Críticas de cómics

Crítica: «Wonder Woman 1/37», del Olimpo al Valhalla

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Para coleccionistas de la serie

La nueva etapa de Diana supone un cambio radical en el personaje, pero se desaprovecha.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

Las Noches Oscuras Metal supusieron la transformación del Universo DC en algo mucho mayor: todos los universos pasan a co-existir de manera simultánea, es decir, que todo lo que se ha publicado en la editorial a lo largo de sus muchas décadas de historia… es canon y existe actualmente. Para que el Universo DC sobreviviera, nuestros héroes y heroínas tuvieron que hacer grandes sacrificios, siendo uno de los más importantes la muerte de Wonder Woman. Ella dio su vida para acabar con El Batman que ríe y con Perpetua. El legado de Diana lo continúan otras amazonas, que ya tienen sus respectivas series pero… ¿qué pasa con Diana, nuestra Wonder Woman original?

Efectivamente, Diana ha muerto… pero ya sabemos que en esto de los cómics no es algo definitivo. Ella volverá tarde o temprano y, mientras eso sucede, el nuevo equipo creativo nos narra las extrañas aventuras que le toca sufrir en «la otra vida»

Michael W. Conrad, Becky Cloonan y Jordie Bellaire se encargan de escribir la historia que nos lleva hasta la mitología nórdica. Diana aparece, así de repente, en medio de una gran batalla entre vikingos. Hachazo por aquí, espadazo por allá, es inevitable que acaben matándola… para despertar en medio de una gran fiesta de cerveza y carne asada donde han ido a parar los caídos. Y cuando acabe la fiesta, otra vez a la batalla. Y cuando muerdas el polvo, otra vez a la fiesta… y así en un ciclo infinito. Lo que es el cielo para un guerrero, vamos. Y en este bucle se encuentra atrapada nuestra querida heroína, que no tarda mucho en habituarse e incluso en encontrar nuevos amigos. Pero, por supuesto, pronto surgen los problemas…

De repente, empiezan a despertar menos guerreros. Algo está pasando con las valkirias que no recogen las almas de los caídos, y estas almas van a parar a un olvido definitivo. Diana será la encargada de poner remedio a este mal y evitar que Asgard se quede sin guerreros. Pero este no es el lugar que le corresponde a la princesa amazona, que debería marcharse de allí con premura, aunque ella no lo hará hasta que ayude a sus nuevos amigos.

Este es el argumento inicial que inaugura la nueva etapa del personaje y que, al principio, nos hace sentir un tanto descolocados. Más incluso que a la propia Wonder Woman. A lo largo de los cinco números que componen este tomo iremos tomando el pulso a la nueva situación y a los nuevos personajes, que suponen un cambio radical y extremo a lo acostumbrado en la serie. Mezclar mitología griega y mitología nórdica suele ser arriesgado y confuso, y es lo que pasa al principio. Menos mal que con el transcurrir de los números terminamos familiarizándonos con este nuevo y extraño entorno tan ajeno a la amazona y su mundo. Y al final, el esperado cliffhanger que nos devuelve a lugares más… familiares.

El apartado artístico corre a cargo de Travis Moore, Andy MacDonald y Paulina Ganucheau. La historia principal tiene un acabado gráfico excelente, con un trazo fino y preciso que no ahorra en detalles, enriqueciendo cada viñeta con unos personajes excelentemente acabados y unos fondos sensacionales. Armaduras con todo tipo de adornos, exteriores helados donde la nieve y el frío se llegan a sentir, interiores bañados con la calidez del fuego… está cuidado al detalle para trasportarnos al mundo nórdico, ayudando a que terminemos por familiarizarnos con él y lo sintamos como algo creíble.

El gran dibujo que tiene la serie se enriquece con unos colores formidables a cargo de Tamra Bonvillain, Nick Fiardi y Kendall Goode, capaces de rubricar un acabado simplemente perfecto y de ambientar esta aventura como una especie de viaje al mundo de los dioses nórdicos.

Y, como guinda, el volumen ofrece unas historias cortas en las que asistimos a un momento en la vida de Diana adolescente. Tras tanta batalla y enfrentamiento al límite, en estas páginas finales nos cambian de registro y nos hacen entender parte de la educación que tuvo el personaje, donde otros valores menos belicosos también formaban parte de su entrenamiento. El cambio de estilo artístico, más cercano al cómic juvenil tan de moda, así como el cambio de tono, puede ser un corte demasiado abrupto y puede romper ese final de sorpresa que tiene la historia central… pero sirve para conocer mejor al personaje y es algo que no resultará extraño a sus incondicionales.

No empieza mal esta nueva etapa de Wonder Woman. El equipo creativo realiza un trabajo de primera en todos los aspectos, pero quizá falla en el inicio por lo abrupto y atropellado que resulta. Se endereza con el transcurrir de las páginas y nos deja en un momento álgido, así que es muy posible que estemos ante el inicio de una nueva etapa para recordar. El personaje se lo merece.

Giacco

Redactor jefe de las secciones de Cómics y Videojuegos, así como presentador de muchos de los programas de Hello Friki Podcast.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba