi cualquiera con un poco de magia podía cruzarlos. En el Gris, el Blanco y el Rojo, la magia se trataba con respeto y se utilizaba con moderación, pero los habitantes del Londres Negro pensaban que era algo que podían dominar, usar para su beneficio y convertirlos en hombres poderosos. Cada vez ansiaban más y debido a su mal uso, la magia se volvió negra. Cuanto más la usaban más poderosa se volvía. Se alimentaba de ellos hasta que los poseía y finalmente consumía sus vidas. La magia estaba descontrolada y para evitar que se propagara a las otras ciudades, decidieron cerrar las puertas que las comunicaban y el Londres Negro quedó aislado y cerrado para siempre. Nadie podía entrar ni (sobre todo) salir de la ciudad y nunca se supo realmente qué ocurrió allí dentro. Pero eso pasó hace muchos años y ya nadie habla de ello. Con el tiempo, el Londres Gris fue olvidándose de la magia hasta que desapareció de sus calles y ahora sus habitantes piensan en ella casi como si fuera una leyenda, un cuento para contar a los niños pequeños. El Londres Rojo es una ciudad próspera que continúa usándola pero de una forma muy equilibrada, con respeto y honor. El Londres Blanco es un lugar peligroso. Una ciudad en ruinas, hambrienta de poder mágico donde sus habitantes son capaces de cualquier cosa por conseguir un poco más.

Kell es un mago de sangre, un antari que tiene la capacidad de viajar entre mundos. Vive en el Londres Rojo, es mensajero del Imperio Maresh y se encarga de llevar la correspondencia entre los nobles de los distintos mundos. Además de su trabajo, Kell se dedica a hacer contrabando con objetos entre las ciudades, cosa que está prohibida pero que no puede evitar hacer. Una pluma, una cajita de música… pequeños objetos cotidianos terminan en sus bolsillos. Algunos de ellos los vende, y otros los oculta en el Campo de Rubí, un lugar en el Londres Rojo protegido con hechizos al que nadie salvo él puede acceder. Por culpa de su afición, una noche en el Londres Gris casi pierde la vida. Una ladrona llamada Delilah Bard, le salva de la muerte pero le roba un objeto que pondrá en riesgo tanto sus vidas, como la existencia de las otras ciudades. A partir de aquí sus destinos quedarán unidos y comenzarán un viaje peligroso, difícil y cuyo objetivo será poner a salvo la magia para evitar que la triste historia del Londres Negro vuelva a repetirse.  

El libro está enfocado para un público juvenil. Está muy bien narrado, es simple, fácil de comprender y aunque son 396 páginas, su lectura es muy amena. Los primeros capítulos son bastante introductorios y he de reconocer que al principio cuesta un poco entrar en la historia ya que hablar de los diferentes Londres y sus reglas al principio es algo confuso, pero esas páginas son imprescindibles porque ayudan al lector a entender este nuevo mundo y comprender cómo funcionan sus reglas.

Uno de los puntos fuertes de la novela son sus personajes. Kell y Lila son polos opuestos pero que en el fondo son más parecidos de lo que piensan. Él es un antari, una raza en extinción y que tristemente, solo quedan dos en el mundo. Los antari sienten la magia más que cualquiera porque corre por sus venas, la controlan con mucha facilidad y los hace más poderosos que la gente común. Físicamente, Kell es como un humano normal salvo por sus ojos. El derecho es de color de un azul intenso, pero el izquierdo es completamente negro, hasta la parte blanca también es negra. Vive en el castillo del Londres Rojo y trabaja con la realeza. Lila por el contrario, vive en el Londres Gris, sola, sin familia ni hogar y robando a los ricos para poder sobrevivir. Su sueño siempre ha sido viajar, tener un barco para escapar de esta ciudad donde si no eres un poco avispado, puedes acabar muerto en cualquier callejón oscuro. Lila quiere ser pirata y navegar por el mundo. Dos personajes muy diferentes, dos ladrones que deberán confiar uno en el otro si quieren salvar sus vidas y las de los miles de habitantes de los diferentes Londres.

No solo los protagonistas son dignos de mencionar en esta historia, hay otros personajes como Holland, el antari del Londres Blanco, un personaje bastante oscuro, intrigante y sin duda, mucho más fuerte que Kell, o los gemelos Astrid y Athos, los astutos regentes del Londres Blanco que son unos auténticos tiranos. Personajes que me han encantado y es una lástima que la novela no sea más larga y no haya profundizado un poco más en ellos.

Otro punto fuerte de esta obra es su ambientación. Si bien es cierto que no profundiza mucho en detalles describiendo las diferentes ciudades, si lo hace lo suficiente como para poder reconocer en cuál estás en todo momento. La luz, el olor… todo cambia dependiendo la ciudad en la que te encuentras y es fácilmente reconocible para el lector saber dónde está en cada momento.

La novela te atrapa sin remisión a partir de la mitad. Está llena de viajes, aventuras trepidantes y consigue que devores las páginas una tras otra. Una cosa muy de agradecer es que aunque sea una trilogía, el primer tomo no termina con un cliffhanger por todo lo alto. Deja la historia bastante cerrada como para quedarte satisfecho con la resolución aunque por supuesto, algunos cabos quedan sueltos y se resolverán en las siguientes entregas que, por cierto, ya tienen fecha de publicación. En Septiembre de 2019 tendremos Concilio de Sombras y en Noviembre de este mismo año Conjuro de Luz, que cerrará la historia. Una grandísima noticia saber que la trilogía estará completa en cuestión de 6 meses y que no tendremos que esperar años para conocer el desenlace. Muchas gracias por eso a Ediciones Minotauro.


Sobre Maite Araez

avatar

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Reseña: Rojo, de Carlos Sisí. Cuando los vampiros están arriba en la cadena alimentaria.

Hace apenas unos días Ediciones Minotauro publicó Rojo, la nueva novela del escritor Carlos Sisí. ...