Críticas de cómics

Crítica: «Yo, Vampiro», omnibus vampírico

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Recomendable

La inclusión de los vampiros en el Universo DC es espectacular... sobre todo en su aspecto visual

Valoración de los Usuarios Be the first one !

La fascinación por los vampiros es legendaria y no os vamos a aburrir con sus ramificaciones literarias y cinematográficas… ni siquiera las comiqueras. Lo que sí vamos a hacer es recordar como su magnetismo es tan grande que un género tan extraño y ajeno como pudiera ser el de los super-héroes tampoco se le ha resistido. La Tumba de Drácula es el paradigma de esto, trascendiendo su personaje al Universo heróico correspondiente. De aquellas páginas salió Blade, el famoso cazador de vampiros con sangre mestiza corriendo por sus venas. Esa sería posiblemente la analogía más cercana de este Yo, vampiro de DC Comics.

Por supuesto no vamos a obviar que estos personajes amantes de la noche también han aparecido en el Universo DC, pero se han prodigado menos. Cassidy de Predicador puede ser la referencia más potente… o Caín de Sandman o Nocturna que incluso formó parte del Escuadrón Suicida. Pero sin duda el protagonista de esta serie que comenzó a publicarse en 2011 es el máximo exponente por distintas razones.

Yo, vampiro fue una de las colecciones nacidas de lo que se llamó Los Nuevos 52, que buscaban revitalizar el Universo DC con nuevas versiones y apuestas de sus icónicos personajes. Constó de una veintena de números aparte de algún puntual spin-off y, aunque ya fueron publicados por ECC Ediciones, han decidido relanzarlo en un volumen omnibus que recoge todo su material. Así pues encontramos en un único tomo todas las aventuras de Andrew Bennett, el más famoso cazador de vampiros del Universo DC.

Maravillosas e impactantes composiciones de página. Grande, Andrea Sorrentino

Andrew Bennett es un vampiro «nacido» en el S. XVI, de sangre antigua, que ha sabido controlar su sed de sangre y ha adquirido cierta humanidad, es decir: aprendió a ver a los seres humanos como lo que son, y no como ganado del que alimentarse. Consciente de que su raza vampírica es peligrosa y está descontrolada, decide comenzar una cruzada sangrienta e implacable contra sus congéneres y en defensa de los humanos. El problema será que su némesis es su antigua amante, Mary, convertida también en ser de la noche… pero con un ansia de sangre insaciable, además de contemplar unos imparables planes de dominio sobre la humanidad.

Andrew no estará solo y cuenta con la inestimable ayuda de John y de Tig, dos humanos golpeados en algún momento de sus vidas por los ataques de los vampiros, que han perdido seres queridos por el camino, y que han decidido entregar su vida en esta guerra oculta. A lo largo de la historia veremos personajes conocidos del Universo DC… Batman, cuando el combate se traslada a Gotham, La Liga de la Justicia Oscura cuando Caín, el vampiro primigenio, se alza de entre los muertos, o Stormwatch. Por lo tanto, siempre tenemos presente ese vínculo con el panteón superheróico DC y sentimos esta guerra contra los vampiros como algo unido a dicho universo (lo que no deja de ser fascinante y extraño al tiempo)

La larga aventura de Andrew y compañía está repleta de giros, combates, terror, tramas y sorpresas. La espectacularidad de su aspecto rima con lo intenso de su desarrollo y solo en algunas ocasiones caemos en cierto cansancio o bajón de intensidad. Curiosamente, su cruce con la serie de la Liga de la Justicia Oscura es lo peor del tomo… y es que a esta serie le pasa factura aproximarse demasiado al género de superhéroes, brillando con más intensidad cuando se toma en serio a sí misma y busca su propio camino: una mezcla de aventuras y terror vampírico (es curioso que en su cruce con Batman no le pase esto, siendo uno de los momentos álgidos de la serie)

Joshua Hale Fialkov y Andrea Sorrentino se encargan de escribir e ilustrar este cómic… y cuesta pensar en dos autores que casen tan bien y que sean capaces de crear algo parecido. La ambientación es fascinante y los diálogos, sobrios y cortantes, perfilan desde el inicio el tono de la aventura y de los personajes. El dibujo es detallado y oscuro, sombrío y asfixiante, con una composición repetitiva de viñetas panorámicas que se rompen con la aparición de espectaculares composiciones. La parte literaria y la visual avanzan paralelas para crear una historia con personalidad propia, más cercana al terror que al género superheróico… y le sienta de fábula. El protagonista, Andrew Bennett, no se muestra nítidamente hasta bien avanzada la serie, por eso para nosotros siempre es un desconocido, un vampiro «bueno» pero del que poco sabemos… y, por tanto, desconfiamos. Mary, la Reina de la Sangre, es majestuosa y temible en su diseño y puesta en escena. Una antagonista impresionante que cuenta con su legión de vampiros… todos ellos representados con ese aspecto siniestro que les otorga el gran artista que es Andrea Sorrentino.

Los autores tenían muy claro el camino a seguir y ni siquiera la aparición de personajes de la casa, como Batman, consigue que el tono tétrico de Yo, vampiro se diluya. Pero es cierto que la serie adolece de su cruce con la Liga de la Justicia Oscura, pues son unos capítulos creados por otros autores muy alejados del tono y la esencia desplegada en esta serie vampírica. Los últimos números también disminuyen su impacto, al desaparecer Andrea Sorrentino en favor de otros dibujantes que, aun realizando un trabajo impecable, no pueden suplir el talento y el carácter que tenía antes la serie. Al menos, en su final se opta por cerrar la historia y devolverle a sus orígenes con el regreso del dibujante y con un desenlace respetuoso con la historia y, sobre todo, con el lector.

La apuesta de DC por incluir a los vampiros en su Universo no ha calado como se esperaba, pero no ha sido porque la serie con la que se intentaba fuera mala. Al contrario. Esta serie puede encajar sin problemas con la línea Vértigo… tal es su calidad literaria y artística. De todas formas Andrew Bennett sigue «vivo» en este mundo super-heróico y yo apostaría a que lo volveremos a ver. No en vano es inmortal.

  • Yo, vampiro. ECC Ediciones
  • edición original. I, Vampire núms. 1-19 y 0 USA, Justice League Dark núms. 7-8 USA. DC Comics
  • cartoné. Omnibus. 480 pp. color. 40,50 €

Giacco

Redactor jefe de las secciones de Cómics y Videojuegos, así como presentador de muchos de los programas de Hello Friki Podcast.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba